Bertuccelli, en la intimidad de su viaje al Festival de Sundance

Valeria Bertuccelli, en la presentación de su opera prima: "La Reina del miedo".

valeria-bertuccelli

Vos sabés hablar en inglés? Porque yo soy malísima”. La pregunta y la aseveración las hace Valeria Bertuccelli, quien accede tomarse un Uber junto al cronista para ir al estreno de prensa de La Reina del miedo, su ópera prima, que presenta por estos días en el prestigioso Festival de Sundance. 

Por suerte, la decisión de salir con mucho tiempo de anticipación fue un aliciente. Es que luego recién de una hora y varias decisiones desacertadas del conductor del renovado servicio millennial de transporte, caímos en la cuenta de que la actriz y el periodista estábamos perdidos en Sundance. “Perdidos en Sundance. Me gusta ese título para la nota. Menos mal que no me tocó vivir esto sola”, dice Bertuccelli, quien pese a lo incómodo de la situación, sigue sonriendo.

Valeria Bertuccelli, en la intimidad de su viaje al Festival de Sundance

Valeria Bertuccelli, perdida arriba de un Uber con el periodista, en el Festival de Sundance.

Mientras tanto, Mike, el chofer de Uber, seguía desculando como llegar a la primera parada del recorrido, que era el punto de reunión con los productores de la película. Luego de subir y bajar por los caminos linderos a las montañas nevadas de Park City, este pequeño poblado de Utah, el chofer desistió y pese a que en la pantallita del GPS le indicaba el destino que le habían marcado, nadie salía a recibirnos. Claro, no era el lugar correcto. Caminar o pegar un portazo de enojados y dejar el transporte no era una opción, con los 0 grados que se veían reflejados en los copos de nieve que caían rendidos en el parabrisas del Nissan gris que a esa altura se había convertido en un calabozo de cuatro ruedas. Tras algunos llamados cruzados con uno de los productores y un cambio de dirección en el momento justo, a una correcta y existente, llegamos a destino. Y a tiempo. Tan sólo quedó en una anécdota y Valeria, pudo reunirse con los productores y además ver las primeras reacciones de la gente ante la primera proyección de su película.

Unas horas antes de esa odisea por las montañas de Park City, más relajada y recién llegada al icónico festival de cine independiente en donde presentará su primera película como directora y guionista, Bertuccelli brindó una cálida notaClaro, el foco es La Reina del miedo, filme que le valió a la actriz la oportunidad de participar en la competición internacional de Drama que propone el certamen creado por Robert Redford.

Valeria Bertuccelli, en la intimidad de su viaje al Festival de Sundance

Bertuccelli, en la silla y el rol de la directora.

La película será presentada en diferentes salas del pequeño pueblo de Utah y habrán cuatro funciones: el estreno para público general es este domingo y la volverán a presentar el lunes, el martes, el viernes y el sábado. Todo un mundo nuevo para Bertuccelli, que todavía no sale de su asombro por la inolvidable experiencia por la que está transitando.

-¿Qué representa que tu opera prima haya sido seleccionada para presentarla en el prestigioso festival de Sundance?

-No lo puedo creer, por muchas cosas. Este festival para todos los que hacemos cine es importante. Además, es una referencia para la industria independiente. Fue como que sucedió todo muy rápido. Un día, un productor se me acercó y me dijo ‘¿La presentamos para el festival?’. Y yo dije, ‘dale, total no pasa nada’. Tenía cero expectativas. Nos sorprendió mucho el llamado. Imaginate que terminamos de mezclarla y editarla toda el 30 de diciembre. No puedo creer esto de presentarla ante un público tan cinéfilo.

Valeria Bertuccelli, en la intimidad de su viaje al Festival de Sundance

Valeria Bertuccelli, en Sundance. Mucho frío para la presentación de su opera prima “La Reina del miedo”.

-Por toda esta experiencia, ¿un poco se está apoderando de vos la reina del miedo o estás tranquila?

-Andaba con ganas de correr un riesgo. Sentía que hace rato no transitaba por un proyecto me haga temblar. Y ahora estoy cagada en las patas, ja. Cuando terminé de filmar, me preguntaba “¿Qué hice? ¿estará bueno?”. Y el haber sido seleccionada para Sundance, como que me dio una confianza de decir “algo debe estar bien”. Todavía no lo puedo creer, pero lo cierto es que estoy orgullosa del trabajo realizado.

-Es un poco paradójico que la película que vas a presentar para un festival de cine independiente, a su vez se puede convertir en boom comercial por el reconocimiento mundial que puede adquirir tu trabajo…

Valeria Bertuccelli, en la intimidad de su viaje al Festival de Sundance

Protagonistas. Bertuccelli junto al Puma Goity.

-Sí, es que ojalá así sea. Porque comercial sólo significa que vaya mucha gente. Una, lo que más desea es que vaya mucha gente al cine. Ojalá pase eso, porque no es una película que uno puede ver habitualmente. No es una comedia. Más bien es un drama con momentos en los que te reís. Es un absurdo trágico que te da risa.

-¿Te importaría ganar la competencia? ¿O ya es un logro el ser parte de Sundance?

-De eso ya me olvidé. Si bien es una competencia, ni pienso en eso porque hay películas que son buenísimas. Como es el estreno, me da curiosidad si a la gente le gusta la película o no. Estoy como que no lo puedo creer de estar acá. Igual, sería muy ridículo decirte que no me importaría ganar. Sería fantástico, pero tuve tanta suerte de presentar la película acá, que ganar un premio no lo puedo ni pensar. El premio ya es haber venido.

-Y más allá de que es tu debut como directora, también lo es como guionista. ¿Cuándo empezaste a trabajar con este proyecto?

-Lo empecé a cranear hace como cinco años. Iba tirando a mi computadora diversas escenas. Venía con esta idea en la cabeza que básicamente tenía que ver con el miedo y lo que genera. El miedo como motor. Tenia millones de ideas y me propuse empezar a escribir a la vez que trabajaba como actriz, Y la verdad que se me hizo imposible. Cuando me puse a escribir de lleno me di cuenta que no podía seguir a la par seguir trabajando o actuando.

Valeria Bertuccelli, en la intimidad de su viaje al Festival de Sundance

Escena clave. La protagonista junto al actor Darío Grandinetti.

-Digamos que un año en la vida de una actriz, es un tiempo considerable sin estar en pantalla. ¿Te costó tomar esa decisión?

-Claro, imaginate que hace dos años estoy sin hacer otras cosas. Un año me lo tomé para escribir y otro sólo con la filmación de la película. No quise agarrar ningún papel ni nada y eso que hubieron propuestas muy importantes y las dejé de lado porque mi cabeza estaba sólo en esto. También tuvo que ver el tiempo de retirada mía con eso con sacarme de encima un lugar al que me etiquetaron como actriz sólo de comedia…

-¿Y ahora te vamos a ver más como directora que como actriz?

-En este último tiempo me preocupé porque dije “Mmm, ¿que me pasó, se me fue el interés por actuar?”. Porque la verdad es que estaba a full con la escritura. Es más, quedé media encantada con todo eso. Y te digo más, me quedé con ganas de escribir otra película. Me gustó mucho el proceso de escribir, pensé me iba a volver loca y que lo iba a sufrir más, porque soy demasiado obsesiva. Pero nada que ver, fue muy disfrutable…

-¿Y cuanto tiene de vos el personaje de Robertina, la actriz que personificás en La reina del miedo?

-Yo soy miedosa. La Reina del miedo tiene mucho de mi. La observación del miedo y de lo que nos provoca, y que para ser valiente antes tenés que pasar por la sensación de tener miedo. Valiente no es quien nace sin tener temor, sino el que le da miedo y se enfrenta a eso. Es algo que me pasa constantemente. En mi profesión como actriz, me pasa. Ya salir al escenario te da miedo y lo hacés. Soy como una loca con eso. Me aterro. Voy cuatro horas antes al teatro, me duele la panza y a los cinco minutos me subo al escenario y ya está, estoy metida en lo mío. En La reina del miedo hay mucha melancolía. Mi personaje es medio payaso triste y eso sí tiene que ver conmigo. Es una esencia que reconozco, que me da risa. Que me pasa algo tremendo y me río…

-¿Fue difícil el proceso de actuar y dirigir a la vez?

-Fue difícil, pero a la vez muy disfrutable. Además, hay algo no menor, lo que hice fue una codirección con Fabiana Tiscornia. La verdad que Fabi fue fundamental para que yo pueda hacer ambas cosas. Esa segunda mirada fue clave para trabajar.

-¿Podrías dirigir una película sola?

-Ahora sí. Sobretodo porque lo que te pasa al no haberlo hecho nunca es que el fantasma es enorme. Me han pasado cosas ridículas en el set de estar llorando re sufrida y de repente miraba de costadito y tiraba un “corte” que me sacaba obligada de la escena. Y ahí iba corriendo a ver la escena. Luego, se hace más fluido de lo que se cree. Además, al escribirlo lo tenía todo en la cabeza y tenía todo aceitado. Es por eso que después de esta experiencia ya empecé a escribir otras cosas. Está en mi cabeza dirigir otra película.

-¿Fue importante el apoyo de Marcelo Tinelli como productor?

-Estuvo buenísimo que entrara Marcelo a la película. Fue una ayuda fundamental para todos. Le expliqué que no era una comedia del tipo como Me casé con un boludo (N d R: que ella protagonizó con Adrián Suar). Que esto era algo más extraño y que pienso que es más profundo. Lo leyó y me hizo una devolución sorprendente y que le interesaba participar en el proyecto. Estuvo cerca de todo y fue súper cálido. Es alguien que sabe acompañar un proceso artístico…

-Toda esta experiencia, ¿te aleja aún más de la televisión?

-No puedo seguir ahora el ritmo de trabajo que exige la tele. Aparte me encanta el cine. Me gusta más ese ritmo que el de la tele. Es muy difícil que haga en los próximos años y hace mil que no hago algo. Creo que lo último que hice fue Cuatro amigas, como hace 15 años, y no extraño para nada. Lo que sí me gustaría es trabajar en una serie o en un unitario…

Recuadro Sundance TV: Más allá de la travesía que supone llegar hasta las montañas nevadas de Park City, el canal Sundance TV pondrá en pantalla hasta el 28 de enero una programación especial con lo mejor de todas las ediciones del Sundance Film Festival y los ganadores del 2017.

Con su especial “10 Days of Sundance”, cada día, el canal presentará una selección única de los mejores films estrenados en el icónico festival de cine.

El debut ante la prensa internacional

El viernes pasado, La Reina del miedo tuvo su debut ante una función repleta de periodistas de todo el mundo. Y el recibimiento del filme fue más que positivo. Es que lo que propone Valeria Bertuccelli en su ópera prima es una elegante exploración de un trabajo que combina muy poco de humor y mucha emoción. Pero sobre todo un entorno dramático que explora las complejidades emocionales de las modernas formas de vivir. Y el miedo como motor.

Con una narrativa accesible, seguramente cautivará a aquellos cinéfilos que sitiaron el festival de Sundance y que desconfían de ver una película en español. Sin embargo, los jurados del certamen le dieron el visto bueno y apostaron por una nueva voz femenina en la industria del séptimo arte, que cada vez le tiene menos miedo a los reyes. Además, Valeria demuestra en la cinta su versatilidad como artista corriéndose de su facilidad de hacer comedia para encarnar a una sufrida actriz que transita por diversas situaciones que la enfrentan con lo más mundano y real de los temores que atraviesa su personaje.

En TV, una programación especial con el Festival

Más allá de la travesía que supone llegar hasta las montañas nevadas de Park City, el canal Sundance TV pondrá en pantalla hasta el 28 de enero una programación especial con lo mejor de todas las ediciones del Sundance Film Festival y los ganadores del 2017.

Con su especial 10 Days of Sundance, cada día, el canal presentará una selección única de los mejores filmes estrenados en el icónico festival de cine.

Sundance TV (513 de DirecTV) fue establecido por el propio Robert Redford, padrino del festival, con la misión de alcanzar audiencias diversas y ofrecer una selección de películas independientes, documentales y programación original de gran renombre y ganadoras de premios. De hecho, varias películas del festival del 2018 se estrenarán de forma exclusiva por el canal de Sundance. Y allí, seguramente, estará La Reina del miedo, de Bertuccelli.

Fuente: Clarín.