Está en marcha la Berlinale con importante presencia argentina

La película “Django”, del francés Etienne Comar, sobre la historia del músico francés Django Reinhardt, y que relata su huida de París durante la ocupación nazi, abrió la 67ma. edición del Festival Internacional de Cine de Berlín, donde este año el cine argentino vuelve a contar con la presencia de varios largometrajes en secciones paralelas y otros dos filmes en la competencia oficial de cortos.

El festival alemán se extenderá hasta el 19 de febrero próximo y rinde un homenaje al recientemente fallecido actor británico John Hurt, protagonista de filmes como “Expreso de medianoche”, de Alan Parker (1978), y “El hombre elefante”, de David Lynch (1980), cuyo talento vuelve a apreciarse en Berlín en la proyección especial del filme “Un inglés en Nueva York”, de Richard Laxton.

Si bien no participa de la competencia por el Oso de Oro, el cine argentino está representado en la Berlinale Shorts -la selección oficial de cortometrajes- con “Fuera de temporada”, de la cineasta y directora de arte Sabrina Campos, y “Centauro”, de Nicolás Suárez, que formó parte de la última edición de Historias Breves.

Mientras que el filme de Campos aborda la difícil situación de dudas e incertidumbre de dos viejos novios que no se veían hace años y vuelven a encontrarse casualmente un fin de semana de verano en una quinta bonaerense, el de Suárez aborda -con una estética fuera de lo común- la historia de un joven que busca vengar la muerte de su hermano, asesinando al caballo bagual que lo mató durante una doma.

A esas películas argentinas se suman “Adiós entusiasmo”, filme argentino del colombiano radicado en Buenos Aires Vladimir Durán, que se verá en la sección Forum, el mismo apartado donde estará “Cuatreros”, el nuevo documental de Albertina Carri, y la coproducción entre Argentina y Corea del Sur “El teatro de la desaparición”, del escultor y artista Adrián Villar Rojas.

En “Cuatreros”, Carri apela a la memoria colectiva y familiar con un documental político, subjetivo y experimental en el que aborda -con material de archivo y un relato off en primera persona- su imposibilidad de realizar una película sobre Isidro Velázquez, un bandido rural que resistió abusos del poder y cuyas andanzas fueron relatadas en un libro por el padre de la directora.

“Muchos años intenté hacer una película sobre Velázquez, hasta que decidí no hacerla y giré hacia la imposibilidad. Entonces decidí exponer esos viajes erráticos e infructuosos con la historia de Isidro. Es una película sobre un viaje y el recuerdo, y sobre cómo se convive con esa memoria memoriosa”, afirmó Carri.

En la competencia Generation Kplus, dedicada al cine para jóvenes y niños, concursarán “Primero enero”, ópera prima del cordobés Darío Mascambroni, sobre la relación entre un padre y su hijo, y “Soldado”, de Manuel Abramovich, un documental sobre un joven que ingresa al Ejército argentino, mientras que en el apartado Generation 14Plus se verá el corto “La prima sueca”, de Inés Barrionuevo y Agustina San Martín.

“Creo que no me interesa puntualmente el vínculo padre e hijo, sino los vínculos familiares en general. Creo que todo lo que quiero contar surge desde el tema familiar, principalmente me interesan los vínculos familiares. Uno a su familia no la elige, y me interesa explorar las historias y los vínculos que surgen a partir de eso”, expresó el cordobés Mascambroni.

También cordobesa, Barrionuevo -que ya había participado en Berlín con “Atlántida”, su ópera prima- dijo que su filme narra “la historia de una chica que va a festejar sus 15 años. El esfuerzo que hacen los padres para un evento tan importante y su obsesión por el vestido y las coreografías se topan con la llegada de una prima de Suecia, que le hace ver que ese mundo color de rosa puede ser distinto, que puede haber otra posibilidad”.

A esos filmes se suma la presencia en el Talent Campus, un espacio de formación profesional, de los jóvenes argentinos Lautaro Colace, Rafael Federman, Nicolás Grosso, Gerardo Kalmar, Sofía Straface y Federico Sande, mientras que en la Berlinale Coproduction Market la cineasta Celina Murga, junto a los productores Andrés Longares y Felicitas Raffo, buscará socios para financiar su próxima película, “Irene”.

El festival, que se caracteriza por un equilibrio entre el cine autoral y otro más popular, con presencia de grandes estrellas, será inaugurado con “Django”, del debutante Etienne Comar, una película centrada en el Holocausto a través de la figura del músico de jazz gitano Django Reinhardt, que según el director del certamen, Dieter Kosslick, “no es una película lúgubre, sino llena de vida, como la música de Django”.

Este año desfilan por la alfombra roja de la Berlinale los actores Catherine Deneuve, Penélope Cruz, Hugh Jackman, Ethan Hawke y Robert Pattinson, todos ellos protagonistas o miembros del elenco de varios filmes que se verán en el festival, aunque fuera de competencia.

Entre quienes sí están en la capital alemana defendiendo películas en concurso por el Oso de Oro estarán Richard Gere y Laura Linney, al frente de la estadounidense “The Dinner”, así como Bruno Ganz y Kristin Scott Thomas, con “The Party”, de la británica Sally Potter.

El jurado oficial, encargado de entregar los premios Oso de Oro y Plata a las mejores películas y artistas del festival, será presidido por el cineasta holandés Paul Verhoeven (“Elle”, “Robocop”, “Show girls”), que será acompañado por el actor mexicano Diego Luna, el artista islandés Olafur Eliasson y la actriz alemana Julia Jentsch.

Sin títulos argentinos, la competencia oficial cuenta, sin embargo, con aspirantes latinoamericanas como la brasileña “Joaquim”, de Marcelo Gomes, un duro retrato de la guerra de independencia de contra Portugal, y la chilena “Una mujer fantástica”, sobre los conflictos de los transexuales, de Sebastián Lelio, que regresa a Berlín tras el éxito obtenido en 2013 con “Gloria”, ganadora del Oso de Plata a la mejor actriz para Paulina García.

Hay un claro dominio del Este europeo en la competencia, con peso pesados como la polaco-checa “Pokot”, de Agnieszka Holland; la rumana “Ana, mon amour”, de Calin Peter Netzer, y la húngara “On Body and Soul”, de Ildiko Enyedi, mientras que el finlandés Aki Kaurismäki ofrecerá “The Other Side of Hope”, una película acerca del núcleo que forman un refugiado, una camarera, un cocinero y un viajante.

El cine alemán compite con el último filme de Volker Schlöndorff, “Return to Montauk”, al que se suman el documental “Beuys”, de Andres Veiel, y “Bright Nights”, de Thomas Arslan, mientras que Austria presenta “Wild Mouse”, de Josef Hader, y Francia compite con una coproducción senegalesa filmada en el Congo, “Félicité”, de Alain Gomis.

De acuerdo con la tradición de la Berlinale, hay una notable presencia asiática, con la coreana “On the Beach at Night Alone”, del aclamado Hong Sangsoo; la película de animación china “Hao ji le”, de Liu Jian; y “Mr. Long”, de Sabu.

Fuera de concurso se ven en Berlín “La reina de España”, de Fernando Trueba, que devolverá a la capital alemana a Penélope Cruz, “El bar”, una muestra del explosivo humor del español Álex de la Iglesia, “Logan”, con Hugh Jackman interpretando a su mutante de los “X-men”, y “T2 Trainspotting”, con Ewan McGregor al frente de esta secuela filmada por el propio Danny Boyle 20 años después del original.