Daniel Schammah: cómo un dibujito argentino conquistó a Disney y a Netflix

Los creadores explican las claves de su éxito

netflix-2431470w620

Todos los humanos descendemos de los simios, pero el monito de Bubba, creado por Daniel Schammah en 2002, proviene de Buenos Aires; y llega a todos los chicos de América latina desde que Disney Junior lo incluyó en su programación. Netflix , que también le dio el visto bueno, ofrecerá los capítulos de la serie desde este mes y suma al público norteamericano.

Además de canciones pegadizas y contenido que apuesta por el aprendizaje de temáticas como el mundo animal, los números y las primeras palabras en inglés, sumaron una aplicación que incluye a los miniespectadores en la narración. Mientras Bubba clasifica la basura, mezcla los colores y juega con los animales, los más pequeños participan con juegos digitales desde un celular o una tablet, a partir de una aplicación que detecta mediante un sistema de reconocimiento de audio cuál es el capítulo en pantalla y ofrece juegos interactivos.

Lejos de estos avances, los primeros pasos de la empresa los dieron en 2004, con unos videos en VHS que el propio Schammah distribuía en forma casi artesanal. “En el momento en que lanzamos el proyecto, Musimundo se vendió por US$ 200 millones por comercializar CD, cassettes y videos. Hoy ese negocio valdría cero y nosotros estábamos en la misma industria”, recuerda Schammah.

De entrada, el emprendedor reconoce que las cosas no resultaron fáciles. “Era difícil convencer a las cadenas que tomaran nuestro producto, porque en ese momento no estaba instalada la idea de los videos para los más chicos. Y terminábamos dejando el producto en consignación para ver si se vendía”, recuerda.

La popularidad para Bubba llegaría un poco después de la mano de YouTube, y sin escala por las ligas menores, en 2013 estrenaron una obra en el Teatro Metropolitan. “Sin saber muy bien a dónde se dirigía el mercado, nuestra primera obra la estrenamos directamente en la calle Corrientes y en dos semanas vendimos 30.000 entradas”, admite hoy el creador de la serie.

En diálogo con LA NACION, Schammah explicó algunas de las claves del programa de TV interactivo que desde la Argentina está conquistando al público de toda América latina, con más de 1,5 millones de productos vendidos con la imagen de Bubba, casi 200.000 libros editados, cuenta con 50.000 seguidores en Facebook y suma más de diez millones de reproducciones de video en YouTube.

1 – Pensar en grande (aún cuando se es chico)

Antes de lanzar la serie para chicos, Schammah trabajó durante ocho años en la agencia de viajes Asatej (hoy rebautizada como Almundo), que también vivió un espectacular desarrollo en la década del 90 que trascendió las fronteras. “Cuando comencé en Asatej éramos cuatro personas; al cabo de unos años la empresa tenía oficinas en cinco países, 150 empleados y una facturación de 50 millones de dólares anuales. Forjó mi espíritu emprendedor porque me ayudó a pensar proyectos a lo grande, con objetivos internacionales”, recuerda el emprendedor.

2 – Estar en todos los detalles

La inversión inicial en Bubba fue de 10.000 dólares y dio como resultado un video infantil que tardó en encontrar su lugar en el mercado. A medida que tomó impulso en los locales referentes para niños, la iniciativa de Schammah empezó a diversificar su oferta a peluches, libros, CD de música y juegos de cartón.

“Cuando quisimos hacer peluches, buscamos un fabricante, elegimos la tela, los diseños y supervisamos cada paso de su confección”, contó el emprendedor.

La ambición de cuidar cada detalle de la creciente gama de productos al poco tiempo se volvió “una locura”, pero que terminó dando buenos resultados, admite Schammah.

3 – Rodearse de gente que sepa

La combinación de diversión y aprendizaje no es un dato menor en la historia de Bubba. Desde sus inicios, el contenido estuvo diseñado para que los chicos aprendan mientras se divierten, lo que implicó un desafío adicional en materia pedagógica.

“Nos basamos en estudios de comunicación inicial, los primeros tres años de vida se forman la mayoría de las conexiones neuronales y por eso se dice que los chicos son una esponja: absorben conocimiento de manera intuitiva e hilvanan conceptos con gran facilidad” dijo Schammah. Con un equipo interdisciplinario de psicólogos, músicos, profesores de inglés y diseñadores armó los primeros videos que distribuía a negocios referentes infantiles como jugueterías, librerías y casas de ropa.

4 – No escatimar la inversión en tecnología

En 2013, Bubba llegó con su espectáculo a la calle Corrientes. Para este proyecto, Schammah se asoció con el productor teatral Tito Loizeau, que tenía en su historial haber armado el primer Barbie Store, un modelo que después la compañía exportó a varios países. Juntos invirtieron 400.000 dólares en digitalizar y renovar el diseño de los programas apostando a competir con la misma calidad que los grandes referentes internacionales.

Con el nuevo impulso, lograron gestionar el acuerdo de distribución con el líder mundial de los programas infantiles: Disney. Unos años después, figurar en la grilla del canal en toda América latina permitió el nuevo paso en sintonía con los gustos de los menores, cada vez más versados en tecnología desde los primeros años. Buscaron generar una forma ampliada de televisión y son pioneros en combinarlo con la app, que incluye 49 juegos también disponibles fuera del horario de programación.

“La aplicación ofrece el juego que corresponde al episodio de televisión por reconocimiento de audio, cada capítulo tiene una música específica, con una tecnología similar a la que usa Shazam”, dijo Schammah. Tanto el desarrollo de la aplicación, como los otros 80 talentos que participan del armado de la serie de Bubba son argentinos.

Mini-bio

Inicios

Después de trabajar ocho años en una agencia de viajes, en 2004 Schammah se independizó para comenzar el proyecto de Bubba. “Arrancamos vendiendo VHS y al poco tiempo nos tuvimos que pasar a los DVD”, recuerda el emprendedor

Salto

De la mano de YouTube se disparó la popularidad de la serie en las redes sociales y en 2013 estrenaron su primer espectáculo en la calle Corrientes.

Consolidación

Hoy la serie Bubba y sus amigos se emite diariamente en la señal Disney Junior para América latina. Bubba además lleva vendidos más de 1,5 millones de productos con su imagen, tiene 50.000 seguidores en Facebook y suma más de diez millones de reproducciones de video en YouTube.

Fuente: La Nación