“La amiga estupenda”: el fenómeno literario que se convirtió en una serie

El domingo 25 y el lunes 26, a las 22, llega la ambiciosa adaptación, del best-seller de Elena Ferrante, que inicia su saga de cuatro novelas -de éxito mundial- sobre Lila y Lenù, dos amigas que buscan escapar de la pobreza en la Nápoles de la post-guerra.

69VYcYTGA_1256x620__1

Con una honda reconstrucción de época, una historia poderosa y personajes conmovedores, que hablan en italiano y en dialecto napolitano, es una de las series más importantes del año.

La escritora napolitana Elena Greco (Lenù) atiende el celular a la madrugada. “¿Pronto?”. “Mamá desapareció hace dos semanas”, le avisa llorando el hijo de su eterna amiga Raffaella Cerullo (Lila), a la que no ve hace años. “Creí que vagaba por el pueblo, como siempre. Pero se llevó su ropa y cortó su imagen de las fotos familiares. ¿Sabés a dónde se fue?”. Lenù no se conmueve. “Rino, aquí no está. Compórtate como ella hubiera querido. No la busques, no vale la pena. Y no vuelvas a llamarme”.

Así se dispara una de las series del año, cuyos dos primeros episodios se estrenarán el domingo 25 y el lunes 26 a las 22, por HBO: La amiga estupenda. La adaptación del best-seller de la misteriosa italiana Elena Ferrante sobre estas dos amigas en Nápoles, en lucha contra la pobreza, el machismo y la opresión, de los años ’50 al presente. “Lila, no sólo quisiste distanciarte ahora, a los 60 años. Quisiste borrar la vida que dejaste atrás. Estoy muy enojada, y por eso contaré tu historia”, dice la voz en off de Lenù, y comienza a recordar.

Se le aparece la imagen de Lila en la niñez: el cuerpo pequeño, el pelo negro hasta los hombros, los ojos desafiantes. En eso, Lenù abre su laptop y se pone a escribir (y a relatarles a los espectadores). De fondo, las cuerdas en leve tensión del compositor Max Richter abrirán el universo inicial de las dos amigas, de niñas: Rione Luzzatti, un peligroso barrio de Nápoles en la post-guerra, y el día de escuela en que la aplicada y rubia Lenù se fascinó por Lila y su carácter provocador. “Sentí que debía comportarme como esa chica y no perderla de vista”, confiesa su voz en off.

Ya adolescentes. Ahora las actrices son Gaia Girace (Lila) y Margherita Mazzucco (Lenú). Foto: Prensa HBO

Ya adolescentes. Ahora las actrices son Gaia Girace (Lila) y Margherita Mazzucco (Lenú). Foto: Prensa HBO

¿Cómo atrapar el misterio y el dolor de estas dos amigas a lo largo de medio siglo? La conmoción será múltiple en La amiga estupenda, de título original L’amica geniale (y en inglés, My Brilliant Friend), que también se verá en HBO GO y, al día siguiente de su estreno, en Flow y Canal 1 HD de Cablevisión. Sus ocho episodios, hablados en italiano y hasta en dialecto napolitano (por fidelidad de tono y clima), se centran en la primera novela, de 2011, de esta saga de cuatro libros de Ferrante, editados aquí por el sello Lumen, de Penguin Random House.

Este fenómeno editorial, con más de 30 millones vendidos en todo el mundo, se volvió la primera producción conjunta de HBO y la RAI, junto a TIMVISION. La amiga estupenda tiene dirección de Saverio Costanzo (el mismo del filme La soledad de los números primos) y ofrece una fina recreación de este severo barrio de Nápoles. Entre sus húmedos edificios grises (aunque fueron rosados en la vida real) corren las dos amigas, mientras la voz de Lenù sigue en off: “De chica me imaginaba bichos que salían de los charcos y los vagones abandonados, de las piedras y el polvo, y terminaban en el agua, la comida y el aire, convirtiendo a nuestras madres en perras rabiosas”.

La campaña de prensa asegura que La amiga estupenda “es una de las producciones italianas más ambiciosas de los últimos años”, con 150 actores y cinco mil extras en un set de 215 mil metros cuadrados, 14 edificios de departamentos, una iglesia, un túnel y hasta 1500 trajes originales. Pero el recuento de datos no hará sentir la química en pantalla entre Lenù (la actriz Elisa del Genio, y, de adolescente, Margherita Mazzucco) y Lila (Ludovica Nasti y luego Gaia Girace). El casting, en la misma región de la novela, fue certero. Juntas transmiten ternura, temor y rabia frente a la pobreza y a la asfixia familiar y social.

“Los hombres se enfurecían, pero luego se calmaban. En cambio, la ira de las mujeres no tenía fin”, descifra Lenù. Entre las calles polvorientas con rezos en cada cuadra habrá gritos, golpes, y algo de cariño de padres hacia sus hijos. En el primer episodio, titulado “Las muñecas”, Lenù y Lila enfrentarán a los varones y descubrirán el sótano con telarañas de Don Achille (Antonio Pennarella), el usurero y criminal del barrio. En el episodio dos, llamado “El dinero”, ellas (las mejores de la clase) leerán en voz alta Mujercitas y exigirán que las dejen ir a la secundaria para esquivar un destino de amas de casa con las manos en llagas.

Son apenas dos o tres instantes de una trama plena en detalles, gestos y sutilezas. “La amiga estupenda abre la puerta a una nueva forma de contar historias, con menos acción y más psicología”, declaró el productor Lorenzo Mieli en el Mercado de Televisión de Cannes (MIPCOM), Francia, el 16 de octubre. “Es totalmente diferente de lo que vemos en TV. Estamos más centrados en la complejidad y en el punto de vista de los personajes femeninos”, amplió Mieli.

Otra clave de la potencia televisiva de La amiga estupenda está en sus guiones, a cargo de Saverio Costanzo, Francesco Piccolo, Laura Paolucci y la propia Elena Ferrante: el seudónimo de una autora que eligió ocultar su identidad real. En 2016, el periodista italiano Claudio Gatti dijo que Ferrante es la traductora Anita Raja. En Twitter, la propia Raja corroboró “yo soy Ferrante”, hasta que otro reportero, Tomaso Debenedetti -famoso por publicar fake news-, confesó que había sido el responsables de esos tuits. Aunque confirmó que Ferrante es Anita Raja, el enigma, o las dudas, permanecen.

El rodaje de "La amiga estupenda". Foto: Prensa HBO

El rodaje de “La amiga estupenda”. Foto: Prensa HBO

“Todavía es una incógnita quién es realmente”, le dice a Clarín Glenda Vieites, directora de División Literaria de Penguin Random House y editora de Ferrante en Argentina. “La tetralogía lleva vendidos más de 70 mil ejemplares y la mayor parte corresponde a La amiga estupenda. Acá es una cifra elevadísima para literatura. Ojalá esta serie ayude a difundir la obra de Ferrante, como pasó con Margaret Atwood”, proyecta Vieites.

“No me arrepiento de mi anonimato. Descubrir la personalidad de quien escribe no es más ni menos que un buen modo de leer”, declaró Ferrante en 2016. Desde el domingo, pensar en Ferrante será también un buen modo de ver. Aún no está confirmado, pero el éxito probable de la serie (vendida a 56 países y subtitulada hasta en Italia, debido al dialecto napolitano) hace prever que habrá temporadas sobre las tres novelas restantes: Un mal nombreLas deudas del cuerpo y La niña perdida.

Otra imagen del rodaje de "La amiga estupenda", la serie de HBO. Foto: Prensa

Otra imagen del rodaje de “La amiga estupenda”, la serie de HBO. Foto: Prensa

Ellas surcarán amores y decepciones, la sexualidad y los años politizados de los ‘60 y ’70, la crisis de los ’80, la madurez de Lenù y Lila y el misterio de su desaparición. Como el de toda amistad. “Siempre exageraste, Lila, en nuestra niñez y en nuestra vejez”, dice la escritora Lenù, con los dedos sobre el teclado y la voz en los oídos de los televidentes. “No sólo voy a contar lo que vi, sino lo que me contaste en todos estos años. Llegaré hasta el final. Y veremos quién gana”.

Buscando a Lila: periodista inglesa vende tours por Nápoles

La periodista inglesa Sophia Seymour eligió ser napolitana. Desde de la web Looking for Lila (“buscando a Lila”) ofrece tours “por la Nápoles de Elena Ferrante”, que incluyen lecturas en voz alta de La amiga estupenda. Seymour revela a Clarín, vía e-mail, sus impresiones sobre la serie de HBO. “Estaba ansiosa por comparar el vecindario (Rione Luzzatti) con el que recrearon en un set de 6 millones de euros fuera de Nápoles. Inicialmente me quedé perpleja sobre por qué no se filmó en el barrio real, ya que apenas cambió en cinco décadas”.

Seymour contrasta: “Me encantan los tonos grises pastel que evocan las condiciones de vida empobrecidas en las afueras. En los primeros episodios, el vecindario parece más aislado y rodeado de matorral y carreteras polvorientas. El tiempo dirá si el alma de los libros permanece. Si los personajes tienen profundidad o son estereotipos napolitanos”. Para Seymour, La amiga estupenda expone “la lucha por salir de la pobreza y la ignorancia. La amistad competitiva y de adoración entre Lila y Lenù las alienta a tener fuerza para abandonar el vecindario”.

Fuente: La Nación.