Oscar Martínez: “Si te la creés, fuiste: te caés del trapecio”

MIRA EL VIDEO. Habla de su nuevo protagónico en “La misma sangre”, un thriller de Miguel Cohan que se verá a partir del 28 de febrero. Cuenta cómo es su personaje, Elías, “un hombre que te saca de quicio por lo pusilánime”. Y adelanta los otros cuatro filmes que estrenará este año.

Oscar-Martinez

El mundo se divide entre quienes retuitean los elogios que reciben, y los que no. Oscar Martínez (69) se ubicaría en este grupo. Si algo lo incomoda, o directamente lo ruboriza, es la adulación, que lo alaben, que le digan, che, Oscarcito, me encantó tu rol en tal película.

Oscar Martinez. (Germán García Adrasti).

“Me gusta que se valore mi trabajo pero al mismo tiempo me da pudor”, confiesa Martínez, en uno de los jardines del hotel Loi, en Recoleta, donde recibe de muy buen ánimo a Clarín.

Enseguida, pide una botella de agua sin gas, “natural”, y empieza a reflexionar acerca de La misma sangre, el filme de Miguel Cohan, una coproducción argentino-chilena que se estrenará el jueves 28 de febrero, y que, entre otros, también cuenta con la participación de Dolores Fonzi y Diego Velázquez.

Oscar Martínez: "Es una película áspera. Un thriller que te agarra del cuello y no te suelta". (Germán García Adrasti).

Oscar Martínez: “Es una película áspera. Un thriller que te agarra del cuello y no te suelta”. (Germán García Adrasti).

“Elías”, el personaje de Oscar, es un productor de queso y leche de búfala al que la vida le sucede sin que él pueda hacer nada. Como si estuviera atrapado en una especie de inercia irremediable.

“’Elías carga con un mandato letal… De chico se tragó una granada… Su padre (Norman Briski) lo marcó para siempre al decirle que no servía para nada… ‘Elías es esa clase de personas a quienes la vida, simplemente, les ocurre. Es alguien que te saca de quicio por lo pusilánime, que no produce empatía. Un sujeto pasivo de su propia desgracia, sin recursos para modificar la realidad”, explica el protagonista.

Y profundiza: “Tiene hipotecado el campo, le sacan uno de sus tractores… Tiene hipotecada la casa. Es más, con lo único que cuenta es con su obstinación y negación. Va recibiendo algunas señales, pero no hace nada… Cruza varios semáforos en rojo y sigue igual. La gran pregunta de la película es, creo, ¿hasta dónde se pueden barrer los problemas bajo la alfombra? Según el psicoanálisis, la vida, sin negación, sería intolerable. Pero claro: en una dosis justa. Si el patrón de tu vida es la negación, en la vida afectiva y en la vida laboral, estás en el horno. Es una patología”.

El matrimonio de “Elías” con “Adriana” (Paulina García), una cocinera profesional, no pasa por su mejor momento. ¿Se puede decir que otro de los temas de la película es la violencia de género? “Si hay violencia de género, es de parte de los dos”, plantea Martínez, sin dudar. “Es una pareja neurótica. Y los dos son igualmente responsables. Él hace las suyas. Pero ella le dice de todo, lo que te puede decir alguien que te conoce mucho, que supuestamente te amó y que sabe dónde más te duele. A veces, la palabra te puede destapar la tapa de los sesos”.

En la película hay una escena, que podríamos llamar la escena del “accidente”, fundamental. “Después de leer el guión de la película, me junté en La Biela con Miguel (por Cohan, el director) y le dije que mi mayor preocupación era esa secuencia… Cómo la iba a filmar. Al final quedó muy bien. Se cuenta con varias imágenes”, comenta Oscar, que se crió en Villa Devoto y saltó a la fama en 1974 por su participación en La Tregua, de Sergio Renán.

En otro momento de la película, “Elías” pierde la paciencia en una oficina de Senasa (Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria). De alguna manera, la situación remite al ataque de furia de “Bombita” (Ricardo Darín) en Relatos salvajes.

“¿Sí?, ¿te parece?”, se sorprende Martínez. “A mi mujer (Marina Borensztein) le pasó lo mismo… Lo de Relatos salvajes fue tan fuerte que pareciera que ya no se puede hacer ninguna escena de alguien que tiene un brote en una dependencia estatal y que no remita a aquella película. Pero con lo que nos tortura la burocracia en la Argentina, es razonable que esa situación aparezca seguido… ¿La verdad? Es para volverse loco. Muchas veces te hacen perder el día… ¡Y estás yendo a pagar!”.

Oscar Martínez en "La misma sangre", donde actúa junto a Dolores Fonzi.

Oscar Martínez en “La misma sangre”, donde actúa junto a Dolores Fonzi.

De fondo, en un televisor de pantalla plana, Roma y Porto juegan por los octavos de final de la Championes League. Futbolero, hincha de Independiente, Martínez se interesa por saber cómo va el partido.

En La patota, de 2015 y dirigida por Santiago Mitre, Oscar ya se había puesto en la piel de padre de Dolores Fonzi. En La misma sangre se repite ese vínculo. “Con Dolores nos llevamos muy bien, tenemos buena química…”, detalla Martínez, ganador del Konex de Platino en 1991 y 2001. “Dolores es ‘Clara, una de las dos hijas que tiene ‘Elías Y es la que está más cerca de él. La que lo idealiza”.

En la vida real, Oscar tiene cuatro hijas de sus dos primeros matrimonios, con Cristina Lastra y Mercedes Morán: Virginia (43), Victoria (40), Ana (35) y Manuela (23). Actúan, cantan, producen… “Todas tienen algún vínculo con el arte”, explica Oscar, con orgullo.

Y sigue: “Yo he sido feminista toda mi vida”.

-Es una buena frase para poner como título.

-Sí, pero no la pongas como título, va a parecer oportunista. No es algo de ahora. No creo que el hombre y la mujer sean iguales. Somos, por suerte, complementarios. Pero tenemos los mismos derechos. Los reclamos de las mujeres son legítimos. Y hasta tardíos. Las mujeres han sido sojuzgadas. Incluso nuestras propias madres. No hay que irse dos siglos atrás para ver esto. Con mayor o menor énfasis, según cada caso, mis hijas están a favor de los reclamos de las mujeres. Y yo estoy con ellas. No he sido un macho alfa, un padre machista… No he sido cuida… Les he dado libertad para todo. Siempre las dejé que eligieran qué querían hacer, con quién querían estar… Desde chicas siempre les pedí que estudiaran, que se formaran, y les dije que eso les iba a venir bien para no tener que depender de ningún hombre.

Martínez con la Copa Volpi, el día que la ganó en el Festival de Venecia por su protagónico en "El ciudadano ilustre".

Martínez con la Copa Volpi, el día que la ganó en el Festival de Venecia por su protagónico en “El ciudadano ilustre”.

-En 2016, por tu trabajo en “El ciudadano ilustre”, en el Festival de Venecia te dieron un premio muy importante: la Copa Volpi. ¿Qué cambió en tu carrera después de eso?

-En Europa es un premio al que se le da mucha trascendencia. Se ve que, antes de El ciudadano ilustre, también valoraron mi trabajo en Relatos salvajes, La patota… Ahora, allá, si una persona me presenta a otra le dice: “Oscar Martínez, ganador de la Copa Volpi…”.

 -Como si hubieras ganado Roland Garros o Wimbledon.

-Claro. Es que el único español que ganó la Copa Volpi fue Javier Bardem. Y yo fui el segundo de habla hispana. Es importante, sí. Lo ganó Depardieu, Mastroianni, Jack Lemmon… Es una marca. Es como cuando se dice de alguien que ganó el Oscar: siempre va a llevar esa marca, por más que haya ganado el Oscar en 1984.

 -Hace un tiempo dijiste que, tal vez, el secreto de tu éxito era que combinabas una mezcla de fe y descreimiento en tus capacidades. ¿Sigue siendo así?

-Sí. Alfredo (por Alcón) siempre decía: “yo me pregunto todas las noches si voy a estar a la altura de las circunstancias”. A mí me pasa lo mismo. No digo que, con 47 años de experiencia como actor, no me siento más curtido que al principio. Pero eso no significa que la tenga atada. Si te la creés, fuiste. Ahí es cuando te caés del trapecio.

Las otras cuatro películas que estrenará en 2019

Además de La misma sangre, Oscar Martínez tiene previsto estrenar otras cuatro películas este año. “En marzo, será el turno de Yo, mi mujer y mi mujer muerta. Es de Santi Amodeo, un director sevillano. El 80 por ciento de la película se filmó en España, en la Costa del Sol, y el resto, en la Argentina”, explica el actor, que después de haber dejado el secundario a los 14 años se formó en la Escuela Municipal de Teatro y, cada vez que puede, nombra a Juan Carlos Gené como su gran “maestro”.

También en 2019, pero en este caso en mayo, se podrá ver la actuación de Martínez en El cuento de las comadrejas, de Juan José Campanella, con Graciela Borges, Luis Brandoni y elenco. “Es una remake muy libre de Los muchachos de antes no usaban arsénico,el clásico de José Martínez Suárez”, detalla el actor.

Al mismo tiempo, la idea es que se estrene Vivir dos veces, de María Ripoll, una comedia dramática española con Irma Cuesta.

Tú me manques, una coproducción entre Estados Unidos, México y Bolivia. Dirigida por Rodrigo Bellott, autor del libro original que tuvo puesta en escena en Broadway, el filme se rodó en Nueva York y también tuvo locaciones en Bolivia. El papel de Martínez es el de un hombre de muy buen pasar económico y conservador, que mantiene una dura relación con su hijo homosexual.

-¿Y tenés algún proyecto para trabajar en teatro?

-Por ahora no. Me han ofrecido algunos trabajos para hacer en teatro, pero estoy privilegiando el cine. Quiero tener el tiempo para acompañar las películas, ir a los festivales… Un proyecto de teatro me ancla demasiado.

Entre Buenos Aires y España

En los últimos días circuló la versión de que Oscar Martínez tenía pensado irse a vivir lejos de la Argentina. Pero el actor dice que fue mal interpretado. “El año pasado estuve cinco meses trabajando en España. Entonce dije que me siento bien allá, que cada vez que voy me alquilan un hermoso departamento, que me pagan bien… Me encanta trabajar afuera… Te abre un campo laboral y, además, te da aire, te saca de cierta toxicidad que se respira en la Argentina. Pero eso no significa que haya decidido irme. Voy y vengo”, cerró. En Buenos Aires, Oscar vive en Recoleta con Marina Borensztein, hija de Tato Bores, con quien está en pareja desde hace más de 12 años, desde el 2006.

Fuente: Por Federico Ladrón de Guevara – Clarín