Series de época: cuando la ficción hace historia

En medio de la avalancha de ficciones de todo tipo, asoma cada vez con más intensidad el súbgenero de las ambientadas en el pasado. Un panorama de las que pueden verse por estos días en cable, en streaming y On demand.

B1G8A2PPZ_930x525

El pasado ya se ve en el futuro: en este presente de pasión renovada por las series históricas, en estos tiempos de manía por las series de todo tipo, potenciada por las plataformas de streaming (indispensable una conexión a Internet) y el consumo On demand (oferta a la carta), un subgénero de híper producción ofrece sus perlas, exclusivas y a la vez populares, sin fecha de vencimiento. Llegó el boom -por cantidad de títulos y factura de calidad- de las ficciones de época.

Desde distintos ambientes, hechos e intrigas previos a los principios del siglo XX -un límite temporal elegido para esta producción-, las series históricas invitan a visitar y mirar el pasado para interpelar y cautivar al espectador seriéfilo del siglo XXI.

Están entre nosotros, hace años, y ahora, con mayor intensidad, siguen contando la Historia a la luz de los ojos de la TV actual. Las series de época marcaron hitos indudables e inolvidables en la última década. El pensamiento traerá enseguida a Downton Abbey (2010-2015), una británica que transcurre más cerca en el tiempo, en 1912, durante el reinado de Jorge V: una fotografía móvil, compleja y a contraluz, de la aristocracia de entonces, con sus disputas económicas y sociales, no tan nobles.

Retrocediendo en el tiempo, el seriéfilo viajero podrá ir a The Tudors (2007-2010), un drama, como un imán visual y narrativo, sobre el reinado del inglés Enrique VIII (1509-1547), sus matrimonios reiterados, sus actos impiadosos y los cálculos alrededor: amor, dolor, codicia, algo de fe y una fastuosa ambientación como garantía de fascinación. Imposible soslayar otra serie, aún abierta, sobre personajes con un férreo código moral y fraternal detrás de su mala fama de salvajismo: Vikings. Esta serie narra las aventuras de Ragnar Lothbrok, junto a sus hermanos y sus congéneres, en disputa tribal bajo las normas y creencias nórdicas. Una serie con una de las mayores investigaciones históricas detrás, y que espera por su quinta temporada.

¿Cómo contar la enorme obsesión del rey francés Luis XIV por construir un palacio a la altura de su poder? La respuesta es Versailles, que estrenará su segunda temporada en septiembre: amantes, luchas políticas, exacta ambientación e imaginería a la altura de las expectativas del consumidor de series de este milenio. Otras insoslayables, siempre anteriores al siglo XX, son Los BorgiaThe Last KingdomReignPenny Dreadful, Juana Inés, entre muchas de ellas.

Estos clásicos nuevos conviven con otras propuestas a redescubrir. Aquí, un panorama de series que se pueden ver, por estos días, y que recorren hitos y momentos históricos de Inglaterra, los Estados Unidos, España, Canadá y otros países. ¿Qué universos particulares expone esta bella época de las series, con los altos niveles de producción de hoy?

UNA X UNA

-Gran Hotel

Maratón de la 3a temporada, el próximo domingo desde las 14, por Film & Arts

Series de época: cuando la ficción hace historia

“Gran Hotel”.

Sinopsis: “¿Cuándo vuelve ‘Gran Hotel’?”. La pregunta persiste con ansiedad, en las redes sociales, cuatro años después de su final, el 25 de junio de 2013. Desde 2011, este drama español sigue generando pasiones y buenas audiencias. Corre 1905 y Julio Olmedo (Yon González) llega a este Gran Hotel de la campiña para sondear cómo y por qué desapareció, allí, su hermana. El resto es magia de serie: se enamorará de Alicia Alarcón (Amaia Salamanca), una de las hijas de la dueña.

El personaje: Doña Teresa Aldecoa de Alarcón (Adriana Ozores) es la propietaria. Una mujer manipuladora, mentirosa, una villana junto a un ladero sagaz: Diego Murquía (Pedro Alonso).

El gancho: El amor prohibido entre Alicia y Julio es el fuego de esta atrapante historia.

-La muerte llega a Pemberley

Maratón de los tres episodios, el domingo 20 desde las 14, por Film & Arts

Series de época: cuando la ficción hace historia

“La muerte llega a Pemberley”.

Sinopsis: ¿Cómo releer el universo de Jane Austen en clave de crímenes? La respuesta es esta miniserie británica de 2013. Esta ficción vuelve sobre Fitzwilliam Darcy y Elizabeth Bennet-Darcy, los personajes del clásico romántico “Orgullo y prejuicio”: los extrapola a una seductora trama de suspenso y asesinato. Seis años después de su casamiento, Matthew Rhys y Anna Maxwell Martin verán cómo su rutina ilustre se quiebra. Lo sabía Austen: detrás de todo crimen pasional hay un conflicto vinculado con poderes y silencios cómplices.

El personaje: Matthew Goode genera empatía con su George Wickham, el tercero en discordia.

El gancho: Esta superproducción logra una gran verosimilitud, en su recreación del siglo XIX.

-Outlander

El 11 de septiembre llega su 3a temporada a Fox Premium Series y a la App de Fox

Series de época: cuando la ficción hace historia

“Outlander”.

Sinopsis: Esta ficción histórica con ribetes fantásticos generó un fenómeno en paralelo al raro viaje temporal que hace la enfermera militar británica Claire Beauchamp (Caitriona Balfe), desde la Segunda Guerra Mundial hacia la Escocia de 1743. Dos matrimonios explican, o son la culpa, de este salto en el tiempo: en 1945 está casada con el ex espía e intelectual Frank Randall, pero es llevada intempestivamente al siglo XVIII y la fuerzan a casarse con un joven guerrero escocés, Jamie Fraser. ¿Con cuál amor se quedará Claire?

El personaje: Caitriona Balfe tiene la ductilidad justa en esta trama intrincada pero efectiva.

El gancho: Plantea una pregunta sobre el cambio de la propia identidad a lo largo de los años.

-The White Princess

La temporada de 8 episodios, disponible en la App de Fox

Series de época: cuando la ficción hace historia

“The White Princess”

Sinopsis: York versus Lancaster. Este drama asentado sobre hechos verdaderos es la secuela de la poderosa “The White Queen” (2013). De nuevo las mujeres toman la voz para narrar cómo era vivir, palacio adentro, en el siglo XV de Inglaterra. La princesa Elizabeth de York (Jodie Comer) se casa con Henry VII (Jacob Collins-Levy), Rey de Inglaterra, y ambos descansan sin perder tensión: ahora serán las casas York y Tudor las que se enfrenten por el control del reino.

El personaje: La suegra, Lady Margaret Beaufort (Michelle Fairley, también conocida por “Game of Thrones”), desarrolla una sutil batalla contra la joven Elizabeth, a favor de su hijo.

El gancho: Su fotografía, el vestuario y los peinados evocan el pasado, con un toque moderno.

-Taboo

Primera temporada de 8 episodios, disponible en la App de Fox

Series de época: cuando la ficción hace historia

“Taboo”

Sinopsis: “A este hombre lo sigo hasta el fin del mundo. La fiera que tiene adentro me cautivó”, se dijo la actriz Oona Chaplin, nieta de Charles, cuando vio a Tom Hardy en el set de filmación de “Taboo”. Corre 1814 en Inglaterra y ella encarna a su hermanastra aristócrata (y amante prohibida). Hardy es un ser misterioso y feroz que regresa tras diez años en Africa, para reclamar la herencia naval de su padre y enfrentar a la East India Company. Hardy ideó este thriller histórico con toques místicos junto a su padre, Chips Hardy, y a Steven Knight.

El personaje: James Delaney, la oscura composición de Tom Hardy, técnica y magnetismo.

El gancho: Cómo un hombre reconstruye su vida y enfrenta a las conspiraciones. Alta tensión.

-The Knick

Dos temporadas de 20 episodios, disponibles en HBO GO

Series de época: cuando la ficción hace historia

“The Knick”

Sinopsis: Esta serie original de HBO transcurre en un hospital de Nueva York en 1900. ¿Puede haber un doctor obsesivo y adictivo luego de Dr. House? “The Knick” aporta una radiografía del mundo médico no tan recurrente: cómo el Dr. John W. Thackery, brillante y lúcido, dirige a su equipo de cirugía en el Hospital Knickerbocker, en medio de una alta tasa de mortalidad, de la escasez de antibióticos, y de una época en que la cirugía vivió una gran transformación.

El personaje: La contrafigura de Thackery es André Holland como Algernon Edward, un doctor negro que debe luchar con prejuicios múltiples.

El gancho: Gran serie por su trabajo sobre los conflictos sociales y políticos en el cambio de siglo.

-Anne With an E

Primera temporada de 7 episodios, disponible en Netflix

Series de época: cuando la ficción hace historia

“Anne With an E”

Sinopsis: En la ventanilla del tren, su reflejo con pecas y trenzas pelirrojas atraviesa los campos rumbo a la granja Green Gables, en la isla canadiense del Príncipe Eduardo. Corre 1890 y, a los 11 años, Anne Shirley capta su pasado entre lágrimas: el desprecio en el orfanato, maltratos y una caída en el barro. Con sus inquietudes y razonamientos agudos, Anne transformará a todos: a su familia adoptiva y al pueblo campestre de Avonlea. La serie desafía convenciones.

El personaje: Amybeth McNulty compone a una nena y querible que se sobrepone a todo.

El gancho: Los planteos y cuestionamientos de Anne Shirley sobre las concepciones mentales del mundo adulto, a medida que el trauma deja paso a la amistad y al amor.

-Frontier

Una temporada de 6 episodios, disponible en Netflix

Series de época: cuando la ficción hace historia

“Frontier”

Sinopsis: El hacha del comerciante de pieles se eleva contra quienes lo persiguen: los laderos de la Compañía de la Bahía de Hudson, a fines del siglo XVIII en los Estados Unidos, cuando esta industria no estaba regulada por la Corona Británica y los nativos reclamaban con hambre y ambición su supremacía. La dirección de Brad Peyton imprime violencia y ritmo a esta historia primitiva, narrada desde distintos puntos de vista. Muchos la comparan con “Taboo”, pero aquí la política se sustenta con otros condimentos.

El personaje: Declan Harp (Jason Momoa) es un renegado que saber hacer justicia.

El gancho: La entrega física y actoral de su protagonista: un imán en medio de un ritmo frenético.

-Isabel

La 1a temporada se estrena el martes, a las 22.30, por OnDirecTV y en DirecTVPlay.com

Series de época: cuando la ficción hace historia

“Isabel”

Sinopsis: Dos siglos correrán a través de sus ojos, buscando retener poder. En esta ficción española, Michelle Jenner protagoniza a la reina Isabel I de Castilla y Rodolfo Sancho a Fernando de Aragón: Los Reyes Católicos, polémicos y alabados por igual en su país. De 1460 en adelante, se narrará la historia mercantilista de España antes de su implantación de la Inquisición y su control de América. La primera temporada cuenta la infancia de Isabel, las guerras por el trono de Castilla, hasta su casamiento contra los deseos de su hermano, el rey Enrique IV.

El personaje: La catalana Michelle Jenner encarna con fervor a Isabel La Católica.

El gancho: La compleja trama política y palaciega, enfocada en la sucesión de la Corona.

Opinión: Silvina Lamazares

La chance de ver lo que no pudimos vivir

Si no se le pueden pedir peras al olmo, tampoco se le debería pedir realidad a la ficción. La convención marca que en ese universo todo lo que los guionistas y productores dibujen es válido. Pero cuando la lupa busca nitidez en ese subgénero que son las historias de época, el espectador suele ponerse exigente y demandante y entonces reclama, además de la verosimilitud, cierta rigurosidad en las recreaciones de época. Un deporte de algunos televidentes es buscar el error en la puesta.

Pero aquellos que logran entender que, más allá de estar frente a un producto que revisita el pasado, se trata de una ficción, pueden gozar de la magia de bucear un tiempo que no vivimos. Las series de época -con las licencias del caso- invitan a mucho más que a echar la vista atrás: es ver lo que nunca vimos. Y ahí radica uno de sus mayores encantos: rompe las fronteras de los siglos y muestra usos, costumbres y arquitectura dignos de los libros de Historia.

La diferencia es que no se trata de ensayos ni de documentales: sino de reflejar, con la libertad que ofrece lo ficcional, un tiempo lejano, generalmente ajeno, que se vuelve didáctico en más de un sentido. Y ése es un aporte que vuelve a este nicho un hecho artístico muy interesante. Se aprende y, si está logrado el relato, se encuentra entretenimiento, combinación que no todas las ficciones consiguen, en caso de que se lo propongan. Con Downton Abbey o la española El tiempo entre costuras, por citar sólo dos entre muchas, las series de época merecerían ser un género aparte, que invitan a meterse en el túnel del tiempo y perderse en los años.

Fuente: Clarín