Stranger Things estrena cómic y revela detalles que la serie dejó inconclusos

La tercera temporada de la serie llegará recién el año que viene, pero los fanáticos ya pueden disfrutar de una nueva dosis de aventuras. En historieta, claro.

2731222

Coincidiendo con la nueva edición de la Comic-Con de San Diego (19 a 22 de julio), Netflix y la editorial Dark Horse lanzaron el primer número de la miniserie de cuatro partes de Stranger Things, guionada por Jody Houser y dibujada por Stefano Martino.

Imagen extraída de una tapa alternativa del número 1, ilustrada por Kyle Lambert
Imagen extraída de una tapa alternativa del número 1, ilustrada por Kyle Lambert

La tercera temporada de Stranger Things llegará recién el año que viene, pero los fanáticos ya pueden disfrutar de una nueva dosis de aventuras. En historieta, claro. Coincidiendo con la nueva edición de la Comic-Con de San Diego (19 a 22 de julio), Netflix y la editorial Dark Horse lanzaron el primer número de la miniserie de cuatro partes de Stranger Things, guionada por Jody Houser y dibujada por Stefano Martino.

En este caso, siguiendo los pasos del niño Will Byers (interpretado por Noah Schnapp) mientras estuvo atrapado en el universo paralelo conocido como El Otro Lado (“Upside Down” o “Patas para arriba” en el inglés original), durante la primera temporada del programa creado por los hermanos Matt y Ross Duffer. Por eso, la historieta arranca con Will enfrentando al monstruoso Demogorgon en el pequeño cobertizo de su casa, justo antes de dar el salto interdimensional al Otro Lado, definido por Jody Hauser como “una imposible parodia oscura de nuestro propio mundo”.

El reino de la nostalgia

Puesta en valor de la cultura nerd, rescate emotivo de los iconos clásicos del cine hollywoodense de ciencia ficción de los 80, Stranger Things funciona como recupero del inconsciente colectivo juvenil de aquellos años. Tres ingredientes del cóctel que han hecho de Stranger Things uno de los hitos mediáticos más importantes de la actualidad. Y que la historieta planea replicar apelando a referencias surgidas del soporte papel.

Formalmente hasta donde se sabe, el cómic pondrá en juego recursos de la metaficción apoyados en la imaginería gráfica de los afiches cinematográficos de la época, la estética de las muy populares novelas de bolsillo, ciertos mecanismos de los juegos de rol y guiños a los cómics de la época, incluidos los X-Men y los New Teen Titans, protagonistas de los viajes interdimensionales más importantes del género superheroico ochentoso.

Resultado de imagen para stranger things comic

“Dark Horse le dará a los fanáticos una oportunidad de explorar el misterioso mundo que late en el condado de Hawkins, Indiana, y sus habitantes conocidos y por conocer”, anunció la editorial mediante un comunicado de prensa que adelantaba la aparición de nuevos cómics y la creación de una línea de novelas gráficas para adultos jóvenes, todo para el año que viene.

Extraña precuela

Cuando la tercera temporada de Stranger Things llegue a Netflix en 2019, Penguin Random House distribuirá en las librerías de todo Estados Unidos la precuela más esperada. Escrita por Gwenda Bond, autora de best-sellers infanto-juveniles, la novela cuyo título se mantiene en secreto develará qué pasaba en el pueblo entre los 60 y 70. “Está protagonizada por Terry Ives, la madre de Once (el personaje más importante de la franquicia) y cuenta su relación con el programa MKUltra y los experimentos que se llevaban a cabo en el condado”, adelantó Bond.

Gwenda Bond, la autora de best-sellers infanto-juveniles es la escritora de la precuela de Stranger Things
Gwenda Bond, la autora de best-sellers infanto-juveniles es la escritora de la precuela de Stranger Things

De acuerdo con la serie, Terry (interpretada por Aimee Mullins) había trabajado como conejillo de indias para el Laboratorio Nacional de Hawkins, consumiendo drogas que expandieran los límites de la mente antes de quedar embarazada de una niña: Jane, la futura joven con poderes psíquicos que conocemos como Once. Para Bond, después de leer el libro aprenderemos “a conocer y a querer a Terry de un modo completamente distinto. Estoy segura”.

Del cómic a la pantalla (y viceversa)

La relación de Netflix con los cómics viene de lejos. Apostó y acertó con los personajes de Marvel. Se sumó a la onda del manga/animé con Death Note y Midnight Dinner: Tokio Stories; y le fue muy bien (tanto, que ya preparó sus propias versiones de Caballeros del ZodíacoUltraman y Devilman). Por eso, ni corta ni perezosa, cuando Disney anunció que mudaría todas sus producciones (incluyendo la línea Marvel) a su futura plataforma de streaming, Netflix se compró su propia línea de cómics.

Popularmente conocida como Millarworld, se trata de un universo de superhéroes y aventureros que incluye tres licencias ya probadas (y comercialmente aprobadas) en la pantalla grande: Kick-AssKingsman y Wanted. Todas ellas fruto de la mente del guionista Mark Millar, que ahora funciona como responsable creativo de esta isla multimediática dentro de Netflix. “Ver una serie o una película basada en tus personajes cada cuatro o cinco años es muy excitante. Pero verlas desarrollarse todas a la vez; y con tanto talento involucrado es mucho más de lo que podía imaginar”, declaró Millar antes de presentarse en la Comic-Con de San Diego.

Lo que llegará a las pantallas de Netflix a partir del año que viene incluye a Jupiter’s Legacy, una épica superheroica multigeneracional; American Jesus, la reencarnación de Jesús en el cuerpo de un chico de 12 años; Queen Emporia, la vida de la esposa del peor dictador de la galaxia; Huck, punto de contacto entre Superman, Huckleberry Finn y Forrest Gump; y Sharkey the Bounty Hunter, un cazador de recompensas del espacio exterior.

Para más adelante quedará la adaptación de The Magic Order, cinco familias de magos que protegen al mundo de los monstruos lovecraftianos, mientras un grupo cuasi mafioso de hechiceros intenta asesinarlos. Publicado el mes pasado en los Estados Unidos, este primer cómic producido por Netflix (junto con la editorial Image) se convirtió en el título debut más vendido de los últimos 20 años.

Fuente: La Nación – Fernando García