Woody Allen demanda a Amazon por 68 millones de dólares

El director le exige una compensación al estudio por negarse a cumplir sus compromisos como productor y distribuidor de sus películas Fuente: Archivo

2869687w1000

Woody Allen inició una demanda por 68 milliones de dólares contra la plataforma de streaming de Amazon , alegando que el estudio renegó de un acuerdo firmado para producir y distribuir múltiples proyectos en base a “una denuncia sin fundamentos de 25 años atrás”.

Esa denuncia a la que hace referencia el documento legal que los representantes de Allen presentaron hoy en una corte de Nueva York es la que realizó su hija Dylan Farrow, quien asegura que el director abusó de ella cuando era niña. Absuelto por la justicia en su momento, la denuncia resurgió en 2016 cuando Ronan Farrow, hijo de Allen y Mia Farrow publicó una columna al respecto en la revista Hollywood Reporter, uno de los primeros pasos de lo que luego sería el movimiento #metoo.

Según Allen, después de que su nombre volviera a aparecer en los medios en relación con el supuesto abuso, Amazon se negó a distribuir su última película, A Rainy Day in New York, aunque ya fue terminada hace más de seis meses, y tampoco producirá otros tres films que formaban parte del acuerdo firmado entre el cineasta y el estudio en 2014.

El desastroso y contencioso final de la sociedad entre uno de los directores más emblemáticos del cine estadounidense de las últimos 40 años y la primera plataforma de streaming que tuvo ambiciones de integrarse al sistema de estudio de Hollywood, comenzó como una gran noticia para todas las partes involucradas. Por un lado, Allen se aseguraba un productor y distribuidor para sus películas que le garantizaba pagos que podían ascender hasta 73 millones de dólares, al tiempo que Amazon conseguía una serie (Crisis in Six Scenes) y al menos cuatro films del director, además del prestigio que tenerlo entre sus filas significaba en aquel momento.

Casi cinco años después, y con una industria del entretenimiento por siempre modificaba por las denuncias de acoso, abuso y violación contra algunos de sus integrantes más poderosos como Harvey Weinstein, el director Brett Ratner, Louis C.K. y Kevin Spacey, entre otros, ser el distribuidor y productor de Woody Allen cambió completamente de signo y sentido.

La demanda del director contra Amazon detalla que el estudio intentó terminar el acuerdo entre las partes en junio de 2018 arguyendo como excusa las acusaciones de Dylan Farrow que, según el documento legal, no solo “carecen de fundamente sino que ya era conocidas por Amazon y el público en general antes de que se firmaran los contratos entre la plataforma de streaming y el director”. Además, Allen asegura que “siguiendo el acuerdo, financió él mismo A Rainy Day in New York,contando con los futuros pagos de Amazon” pero esos pagos “nunca fueron concretados”.

Selena Gomez junto a Allen en el rodaje de A Rainy Day in New York Fuente: Archivo

La película que protagonizan Timothée Chalamet y Selena Gomez-ambos dijeron estar arrepentidos de haber participado del film y donaron sus salarios – cuenta la historia de una pareja joven de visita en Nueva York y el vínculo romántico entre un hombre adulto ( Jude Law ) y una joven de 15 años ( Elle Fanning ). Un punto que, a la luz del resurgimiento de las acusaciones de Farrow, probablemente haya inclinado la balanza de Amazon para no autorizar su estreno.

“A pesar de los repetidos pedidos del demandante, los demandados no pudieron demostrar que hubiese alguna clausula en los acuerdos de Allen con Amazon para terminarlos y, de hecho, esas clausulas no existen. En resumen, después de que los demandados usaran al señor Allen para promover y construir Amazon Studios como un estudio de cine propiamente dicho, lo desecharon, rechazaron los acuerdos y se negaron a cumplir con sus compromisos con él”, dice la demanda que acaba de sacudir a la industria audiovisual casi tanto como en 2014.

Fuente: La Nacion,  Natalia Trzenko