Crucigrama: Compartir

¡Me gusta! - Por Norberto Tallón, especial para DiariodeCultura.com.ar.

El Diccionario de la Real Academia define en su expresión más amplia a “Sociedad” como “Conjunto de personas, pueblos o naciones que conviven bajo normas comunes” y al vocablo “Compartir”, en su segunda acepción, “Participar en algo”.

Dos puntos de partida. El primero referido a ese núcleo que comenzó a ser desde que un hombre se encontró con otro (¿Adán y Eva?) y fue mutando, progresando, tomando caracteres propios y distintos, en la mayoría de los casos, entre ellos.

La sociedad. La nación/ciudad/personas nucleadas por algo particular, pero con algo básico: normalmente se conocen y tienen una existencia visible.

Sin duda, la conexión a través de cualquiera de esas formas constituye una red social o redes sociales, según su expansión.

En estos tiempos, esas redes sociales pueden explicarse como sitios de internet integrados por comunidades de individuos que comparten intereses y/o actividades.

Puede iniciarse ese compartir, ya instalado en el primer párrafo, en el parentesco, amistad, trabajo, hobbies. Pero, la gran diferencia, es que pueden (en un gran porcentaje sucede), no conocerse y, además, salvo para su entorno o por su conocimiento público, no existe una seguridad que todos posean una “existencia real”.

¿Qué se está manejando de manera conjunta? Información de cualquier tipo (Desde: “¡Hola, acabo de despertarme!”, hasta la noticia más trascendente del mundo) con todas y cada una de los millones de posibilidades intermedias entre semejantes ejemplos.

Hoy las redes sociales, además de su generalización en cantidad, participantes e influencia, son un elemento insoslayable en el quehacer cotidiano y, también, una referencia como en otra época lo fueron otros medios de comunicación, porque en definitiva eso es lo que son. Su generalización ha llevado al mundo al estado de la “Aldea Global” que predijo Marshall McLuhan, allá por fines de los 60.

Alguna estimación seria indica que su germen se encuentra en 1995, cuando el estadounidense Randy Conrads creó “classmates.com” para que pudieran reencontrarse antiguos conocidos. Luego “MySpace”, “Tribe”, la versión definitiva de Twitter y Facebook, llegaron en español y marcaron la línea de partida para algo que podrá tener cambios, pero no parece dejen de crecer e incluso reemplazar a otros sistemas tradicionales como, en parte, ya ha ocurrido.

En estos días Facebook, YouTube, Whatsapp, QQ, WeChat, Qzone629, Linkedin, Weibo400, Instagram, Google y Twitter contienen a la mayor cantidad de usuarios, que a su vez suelen estar integrados a más de una de ellas.

La intención de lo que aquí se contó, ya conocido, fue no solo destacar su actual importancia, sino el futuro que sigue construyéndose desde su presente.

Si los seres humanos en el planeta comparten, y ojalá lo hagan, todas las maneras y objetivos… ¡Me gusta!

Norberto Tallón
@betotallon