Crucigrama: El Teatro de Liniers

Un espacio de la cultura - Por Norberto Tallón, especial para DiariodeCultura.com.ar.

Teatro 01
Teatro 02
teatro 03
Teatro 04
Teatro 05
Teatro 06
Teatro 07
Teatro 08
Teatro 10
Teatro 09
Teatro 11
Teatro 13
Teatro 14

Este domingo se cumple un año más, desde aquel 22 de abril de 1951, cuando en las entonces Barragán y Gaona (hoy Álvarez Jonte y Reservistas Argentinos) del barrio de Liniers, se inauguró el estadio de cemento del Club Atlético Vélez Sarsfield. Para la anécdota el local venció a Huracán por 2 a 0.

Allá por 1943 esa institución se encontraba en Segunda División y sin cancha y obtuvo la concesión, por parte del ferrocarril, del pantano del Maldonado. Terrenos anegadizos considerados irrecuperables, salvo para un señor llamado Amalfitani y sus colaboradores.

Pasaron dos años para que el relleno resultará satisfactorio y entonces se levantaron las tribunas de madera del viejo Fortín de Villa Luro (Basualdo y Ulrico Schmidell). En el 47 se coloco la Piedra Fundamental de lo que se pretendía encarar: reemplazar la “histórica madera” por cemento.

Con el correr del tiempo, la hoy Platea Norte era la única de madera que quedaba y en un amistoso frente al brasileño Santos, que lideraba Pelé, 6 de diciembre de 1968, otro estreno velezano: la mejor iluminación de América en campos deportivos. Proyecto hecho realidad contemplando el tipo y potencia necesaria, más de una década antes, para la transmisión por televisión a color. También, solo estadística; igualaron 1 a 1, ambos goles de penal (Daniel Willington y Pelé).

Luego de su muerte, surgió el justo homenaje al impulsor pionero de lo que ahora lleva la dirección de Av. Juan B. Justo 9200. Ese debía, y obviamente lo es, el Estadio José Amalfitani, nadie más que “Don Pepe” merecía que así fuera.

Para el Mundial de Fútbol de 1978, se decidió que fuera una de las sub-sedes y permaneció cerrado durante casi dos años para su adecuación. Por entonces, ya se había agregado al “original” la platea Norte de cemento y una superior. Las obras que culminaron con lo que hoy se conoce fueron la platea alta Sur y una amplia remodelación de vestuarios, camarines, zonas de precalentamiento y recuperación, palcos de prensa, etc.

El transcurso del tiempo y los cambios en la utilización de espacios, ubicación y detalles, hicieron que llegaran algo más que jugadores de fútbol a realizar su trabajo en él: recitales de música con los más grandes y la injusticia de olvidar muchos nombres al citar éstos: Queen, Joan Manuel Serrat, Mercedes Sosa, Milton Nascimento, Foo Fighters, León Gieco, Shakira, Luis Miguel, Kiss, Bon Jovi, Maná y sigue la lista.

A los conciertos se sumó un largo período con la disputa de los Test-Matchs de los “Pumas”, el seleccionado argentino de rugby y, actualmente, tiene su localía un equipo argentino que compite internacionalmente con la “ovalada”. El boxeo se agregó y, sin duda, lo más destacable en ese plano fue la defensa del título mundial por parte de Sergio “Maravilla” Martínez y actos políticos. No hay que olvidar un Mundial Sub 16 y otro Sub-20.

El concepto de la gente acerca de comodidades, visión inmejorable para todos los acontecimientos, accesos de ingreso y egreso lo hicieron identificar como “El Teatro de Liniers”. Esto es el ahora, cuando ya casi nadie recuerda aquel doble par de torres lindantes a la tribuna Sur y El Teatro tiene la magia de un telón imaginario capaz de presentar lo mejor y abarcar casi todo en el significado del vocablo “Cultura”, que de esto se trató.

Norberto Tallón
@betotallon