Crucigrama: Quiero

Algunas semanas después… - Por Norberto Tallón, especial para DiariodeCultura.com.ar.

s1
s2
s3
s4
s5
s6
s7
s8
s9
s10

Al querido Juan Sasturain, que con su libro me impulsó a lo que sigue.

… de la final de Rusia 2018, con la pausa para reflexionar sobre distintos asuntos propios y aledaños al seleccionado nacional, con la cierta tranquilidad que otorga no estar pendiente ni “en reacción”, según pique o vuele la pelota…

Un tiempo, casi imprescindible, para que uno pueda expresar un quiero…

Quiero escribir que no entiendo porque el fútbol argentino se sigue manejando de esta manera, hasta inventar la más bizarra Superliga del planeta, tampoco cómo dirigentes que, se suponía, venían a “cambiar la historia”, contratan sin entrar en otro tipo de calificativos, a un director técnico, entrenador, seleccionador “inferior”, que claramente no da (ni antes, durante y después) la talla para la función. Esto lo expresé con insistencia en mi Twitter ante la sola mención, hace muchos meses, de que podía ser contratado.

Quiero decir que no ha sido seria, por lo sabido, la cifra de un contrato de cuantía por semejante personaje y, mucho menos, las vueltas posteriores. Si convinieron caro, había que hacerse responsables, sacar el dinero de propios bolsillos y darle un rápido, muy rápido adiós al susodicho. No debió volver a pisar el país estando, todavía, en el cargo.

Ojalá le vaya bien, pero con la soberbia y otros episodios trascendidos, más la ineptitud demostrada, no será fácil. En Chile ya no tiene la aprovechable “herencia Bielsa”.

Quiero, sin indignarme, hablar de muchos cronistas especializados (No todos porque como señala el “Negro” Dolina “toda generalización es injusta, incluso ésta”). Primero de aquellos que cada cinco minutos, según para dónde vaya el partido, cambian de opinión… ¡Y es más! ¡Explican lo inexplicable! Segundo, los que se manejan elogiando lo que es su forma de “ver” el fútbol, “consagrando” a DT’s y jugadores de la misma categoría ya citada: “inferiores”, tratando que se crea estar ante los más grandes el mundo y dejando escapar un tufillo que lo hacen, digamos, por “quedar bien” con alguien. Tercero y es básicamente uno aunque en algún punto tuvo compañía, que no voy a nombrar porque se lo “reprocharé” personalmente en cuanto pueda, que se pasó el torneo atacando a los jugadores, sobre todo, a los indudablemente “superiores” y no a los que fueron porque el “Pelado JS” no entendía, entiende, ni entenderá nada, y la impresión es que con ellos estaba todo bien.

Había una “sensación” diaria como si hubiera sentimientos, tal vez envidia con Messi, más allá de jugar bien, mejor o peor, por ser lo que es y con Javier Mascherano, el tipo que se puso todo al hombro, no menos de dos mundiales, y demostró su categoría y ¿por alguna bronca particular? acusarlo de todos los males (Al pie de esta columna hay un video, dos minutos y algo de Pep Guardiola que “cierran” cualquier boca que pueda objetar a “Masche”).

Quiero recordar que viene el futuro y necesita un “intachable” a cargo (En mi criterio que, tal vez, no compartan muchos, ¿Por qué no “Masche”?). Que no sea “negociable” ni para los clubes, ni los representantes, que sea el seleccionador pleno que nos deben y jueguen los que elija a “su equipo”, que les haga cantar el himno con letra.

Quiero preguntar que le ven a… Se me terminó el espacio.   

Norberto Tallón

@betotallon

p