Crucigrama: Serú

Solo, Serú - Por Norberto Tallón, especial para DiariodeCultura.com.ar.

s1
s2
s3
s4
s5
s6
s7
s8
s9
s10

Buzios (Brasil). Fines de 1977, comienzos de 1978.

Charly García venía de los sucesos de Sui Generis y La Máquina de Hacer Pájaros, con ese intermedio que fue PorSuiGieco. David Lebón, llegaba después de integrar Pappo’s Blues, La Pesada del Rock and Roll comandada por Billy Bond, Color Humano, Pescado Rabioso, Polifemo y algún otro grupo más…

Los dos estaban en ese tiempo y ese lugar con la intención de componer material para un nuevo trabajo discográfico.

Un par de meses después, Charly, ya en Buenos Aires para cerrar un contrato, en un boliche “compra” el talento del bajista… Pedro Aznar, un “chico” que desde muy chico estuvo en Madre Atómica y Alas. Faltaba una batería y, quizás, no había que pensar mucho. Moro (Oscar), desde Los Gatos, legendarios y pioneros del género, había tocado con “casi” todos.

Lo que se firmó aquella noche solo tuvo un disco. Era Billy Bond and The Jets. Bond se bajó y los Jets se convirtieron en Serú Girán, que no quiere decir nada pero… ¡Qué bien que ha sonado y suena desde las grabaciones!.

Tocaron en un barco anclado en el río y el 28 de julio de 1978 debutaron en el mítico Luna Park, con muchos problemas de sonido, en el Festival de la Fundación de la Genética Humana, con León Gieco, Nito Mestre y Pastoral. Con el nombre del grupo editaron el primer disco y tuvo buena recepción de la crítica del “palo”. Hacia fin de año inauguran Obras, que será el “lugar”. Esta vez público y prensa no fueron benévolos, sin notar la “dirección” del camino.

En 1979 apareció “La grasa de las capitales”, con un cambio un poco en lo temático, algo en lo sonoro y los lanzó a una popularidad que no tendría regreso. Hubo rumores de ruptura que una gira desmintió y el 80 trajo “Bicicleta” y el éxito ya no tenía límites. Después de presentar el disco, obvio en Obras, también se presentaron en el Monterrey Jazz Festival en Río de Janeiro. Sirvió para la difusión exterior y allí se conocieron Pedro y Pat Metheny. En septiembre hicieron dos recitales con Spinetta Jade (Un lujo) y el 30 de diciembre en La Rural en un recital gratuito organizado por ATC con más de 60.000 personas.

1981 fue el tiempo de “Peperina”, el cuarto álbum (todavía era vinilo), y otro recital en el estadio de Avenida del Libertador. Actuaron también en diciembre en el Coliseo. El nuevo año, el 82, comenzó con la noticia de que Aznar era convocado por Metheny para integrar su banda (Luego de una curiosa “audición telefónica”). Este hecho marcaría el final de la banda. Hubo una despedida con dos conciertos “a full” en todos los sentidos. Y también un disco, que solo tenía dos canciones originales y versiones en vivo de clásicos: “No llores por mí, Argentina”.

Volvieron en 1991. Córdoba, Rosario, Montevideo y el Monumental de River Plate. Después de los llenos totales: adhesiones y reproches. También algunos discos con versiones no editadas y, naturalmente, recopilaciones. La muerte de Oscar Moro, en 2006, cerró definitivamente la puerta a cualquier retorno. Casi desde el comienzo se habló, por los integrantes, de una Superbanda, asimismo los llamaron los “Beatles argentinos”.

Pero son, porque siguen siendo, Serú, solo Serú.

Norberto Tallón

@betotallon