Historias de Buenos Aires

CALLES CON NOMBRES DE MUJERES (6) - CAROLINA ELENA LORENZINI: LA "AVIADORA GAUCHA” ADELANTADA EN LA LUCHA DE LA MUJER POR OCUPAR UN LUGAR EN LA SOCIEDAD JUNTO AL HOMBRE. Por María Lorena Belotti, especial para DiariodeCultura.com.ar.

Muchos de los que pasean por el rincón urbano de Puerto Madero se preguntarán quiénes fueron las mujeres que dan nombre a sus calles. Es menester recordar que en 1995 la licenciada Leticia Maronese, presentó una denuncia acerca de la actitud discriminatoria respecto del género femenino en la asignación de nombres de las calles porteñas. De ahí, que se haya revisado el tema y que el barrio se vea poblado de calles que responden a mujeres talentosas, comprometidas y luchadoras, que enorgullecen al género. Por fin, la mujer se abrió camino en Buenos Aires y hoy es el turno de contarles la historia de Carolina Elena Lorenzini.

Nació el 15 de agosto de 1899 en la actual localidad de Alejandro Korn, en la Provincia de Buenos Aires. La “aviadora gaucha” era muy querida por el pueblo, el cual ella visitaba con cierta asiduidad con su avión. Fue una adelantada en la lucha de la mujer por ocupar un lugar en la sociedad junto al hombre. Carola, como le decían, tenía una manera de ser mujer en la Argentina de los años `30 y principios de los `40, que la distinguía.

Además de aviadora, era atleta, jinete, jugadora de tenis, lanzadora de jabalina. Pero, también, se la recuerda como una mujer de pueblo. Esta hija de inmigrantes era incapaz de aceptar las diferencias sociales.

El 13 de noviembre de 1935 se transformó en la primera mujer que cruzó por aire el Río de la Plata. Con su avión Fleet 51 y sin brújula, Carola aterrizó en terrenos cercanos a Carmelo.

Había comenzado su carrera de aviadora poco antes, en el año 1931, cuando fue aceptada en el Aèro Club Argentino, cuando la aviación era categóricamente masculina. Dos años más tarde obtuvo su carnet de piloto civil. Pero su gran pasión fue la acrobacia…

Junto a su maestro Santiago Germano, formó un dúo de aviadores acróbatas que ofreció espectáculos en Argentina, Brasil y Uruguay.

En 1939 la Revista Vosotras la destacó como una de las ocho mujeres del año y en 1940, al lograr unir las catorce provincias argentinas de ese entonces, llegó a la tapa de la revista deportiva de la editorial Atlántida, El Gráfico.

El 23 de noviembre de 1941 todo el país se conmovió ante la muerte trágica de Carola Lorenzini. Dado que por lazos familiares y amistosos estuvo vinculada con algunas comunidades pampeanas, entre ellas la de General Acha, allí se sintió con mucho dolor la noticia de su trágico fin, ocurrido en el aeródromo de Morón.

Lorenzini era experta en el ‘looping’ invertido, especie de voltereta en la que se desafía la gravedad. Esta vez el looping invertido fue desbaratado por la muerte.

El 24 de noviembre de 2001 el Correo Central Argentino lanzó una serie de estampillas que homenajean a dos pioneros de la aviación en la Argentina: junto al piloto de origen francés Jean Mermoz, se recuerda a la entrañable Carola Lorenzini.