10 enormes beneficios para los padres de jugar con sus hijos

Al menos 15 minutos al día. Los chicos no son a los únicos que les hace bien. Enterate cuáles son los aportes para los adultos.

_iF07aAh5_1256x620__1

La gran mayoría de los padres cree – así lo indican diversas encuestas que se han realizado en los últimos años- que jugar con sus hijos es más importante para los menores que para ellos mismos. Pero, en realidad, el beneficio también es vital para los progenitores.

Contrarrestar tensiones, mejorar la resiliencia, aumentar la motivación y descubrir talento son algunas de las consecuencias positivas que esta práctica desencadena en los adultos. Parece que compartir, al menos 15 minutos diarios de juego con los niños puede desencadenar efectos tan deseables como la más provechosa sesión de coaching.

Contrarrestar tensiones, mejorar la resiliencia, aumentar la motivación y descubrir talento son algunas de las consecuencias positivas que esta práctica desencadena en los adultos

Alicia Bandera

PSICÓLOGA

“Todavía los adultos seguimos creyendo que jugar juntos es más importante para los niños que para nosotros como padres. Aun son pocos los que conocen verdaderamente las oportunidades que sus hijos les brindan cuando juegan con ellos”, comenta la psicóloga Alicia Bandera, que además comparte un decálogo sobre la importancia de esta práctica para los adultos.

1- Facilita y potencia el recuerdo

Son los momentos cargados de significación, los que más impactan sobre la memoria. “El cerebro aprende y recuerda porque se emociona”, comenta Bandera. Además, ayuda a grabar experiencias positivas no solo en los padres, también en los hijos, lo que fomenta los vínculos personales.

2- Estrecha lazos con los hijos

Sobre todo, cuando el niño es pequeño, el tiempo para conectar con ellos se basa en experiencias lúdicas. “Es ahí donde se pueden observar sus logros y progresos”, comparte Alicia que asegura que se puede descubrir talento a través del juego. “Nacerán también motivaciones a través de esta actividad”, añade.

Cuando el niño es pequeño, el tiempo para conectar con ellos se basa en experiencias lúdicas.

Cuando el niño es pequeño, el tiempo para conectar con ellos se basa en experiencias lúdicas.

3- Revela la verdadera personalidad

La posibilidad que aporta el juego de ser quien realmente se quiera ayuda a redescubrir facetas y capacidades quizá olvidadas en la vida adulta. “Déjate llevar, baja la guardia, olvida la vergüenza y obsérvate a ti mismo y lo que eres capaz de hacer y decir”, propone la especialista.

4. Potencia la flexibilidad

Entrar en el universo infantil contribuye a romper con estereotipos y estructuras estandarizadas. “Los niños ayudan a tener otra perspectiva ante la vida y ante las personas”, dice la psicóloga. Reflexionar desde la visión de los infantes permite afrontar dilemas morales y romper con perspectivas limitantes.

Incluso, subraya la experta, “a través del juego es posible cambiar los ‘peros’, utilizados de forma frecuente por un ‘y’”. Esto supone dar un giro a las excusas y hacer el discurso más inclusivo.

Jugar con los niños

Jugar con los niños

5- Mejora la armonía familiar

Pasar tiempo con los hijos contrarresta algunas situaciones difíciles del día a día. “Se establece una relación más amable que suaviza posible tensiones familiares”. Tan importante es el tiempo de juego, que los expertos recomiendan dedicarle como mínimo 15 minutos al día. Asimismo, Alicia advierte: “Nunca hay que castigar sin juego ni sin lectura”.

6- Reduce el estrés

Centrarse en el momento presente y en la experiencia satisfactoria del juego ayuda a liberar del peso de las responsabilidades. Lo ideal es silenciar y apartarse de cualquier dispositivo electrónico que conecte con compromisos y obligaciones. “A través de esta experiencia se genera dopamina, que también interviene en la motivación, además de en el placer”, revela Bandera.

Centrarse en el momento presente y en la experiencia satisfactoria del juego ayuda a liberar del peso de las responsabilidades.

Centrarse en el momento presente y en la experiencia satisfactoria del juego ayuda a liberar del peso de las responsabilidades.

7- Más control sobre las emociones

Los niños gestionan el tiempo de forma diferente. En ocasiones más lento, porque están en una etapa de descubrimiento y necesitan más espacio para desarrollar sus rutinas. Otras, frenético impulsado por sus emociones. Como cuenta la psicóloga: “Esto permite entrenar la paciencia en un ambiente positivo, donde no hay prisas”.

8- Aumenta la vitalidad

La energía de los más pequeños es contagiosa, literalmente.Además de la sensación de placer que se genera cuando se juega, se comparte la alegría y vitalidad que desprenden los niños. “Esta dosis de energía, posiblemente no se viva de manera tan intensa en otras etapas de la vida”, indica Alicia.

9- Abre la mente

 El universo de los niños es más imaginativo. Gracias a ello se pueden descubrir nuevas realidades y generar nuevas ideas. “Su lógica más creativa puede ayudar a resolver problemas cotidianos e incluso laborales”, menciona Bandera.

El universo de los niños es más imaginativo. Gracias a ello se pueden descubrir nuevas realidades y generar nuevas ideas.

El universo de los niños es más imaginativo. Gracias a ello se pueden descubrir nuevas realidades y generar nuevas ideas.

10. Muestra la mejor versión de uno mismo

Los plazos y una agenda frenética condicionan la forma de vida contemporánea. Vivimos deprisa y muchas veces esto obliga a dejar de lado actividades que realmente deseamos. “Tus hijos te dan la posibilidad de vivir intensamente momentos de felicidad y ellos te ayudarán a sacar lo mejor de ti cuando jueguen juntos”, desvela la experta.

Fuente: La Vanguardia