Avanza el “modelo Netflix” de las universidades, que promete educación de calidad on demand

Los principales centros de formación del mundo ofrecen cursos para estudiantes de cualquier país. Las clases son gratuitas y sólo se paga por la acreditación. En la Argentina también están experimentando con nuevas formas de enseñanza online.

1RZfXReV__1256x620__1

Todo parece haber cambiado desde que la palabra “plataforma” se incorporó a nuestro vocabulario. Al cine lo fuimos reemplazando por “plataformas” como Netflix; a la música la escuchamos en Spotify o similares; el equivalente a un taxi se puede pedir por Uber; la comida en otra “plataforma” y la trae un joven en bicicleta; y así sucesivamente. La combinación entre Internet masivo con celulares “inteligentes” hizo posible que un grupo de desarrolladores de softwares con nutridas campañas de marketing a escala global pusieran en jaque a sólidas industrias locales construidas ladrillo por ladrillo durante años. ¿Pasará lo mismo con las universidades?

Nadie lo sabe, pero avanzan en el mundo poderosas plataformas que buscan acercar profesores y carreras de las universidades más prestigiosas del mundo con un público masivo de estudiantes que viven en cualquier rincón del planeta y demandan capacitación de calidad. Otra vez: la combinación de buena tecnología -en este caso, para el aprendizaje online- con contenido buscado por cierta audiencia.

A estas plataformas se las conoce como Moocs, por sus siglas en inglés Massive Open Online Course (cursos online masivos y abiertos). Hay unas cuantas, aunque picaron en punta a nivel global EdX -creada en conjunto por el Instituto Tecnológico de Massachussets (MTI) y la universidad de Harvard-, y Coursera, desarrollada por investigadores de la universidad de Standford. Cientos de miles de estudiantes ya se están formando en esos espacios virtuales habilitados por las universidades líderes, y crece el debate: ¿Será esta la forma que tendrá la formación universitaria en los próximos años? ¿Para qué tanto gasto en infraestructura y enormes campus si lo mismo se puede resolver a distancia, desde el celular o la computadora?

“No cualquiera puede participar. Te someten a un análisis muy riguroso. Y quedamos en un pequeño grupo de universidades que fuimos aceptadas”.

Cecilia Cravero. Directora del Campus Virtual de la Universidad Nacional de Córdoba.

La última tendencia en los Moocs son los “micromasters”, algo así como “pedazos” o módulos de una carrera con los que se puede acreditar conocimientos, tanto sea para seguir estudios en otra universidad o para aspirar a un empleo. Los micromasters son gratuitos, pero el estudiante paga por la acreditación (el título) a razón de unos 50 dólares, una vez aprobados los exámenes.

Los examenes se rinden de la misma manera en que se cursa: online. Las plataformas tienen una tecnología especial (a través de videocámara y reconocimiento facial) que es capaz de garantizar que el alumno que rinde el examen es el que dice ser.

El fenómeno que desata los Moocs también está llegando a la Argentina. Y no sólo porque son miles los argentinos que, desde cualquier rincón del país, estudian cursos de las universidades líderes del mundo, sino porque las universidades locales también están experimentando con esta nueva forma de enseñanza. No sea cosa…

La Universidad Nacional de Córdoba, por ejemplo, es la primera que se sumó a EdX. Ofrece allí cursos en los cuales ya participaron unos 12 mil alumnos de 84 países y prepara sus primeros micromasters. La Universidad de Buenos Aires (UBA) apuesta al desarrollo de una plataforma propia de experimentación. Las universidades privadas suelen estar asociadas a alguna plataforma, también privada. Y desde el Ministerio de Educación avanzan en el desarrollo de una plataforma propia, que reúna la oferta educativa de las universidades nacionales, aunque el desarrollo todavía es muy incipiente, pudo saber Clarín.

La enseñanza abierta y masiva no es una novedad para la UBA. Trabajamos siempre con la masividad y resguardando la calidad académica”.

Angeles SoleticDirectora. Centro Innovación en Tecnología y Pedagogía (Citep), UBA.

“No cualquier universidad puede participar en EdX. Ellos te someten a un análisis muy riguroso, y nosotros quedamos en un pequeño grupo muy selecto de universidades que fuimos aceptadas. Es un honor estar ahí. La plataforma es fácil de usar para estudiantes y profesores, y nos da información estadística para el seguimiento de cada alumno muy bien elaborada”, dice Cecilia Cravero, directora del Campus Virtual de la UNC. Explica que las clases en EdX tienen que estar siempre subtituladas en inglés, para que puedan seguirse en todo el mundo.

Pero Angeles Soletic, directora del Centro de Innovación en Tecnología y Pedagogía (Citep) de la UBA, tiene otra visión. “El desarrollo de propuestas de enseñanza abiertas y masivas no es una novedad para la UBA. Nosotros trabajamos siempre con la masividad y resguardando la calidad académica. Hace años trabajamos en experiencias masivas a distancia, como UBA XXI, con decenas de miles de estudiantes. Las propuestas de Mooc aparecen en instituciones con públicos muy cerrados”, dice, en referencia a universidades como Harvard o MTI.

Soletic cuenta que la UBA desde 2008 está trabajando no solo en los cursos abiertos sino en nuevas “estrategias didácticas” para la enseñanza online. Y que en los últimos años vienen avanzando con la experimentación con “transmedia” (narrativas que apelan a diferentes formatos mediáticos), orientados a estudiantes de secundaria de los últimos años y universitarios de los primeros, donde se concentran los principales déficits de aprendizajes. En 2016 crearon el curso “36 coronas” sobre pensamiento matemático y ahora están por lanzar “Ultimatum”, para comprensión de textos.

Soletic critica plataformas como EdX o Coursera, a las que caracteriza como “estrategias de marketing”. Desconfía de la política de datos que tienen. Para Cravero, “estamos en una época en la que no podemos dejar de participar de los avances más importantes porque nos van a robar los datos. Es una cuestión de criterios”.

Entrevista a Anant Agarwal, fundador de EdX, la plataforma del MIT y Harvard

“Podemos ayudar a las facultades a tener mayor alcance con menor costo”

Agarwal. En las oficinas de EdX, ubicadas a pocas cuadras del MIT.

Agarwal. En las oficinas de EdX, ubicadas a pocas cuadras del MIT.

Quien alguna vez haya visitado Boston sabrá que del lado de Cambridge están las universidades. Hacia un lado el célebre Masschusetts Institute of Technology (MIT) -donde experimentan con las últimas tecnologías-, del otro la prestigiosa Harvard. En el medio están las oficinas de EdX, la plataforma de educación online creada en conjunto por esas dos instituciones. El cofundador y su CEO es Anant Agarwal, un profesor de ingeniería eléctrica y ciencias de la computación del MIT de origen indio, que acaba de ganar un importante premio global por esta creación. Agarwal habló con Clarín.

– ¿Usted cree que plataformas como EdX van a reemplazar a las universidades tradicionales?

– No. Creo que las universidades tradicionales van a tener que dar cursos online y plataformas como EdX las van a ayudar.

– Hay muchos estudiantes y profesores que se resisten a dar clases online. ¿Qué puede decirles?

– Es verdad que en el pasado la educación online no tenía calidad. Era de muy baja calidad. Pero ahora participan universidades de la más alta calidad, como Harvard y MTI, entre otras. Ahora, la situación es muy diferente.

– En la Argentina, algunos creen que tiene que haber una plataforma para todas las universidades nacionales. ¿Le parece una buena idea?

– Sí. Muchos países desarrollaron una plataforma nacional, y muchos usan EdX, a través de un servicio especial que brindamos. Por ejemplo, el gobierno de Francia. También países como Rusia, China, Hong Kong, Corea, Japón desarrollaron una plataforma nacional. El gobierno argentino también puede lanzar su propia plataforma. Y lo podría hacer mañana mismo si usara EdX. Además, cualquier universidad nacional argentina puede ofrecer sus cursos, como ya lo hace la Universidad Nacional de Córdoba. Ahora estamos buscando asociarnos con al menos dos o tres universidades argentinas más. Tenemos muchos estudiantes argentinos: ya se han registrado más de 125.000.

– ¿Por que ofrecen la plataforma gratis? ¿Cuál es el negocio?

– Porque no tenemos fines de lucro, estamos para ayudar. Es nuestra misión.

– En la Argentina, la formación universitaria ya es masiva y gratuita. ¿Tendrán igual impacto estas plataformas?

– Es cierto que la universidad es gratis para los estudiantes en países como la Argentina. Pero el Estado está invirtiendo mucho dinero. Y en muchos países la calidad no es buena. Si un Estado pone mucha plata tendría que obtener buena calidad. Nosotros podemos ayudar a levantar el nivel y el acceso, al menor costo. Hoy un buen título de ciencias de la computación en los Estados Unidos cuesta unos 45.000 dólares. En EdX ya se puede obtener por 10.000 dolares.

– ¿En qué se diferencia EdX de las otras plataformas de educación online universitarias?

– Primero, que no tenemos fines de lucro, como ya dije. Por eso, estamos enfocados en el acceso y la calidad de los cursos. Además, somos open source: la plataforma está abierta al mundo y hay un montón de contribuciones de terceros. Esto hace que la plataforma se desarrolle rápidamente. Y tenemos el enfoque en los micromasters, que permiten acreditar partes de una carrera.

– ¿Cual es el beneficio para el estudiante de que ustedes no tengan fines de lucro o sean open source?

– Que tratamos de que los cursos tengan un precio lo más bajo posible.

– ¿Como cree que será la educación universitaria en los próximos años?

– Va a ser modular. Las universidades van a crear programas modulares en los distintos niveles, de grado o posgrado. Y los alumnos van a estudiar esos programas modulares desde distintas universidades y combinarlos para obtener un título.

– ¿Aspiran a ser el “Netflix de las universidades”?

– Esto es una plataforma. Y somos socios de las universidades. Nosotros proveemos el foco en el mercado, el feedback, la analítica, el marketing, y el “networking”. Las universidades ponen el contenido y el titulo. Es una buena alianza.

Se llevaron un premio global

Anant Agarwal y Larry Hedges, ganadores del Yidan Prize 2018.

Anant Agarwal y Larry Hedges, ganadores del Yidan Prize 2018.

El indio Anant Agarwal, confundador de EdX, y el estadounidense Larry Hedges, investigador de de la Northwestern University de Chicago, fueron los ganadores de la segunda edición del premio Yidan Prize, el que más dinero otorga del mundo en el área de educación. Agarwal fue reconocido por la plataforma online que crea para Harvard y MTI, y Hedges por el desarrollo de métodos estadísticos para el análisis de la educación.

Entre ambas especialistas en educación se llevarán unos 8 millones de dólares, mitad cada una. Ese dinero deberá ser aplicado al desarrollo de los proyectos y las investigaciones. El premio Yidan Prize fue creado el año pasado por el empresario chino Charles Chen Yidan, fundador de Tencent, la principal empresa china en servicios de Internet y telefonía móvil y uno de los empresarios más influyentes del mundo. Los ganadores son seleccionados por un comité de expertos reconocidos a nivel internacional.

Afirman que las apps para preescolar no educan

Si bien las plataformas de educación avanzan en las universidades, los expertos empiezan a poner en duda la efectividad que tienen los softwares educativos para chicos de 3 a 5 años. Hoy, más de la mitad de las aplicaciones móviles están diseñadas para chicos de preescolar y su impacto educativo había sido poco investigado. Un estudio de la Universidad de California analizó 171 aplicaciones educativas de matemáticas y lectura para Android e iOS. Los expertos llegaron a la conclusión de que esas apps están fracasando a la hora de educar a los chicos. La razón es que en esa primera etapa de vida, los chicos procesan la información de manera diferente. Tienen un período de atención más corto, así como ciertas limitaciones visuales y motrices.

Por ese motivo, para los expertos, las aplicaciones deben ser claras, con objetivos evidentes y simples, que les ayuden a los chicos a profundizar su conocimiento. También deben repetir o reformular las instrucciones después de pausas de 30 segundos o más, para mantener la atención. Pocas apps tienen esto en cuenta.

De las universidades argentinas al mundo

La Universidad Nacional de Córdoba ofrece hoy cuatro cursos, de los cuales ya participaron unos 12.000 alumnos. Son:

  • Ondas gravitacionales. A cargo de Gabriela González, científica argentina que trabajó junto al equipo ganador del Nobel de Física del año 2017. Ya tuvo 5.400 alumnos.
  • Gravedad cuántica de lazos. Ya tuvo 2.200 alumnos.
  • Introducción a la siembra directa. 1.700 alumnos.
  • Ritmos y relojes biológicos. 2.500 alumnos.
  • Muy pronto presentarán dos “micromasters”, uno sobre Gestión en Administración de Empresas y otro sobre Agronomía.

La UBA diseñó 2 cursos abiertos:

  • “36 coronas” sobre pensamiento matemático,
  • Y próximamente “Ultimatum”, para trabajar comprensión de textos.

Fuente: Clarín