China se convirtió en el primer país en alunizar en la cara oculta de la Luna

MIRÁ EL VIDEO. La sonda Change-4 de China aterrizó este 3 de enero en la cara oculta de la Luna, convirtiéndose en la primera nave en conseguir posarse en un terreno inexplorado, nunca visible desde la Tierra Crédito: DPA

2846039w1000

PEKÍN.- La sonda Chang’e-4, de China, concretó hoy su alunizaje en la cara oculta de la Luna, una primicia mundial que representa un paso más en el ambicioso programa espacial delpaís asiático . “Se abre un nuevo capítulo en la exploración humana de la Luna”, destacó la Administración Espacial Nacional China ( CNSA).

La sonda había despegado de la Tierra el 8 de diciembre y se posó en la Luna a las 10H26 hora de Pekín (23.26 de la Argentina), según informó la agencia de noticias Xinhua.

Chang’e-4, llamada así en honor a la diosa de la Luna en la mitología china, envió una foto de la superficie lunar al satélite Queqiao, en órbita alrededor de la Luna, según precisó la televisión pública china,CCTV.

Cara oculta de la Luna: primeras imágenes de la sonda china Chang’e-4 – Fuente: BBC

“Logramos un resultado extremadamente preciso. El alunizaje fue suave y en un lugar ideal, en el centro de la zona seleccionada”, declaró el ingeniero Sun Zezhou, jefe en la CNSA de la misión Chang’e-4.

Ninguna sonda ni ningún módulo de exploración se había posado nunca antes en la superficie de la cara oculta de la Luna. Todos los alunizajes precedentes tuvieron lugar en la cara visible de la Luna, la más cercana a la Tierra, siempre orientada hacia nuestro planeta.

La cara oculta de la Luna también recibe el nombre de “lado oscuro”, aunque es inapropiado porque la luz solar baña toda la superficie del satélite de la Tierra. Es un área montañosa y accidentada, salpicada de cráteres, mientras que la faz visible dispone de numerosas superficies planas para posarse.

El primer país en lograr captar imágenes de la cara oculta de la Luna había sido la entonces Unión Soviética, el 7 de octubre de 1959, con su sonda automática Luna 3.

China llevaba años preparando esta operación, especialmente difícil desde el punto de vista tecnológico: uno de los mayores desafíos era lograr comunicarse con el robot lunar. Como la cara oculta de la Luna está orientada en sentido opuesto a la Tierra, no hay una “línea de visión” directa para transmitir señales, salvo que se instale un relevo. China lanzó en mayo un satélite que bautizó Queqiao, posicionado en la órbita lunar para transmitir órdenes y datos intercambiados entre la Tierra y el módulo.

La sonda Chang’e-4 llevará a cabo estudios sobre radiofrecuencias bajas, el cultivo de tomates en otros planetas y los recursos minerales, entre otras cosas.

La misión de la Chang’e 4, que cuenta con un rover, incluye observaciones radioastronómicas de baja frecuencia y estudios sobre la estructura y composición mineral del terreno encima y debajo de la superficie.

El alunizaje, pionero, pone el foco sobre las crecientes ambiciones de China y consolida su posición como potencia regional y global Crédito: China National Space Administration / AFP

Proyectos

El pionero alunizaje pone el foco sobre las crecientes ambiciones de China en el espacio frente a Estados Unidos Rusia y Europa, además de consolidar la posición del gigante asiático como una potencia regional y global.

“En conjunto, la tecnología espacial china está todavía por detrás de la de Occidente, pero con el aterrizaje en la cara oculta de la Luna hemos avanzado hacia el frente”, señaló Hou Xiyun, profesor en la escuela de Astronomía y Ciencia Espacial de la Universidad de Nanjing.

Según Hou, China tiene a Marte, Júpiter y los asteroides en su punto de mira: “No hay duda de que nuestra nación irá más y más lejos”.

China invierte miles de millones en su programa espacial, dirigido por el ejército. Ha colocado satélites en órbita para desarrollos internos (observación de la Tierra, telecomunicaciones o el sistema de geolocalización Beidou) o para otros países. El año próximo, Pekín prevé lanzar el Chang’e-5 para extraer muestras y traerlas a la Tierra.

Además, en noviembre, el país asiático presentó una réplica de su primera gran estación espacial, Tiangong (“Palacio Celeste”), que planea lanzar alrededor de 2022 para suceder a la Estación Espacial Internacional (ISS). Está previsto que la ISS, que asocia a Estados Unidos, Rusia, Europa, Japón y Canadá, deje de funcionar en 2024.

China ya tiene dos estaciones espaciales en órbita y planea enviar un vehículo de exploración a Marte a mediados de la década de 2020. También está prevista una misión tripulada a la Luna.

Fuente: AFP,  AP y Clarín