Cómo se evaluará a los alumnos y futuros docentes a partir de ahora

Las pruebas Aprender y Enseñar sufrieron modificaciones. El calendario de las próximas evaluaciones educativas. Mejoró la participación en las últimas Aprender

DqOhTb9WsAAo3d9

Poco menos de una semana después del operativo Aprender, que midió a los alumnos de sexto grado de todo el país en lengua y matemática, se empieza a conocer cómo continuará la evaluación educativa en el país. Es que un cambio en la frecuencia de realización de la prueba generó dudas en torno al porvenir de la política de estado.

Desde el Ministerio de Educación nacional, primero celebraron la alta tasa de participación que tuvo el último operativo. “Son los índices más altos de los tres dispositivos censales que hicimos en primaria”, destacaron. Según los datos, participó el 94,5% de las escuelas y estuvo presente el 82,3% de los estudiantes.

“Hemos logrado que pueda separarse la política partidaria respecto de una política de estado como lo es la evaluación. Con el trabajo que se viene haciendo generamos un cambio aun en aquellos distritos de fuertes reclamos, donde hubo respuestas positivas. La participación fue mucho más alta de participación de la que podíamos suponer”, remarcó Elena Duro, secretaria de evaluación educativa, en un encuentro con periodistas en el que estuvo Infobae.

Los niveles de participación de las anteriores pruebas habían sido bajas; incluso comprometían su validez como representativa. En esta edición, 21 jurisdicciones aumentaron su participación. Entre ellas, con especial énfasis, la provincia de Buenos Aires y la Ciudad.

“Hoy todas las escuelas saben lo que es Aprender. Los únicos perjudicados cuando no se toma la evaluación son los estudiantes. En las primeras ediciones había un prejuicio de pensar que iban a ser punitivas y nunca fue así. Efectivamente cumplimos con la palabra de que la evaluación iba a ser para el sistema. Es imprescindible la información para la toma de decisiones”, afirmó Duro.

La prueba otra vez contó con un cuestionario complementario. En esta ocasión, se remarcó en dos políticas educativas: formación docente y grado de aplicación de la Ley de Educación Sexual Integral. Se les pidió tanto a alumnos como a maestros que respondieron por sí o por no en distintos contenidos que deberían haberse dictado durante la cursada.

La funcionaria también dio a conocer cómo serán los próximos pasos en materia de evaluación educativa, tanto para alumnos de primaria y secundaria como para estudiantes de profesorados.

Alumnos

A partir de este año, Aprender se toma en forma alternada entre primaria y secundaria. Pasa a ser bianual. La semana pasada se evaluó a los estudiantes de sexto grado de todas las escuelas del país. En 2019, será el turno de los chicos del último año de la secundaria. Se los evaluará en lengua y matemática.

Además, el año próximo quieren implementar por primera vez una prueba de carácter muestral en segundo año que tome dos áreas hasta ahora inexploradas: ciudadanía y aprendizajes digitales. Ambos exámenes deben pasar primero por la aprobación de los 24 ministros de Educación provinciales en el Consejo Federal.

A eso le suman, más allá de las diferencias metodológicas, las pruebas internacionales.Este año se tomó PISA a una muestra de alumnos de 15 años de todo el país. El año que viene toca ERCE, que toma escritura, lectura, ciencias naturales y matemática tanto en sexto como en tercer grado.

Futuros docentes

Estudiantes de profesorado durante la prueba Enseñar

Estudiantes de profesorado durante la prueba Enseñar

En 2017 se implementaron las pruebas Enseñar, destinadas a estudiantes de los últimos años de los profesorados sobre escritura, interpretación de textos y criterios pedagógicos. Ya a un año de realizado el examen, los resultados recién se conocerán a mediados de noviembre. Aunque con un asterisco. “La muestra no llegó a ser representativa. Los resultados pueden ser una tendencia, pero no tienen validez estadística”, aclararon.

La baja participación llevó a un rediseño de las pruebas Enseñar. Cada profesorado ahora hace una autoevaluación. Docentes, directivos y estudiantes de los últimos dos años responden sobre distintas cuestiones: régimen académico, gestión institucional, comunicación, resultados e impacto, entre otras. En marzo, más de mil instituciones harán la prueba. Solo seis provincias (CABA, Misiones, Córdoba, Tucumán, Formosa, Neuquén) no participan en la primera edición.

Fuente: Infobae