Dos miembros de La Academia Sueca se reincorporaron tras el escándalo por delitos sexuales

Se trata del escritor Kjell Espmark y del historiador Peter Englud, quienes se alejaron en abril último, quienes explicaron al diario Dagens Nyheter que este cambio de actitud responde a que "los trabajos de reforma y reconstrucción de la Academia sólo pueden realizarse desde adentro".

escritor-kjell-espmark-historiador-peter_0_0_862_536

Dos miembros de la Academia Sueca anunciaron que se reintegrarán al organismo que abandonaron tras las denuncias de abusos sexuales y filtración de información que impidió la entrega de la edición 2018 del Premio Nobel de Literatura.

El escándalo estalló en noviembre de 2017, cuando el mismo diario sueco publicó una denuncia anónima de abusos y vejaciones sexuales bajo el hashtag #Metoo, realizada por 18 mujeres contra el fotógrafo Jean-Claude Arnault, muy vinculado a la academia a través de su club literario y esposo de una de sus miembros, Katarina Frostenson.

Debido a esto, la institución encargó un informe externo que reveló que Arnault había filtrado el ganador del Nobel en siete ocasiones, que Frostenson era copropietaria de la sociedad que controlaba el club literario “Forum” -que dirigía su esposo-, y que podría haber irregularidades en la financiación recibida por esa organización.

Arnault habría brindado los nombres de los Nobel de Literatura concedidos a los franceses J. M. G. Le Clézio en 2008 y a Patrick Modiano en 2014.

La profunda crisis que atravesaba esta entidad de 230 años de historia se evidenció con la retirada de ocho de sus 18 miembros y la decisión de sus autoridades de no entregar el Nobel de Literatura 2018, a fin de “restaurar la confianza”, lo cual se tradujo en la modernización de sus estatutos y rutinas de confidencialidad.

En diciembre último, en tanto, Arnault fue condenado a dos años y medio de prisión en suspenso por dos delitos de violación contra una misma mujer en 2011, mientras que la auditoría señaló que no había influido en decisiones sobre premios y ayudas pero había roto los pactos de confidencialidad sobre los ganadores.

El Nobel de Literatura solo había quedado desierto en 1935 y no se entregó en 1914, 1918, 1940, 1941, 1942 y 1943 debido a las dos guerras mundiales.