El Laboratorio de idiomas de la UBA, una “Babel” que no para de crecer

El interés por aprender lenguas extranjeras avanza al ritmo de la globalización. Abierto a todo público, este departamento de la Facultad de Filosofía y Letras es uno de los mayores centros de enseñanza de idiomas. Esta semana empiezan las inscripciones

Dj6gH6BWsAEImse
La entrada de la sede central del Laboratorio de Idiomas de la UBA, en la calle 25 de Mayo, y los equipos donados por la Embajada del Japón

Abierto a fines de los años 80, y fortalecido por un aporte de la Embajada del Japón que donó las cabinas y el equipo audiovisual, el Laboratorio de Idiomas de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA tiene hoy una matrícula anual de cerca de 12 mil alumnos, entre estudiantes, público en general, extranjeros y hasta refugiados políticos, y una oferta de 14 idiomas en diferentes modalidades de aprendizaje.

“Lo que más atrae es la calidad académica y el ambiente muy dinámico de nuestros cursos”, dijo a Infobae Alejandra Elichabe, la directora del Laboratorio, licenciada en Letras y especializada en la enseñanza de español para extranjeros, un servicio en el cual este centro ha sido pionero.

Esta semana, del 6 al 11 de agosto, y de 9 a 19 horas, se abre la inscripción para los cursos del segundo cuatrimestre que se dictan en numerosas sedes, como las facultades de Filosofía y Letras, Farmacia y Bioquímica, y Veterinaria; los Colegios Armenios de Palermo y de Vicente López, Scholem de Villa Crespo, el Mekhitarista de Belgrano R, entre otros.

Pero la joya de la corona es ciertamente el edificio de la calle 25 de Mayo 221, el antiguo Palace Hotel, que perteneció al empresario naviero Nicolás MIhanovich: cuatro pisos de estilo francés con la clásica cúpula de tejas grises en la ochava de 25 de Mayo y Perón. Aunque carente del mantenimiento necesario a semejante edificio -como suele suceder con casi todo lo público en este país- el lugar conserva sin embargo mucho del encanto que le dio el arquitecto italiano Carlos Morra al diseñarlo en 1905. Su imponente escalera hasta ha sido escenario de películas de comienzos del siglo XX.

Además del laboratorio de idiomas funcionan allí varios institutos de investigación de la Facultad.

“Inglés es el departamento que más alumnos tiene, lógicamente -explica Elichabe- por su valor instrumental, porque abre perspectivas de trabajo, pero en los últimos años hemos tenido un gran crecimiento del chino, porque China invierte mucho en la difusión de su idioma y hay gran disponibilidad de becas para estudiantes argentinos, así como muchos proyectos de cooperación a ese nivel; por otra parte, este año viene el presidente Xi Jinpingy con la Cancillería estamos armando un proyecto de cooperación”.

El otro factor que potencia esta cooperación, explica Elichabe, es que China declaró obligatoria la oferta de español en sus escuelas primarias y secundarias lo que habla de su interés por un continente, América Latina, donde crecen sus inversiones. También implica un desafío, porque en Argentina no existe formación de profesores de chino y falta material didáctico.

El antiguo Palace Hotel, en la ochava de 25 de Mayo y Perón

El antiguo Palace Hotel, en la ochava de 25 de Mayo y Perón

Aparte del inglés, la globalización, internet, el streaming, las redes y el relativo abaratamiento de los viajes hacen que un solo idioma ya no resulte suficiente. Y crece, o vuelve, el interés por otros idiomas.

“El italiano -dice la Directora del Laboratorio- tiene muchos adeptos porque hay un deseo de recuperar lazos, tradiciones; el interés por el francés se mantiene constante, especialmente entre gente con intereses en el arte y, últimamente, también en la cocina, ya que para muchos estudiantes de ese rubro tienen el francés como obligatorio; el alemánatrae también porque buena parte de nuestro alumnado son estudiantes de Filosofía y con ese país hay muchas posibilidades de becas y de intercambios. También tenemos muchos alumnos que son personas adultas, formadas, que ya tiene el inglés como parte del bagaje y quieren ampliar horizontes”.

Además, se dictan clases de japonés, portugués, ruso, coreanoarmenio, lenguaje de señas y lenguas originarias: mapuche, guaraní y quechua. Sobre estas últimas, hay que tener en cuenta que existe en Filosofía y Letras una tradición de investigación lingüística que explica el interés por ese tipo de idiomas.

El otro gran rubro del Laboratorio es la enseñanza del español a extranjeros, una especialidad relativamente nueva en la Argentina y de la que este servicio de extensión universitaria ha sido vanguardia.

“No sólo damos clases a extranjeros sino que capacitamos a profesores para enseñar español como lengua extranjera; esto lo hacemos desde el año 1996 y desde 2013 lo hacemos en forma totalmente virtual. Tenemos unos cien alumnos por año; damos becas totales a los alumnos de Letras; esta es una especialidad que atrae también mucho a profesores de otros idiomas y a traductores, además de que ofrece salidas laborales tanto en el país como en el exterior”, dice Alejandra Elichabe.

La inscripción a los cursos de este cuatrimestre está abierta del 6 al 11 de agosto, de 9 a 19. Los tests de nivelación son gratuitos

La inscripción a los cursos de este cuatrimestre está abierta del 6 al 11 de agosto, de 9 a 19. Los tests de nivelación son gratuitos

Las clases del Laboratorio de Idiomas se dictan en las sedes pero también on line -de momento, inglés y portugués- y con la modalidad de capacitación “in company”, mediante convenios con organismos estatales como el Banco Central, la Comisión Nacional de Valores, Turismo de la Ciudad de Buenos Aires, la Superintendencia de Seguros, el INCAA y, naturalmente, el Instituto Superior del Servicio Exterior de la Nación (ISEN). Y también con algunas embajadas y consulados extranjeros.

Por otra parte, explica Elichabe, “hace 24 años que damos cursos de español a refugiados políticos a través de una relación de larga data con el ACNUR (Alto Comisionado de Naciones Unidas para Refugiados). Y justo en estos momentos estamos terminando de poner a punto una aplicación, en colaboración con la Facultad de Arquitectura y con Accenture, para dar esas clases a través del celular, facilitando las cosas a gente a la que por su situación se le hace difícil asistir con regularidad a clases”.

También se dictan clases de español en el penal de Ezeiza, en los pabellones de presos extranjeros que participan del programa UBA XXI.

Los cursos se dan en dos modalidades: cuatrimestrales o regulares, de 3 horas semanales, o intensivos, de dos meses, de 6 horas por semana.

Hay un arancel general para todo público; un arancel preferencial para egresados universitarios, docentes y jubilados, y finalmente un arancel Filo para los estudiantes de la Facultad. El Laboratorio depende de la Secretaría Académica de Filosofía y Letras.

“Además, tenemos una oferta enorme de talleres y cursos con objetivos específicos: conversación, series, juegos, etcétera. Y actividades extracurriculares en conjunto con el centro cultural Paco Urondo, como teatro en francés”, agrega Elichabe.

“Todos nuestros profesores -destaca-, tenemos un plantel de más de 300, son graduados de profesorados o universidades y hacemos un seguimiento de los nuevos. Cuidamos mucho eso y esa calidad académica es lo que más destacan y valoran nuestros alumnos“.

Cualquiera que lo desee puede inscribirse en estos cursos. El único requisito es ser mayor de 16 años. Para los nuevos, sólo hace falta pasar un test gratuito del idioma elegido a fin de saber en qué nivel inscribirse.

Los cursos incluyen mucho material propio, elaborado por los mismos profesores, y combinan la oralidad -conversación- con la escritura y la comprensión de textos.

El dinamismo y crecimiento del Laboratorio de Idiomas de la UBA se explica no sólo por el hecho de que cada vez más gente siente el deseo o la necesidad de conocer una o más lenguas extranjeras, sino también a la creciente importancia del español, que es la segunda lengua vehicular del mundo, después del inglés.

(Para más información, visitar la página del Laboratorio: http://www.idiomas.filo.uba.ar/)

Fuente: Infobae