El teatro de revistas en la era del #MeToo

La familia Bal-Barbieri no tiene pruritos en mostrar su intimidad y hacer catarsis en público, en esta obra en la que el pater familis hace comentarios antiguos y el hijo lo corrige. En familia. Santiago y Federico Bal, con Carmen Barbieri, en "Nuevamente juntos", la obra que hacen en Mar del Plata.

carmen

“La de Carmen”. El público la va a ver a ella. En el espectáculo que Carmen Barbieri encabeza, Nuevamente juntos (un amor de revista)en el Atlas, comparte escenario con su ex marido Santiago Bal, su hijo Federico Bal, dos de las chicas del momento, Sol Pérez y Mica Viciconte, pero la gente pide por Carmen.

En tiempos de empoderamiento femenino, reivindicaciones de género y cuestiones muy delicadas alrededor del tema que laten socialmente, el rubro revisteril que supo tener su época de gloria en la Argentina, está en crisis. Su columna vertebral basada en el humor machista de chistes de doble sentido y de alto contenido sexual sin sutilezas y en la exhibición de cuerpos femeninos casi al desnudo resultan, en el contexto actual, por lo menos polémicos. Y hasta caducos. Como una forma de resistir y de intentar darle una vuelta de tuerca,Nuevamente juntos se planta abierta y explícitamente ante el dilema. Santiago Bal como representante de la vieja escuela recuerda aquella época dorada con nostalgia y trae al presente chistes y comentarios vintage. Como contrapunto, su hijo Federico lo corrige y lo aggiorna. En el medio queda la contradicción: el espectáculo traiciona su esencia o se erige como último representante de una especie en extinción.

Barbieri y los Bal apuestan a homenajear al género que los vio crecer y brillar con un poco de todo y mucha autorreferencialidad como hilo conductor. Federico cuenta que quiere hacer una revista con sus padres juntos, él como director; Carmen se resiste, Santiago insiste y van pasando los cuadros. El público no se priva de participar y opinar, mayormente del lado de Carmen que sabe hacerlo su cómplice. Aunque cuando Santiago juega al arrepentido y le pide un beso, no falta quien grita desde la platea: “¡Daselooo!”. Y Carmen se guarda el remate para el final de la obra.

El beso. Carmen se hace rogar, hasta que de la platea le gritan: "¡Daselo!", en la obra "Nuevamente juntos".

El beso. Carmen se hace rogar, hasta que de la platea le gritan: “¡Daselo!”, en la obra “Nuevamente juntos”.

La familia Bal-Barbieri no tiene pruritos en mostrar su intimidad. A esta altura decidieron hacer catarsis pública de sus escándalos, convertirlos en show y sacarle provecho. Saben que el público va a buscar un poco (bastante) de eso. Y se lo dan.

El reality teatral está acompañado por varios cuadros musicales encabezados por Valeria Archimó y un grupo de bailarines, hay que decirlo, todos excelentes. Archimò, quien también realizó las coreografías, demuestra que es de las mejores en lo suyo.

Sol Pérez no se priva de lucir su cuerpo perfecto y los chistes y comentarios van directamente a su parte más famosa, la cola, que pasea por el escenario como en la clásica revista. Mica Viciconte juega a ser la mala, (“esta es brava”, dice Carmen), personaje rendidor para la televisión, pero no tanto para el teatro. El que sí sabe poner todo su oficio de clown en el escenario es Bicho Gómez, con una comicidad clásica pero rendidora.

El también director de la revista Federico Bal, entre Mica Viciconte y Sol Pérez, en un momente de "Nuevamente juntos", en Mar del Plata.

El también director de la revista Federico Bal, entre Mica Viciconte y Sol Pérez, en un momento de “Nuevamente juntos”, en Mar del Plata.

Para el final, Carmen y Santiago dialogan con humor negro sobre ellos mismos. Ella juega con los kilos y él con los años. “Siempre te estás por morir, pero te veo indeciso”, le dice ella a él quien, a los 82 confesos no se priva de decir que prefiere a una jovencita antes que a una “vieja de mierda de mi edad”.

En síntesis: Carmen se ríe de sí misma, canta bien y se mete al público en el bolsillo. Santiago apela con picardía a un supuesto pasado mejor en el género y en su vida; Federico es el mediador (como en la vida real) de sus padres; Archimó y el Bicho se lucen; Pérez es despampanante y simpática; Viciconte está buscando su perfil más allá de su belleza. Con una respuesta de público que ubica, en lo que va de la temporada, a esta obra entre las más vistas de Mar del Plata, Nuevamente juntos tal vez sea de los últimos ejemplares de una especie que no quiere desaparecer.

Saludo final. Así termina "Nuevamente juntos", la revista de Carmen Barbieri y Santiago Bal, en Mar del Plata.

Saludo final. Así termina “Nuevamente juntos”, la revista de Carmen Barbieri y Santiago Bal, en Mar del Plata.

Fuente: Clarín