Juguetes inclusivos: de casos aislados a tendencia mundial

lego-discapacidad2

Lo que en un principio fue la iniciativa de pequeñas empresas y entidades vinculadas a luchar por la igualdad y eliminar barreras, hoy parece una tendencia que, al margen de los estereotipos de belleza que imperan en el mercado, crece y amplía la variedad de los juguetes inclusivos. Y lo que hasta no hace mucho parecía una rareza o curiosidad, ahora resulta frecuente y se traduce en muñecos con los rasgos típicos de los niños con síndrome de Down, muñecas que ayudan a aprender Braille, muñequitos en sillas de ruedas o hasta una clásica Barbie con curvas como cualquier mujer normal, opciones lúdicas para romper prejuicios y perseguir un claro objetivo: igualar y enseñar pero sin dejar de jugar.

LA LÍNEA BARBIE TIENE PERSONAJES DIVERSOS QUE BUSCAN SER INCLUSIVOS / WEB

El caso de la empresa argentina “Casita de Muñecas” es todo un ejemplo: este año presentaron el primer muñeco bebé con Trisomia 21 y lograron así, con una muñeca llamada Oli, familiarizar a los nenes con las criaturas que tengan los rasgos característicos del síndrome de Down.

“Para nosotros el concepto de diversidad es muy importante -dice Federico Galanterini-, ya que creemos que amplía la capacidad de juego de los niños; el objetivo es ayudar a que todos los chicos puedan aprender sobre las diferencias que existen entre todas las personas, y lo naturalicen”.

LA EMPRESA DANESA LEGO INCLUYE MUÑEQUITOS EN SILLA DE RUEDAS / WEB

El empresario contó que la idea de la nueva muñeca surgió por una anécdota que le narró un conocido. “Una persona nos contó que le preguntó a una nena con Síndrome de Down si le gustaban las muñecas -detalló-, pero la nena le respondió que no, porque no había ninguna que se le parezca a ella. Cuando escuchamos eso se nos puso la piel de gallina, y sentimos que teníamos que hacer algo para ayudar a esta nena y otros nenes más que seguramente estén pasando por lo mismo”.

“Hubo importantes avances, pero todavía queda mucho trabajo por hacer para los chicos”

OLI FUE PRESENTADA ESTE AÑO POR UNA EMPRESA ARGENTINA / WEB

 

La tendencia no es sólo una cuestión nacional. En el resto del mundo, las grandes marcas como Mattel y Hasbro vienen sintonizando con los nuevos tiempos y ya lanzaron una Barbie con medidas muy por encima del ideal de 90-60-90, una muñeca “American Girl” con accesorios como un kit de diabetes y muletas y, en el caso de la empresa danesa, hasta un Lego de un chico en silla de ruedas.

La moda de los juguetes inclusivos comenzó hace unos años impulsada por padres que no veían suficiente diversidad en las jugueterías pero ahora, a poco de que llegue el Día del Niño en nuestro país, parece ser una tendencia cada vez más afianzada en las jugueterías locales.

“Es fundamental que los chicos se entretengan y aprendan con juguetes que no perpetúen estereotipos sobre lo que se considera hermoso”, dice la psicopedagoga María Estela Langiosa, para quien las muñecas y los soldaditos “no son detalles menores en la infancia. Todo lo contrario: hay que tener muy presente que los objetos con los que juegan los nenes desde su primera niñez dejan impresiones duraderas sobre sus carreras y su confianza”.

Para la especialista, con la llegada de los juguetes inclusivos a la industria “hubo importantes avances en los últimos años, pero todavía queda mucho trabajo por hacer: porque si bien es cierto que ahora podemos encontrar el muñeco de un bebé con síndrome de Down o una Barbie gordita, también lo es que son excepciones que confirman una regla. Y tenemos que apuntar a que esa regla de perfección e idealismo deje de ser trazada cuando hablamos de juguetes para los chicos. Ellos tienen que reconocerse en los juguetes y los objetos con los que interactúan”.

Cada vez más, la inclusividad en la sección de juguetes ha supuesto la llegada de muñecas con discapacidad o personajes que, como la Barbie, ya no respetan a rajatabla los ideales de perfección que impone el mercado. Toys R Us, por dar ejemplo de una firma conocida a nivel mundial, tiene una línea exclusiva desde hace unos años llamada “Journey Girls”, que tiene un set de muletas y silla de ruedas para sus personajes.

Y si bien Lego ya tuvo figuras más grandes que utilizaban sillas de ruedas, la minifigura presentada hace poco forma parte del lote “Fun in the Park”, mezclada con varias figuras sin dificultades físicas aparentes. “Los diseñadores pensaron en lo que cualquier nene podría ver en el parque de su ciudad”, explicó el portavoz de Lego, Michael McNally. Las minifiguras de Lego eran amarillas para que los niños pudieran imaginar su propia identidad para los personajes. “Siempre hemos tratado de ayudar a los niños a encontrarse a sí mismos”, dijo McNally.

Para los juguetes de construcción, la empresa GoldiBlox, fundada en 2012, estuvo entre las primeras que generaron un quiebre en el mercado al ofrecer lotes de construcción dirigidos a niñas. Pero también se dio cuenta de que necesitaba más diversidad racial, y no hace mucho presentó a un personaje negro llamado Ruby Rails.

Muchos expertos vienen siguiendo de cerca los cambios en Mattel, especialmente en su emblemática Barbie, cuyo negocio repuntó en medio de un cambio de imagen tras sufrir un bajón en sus ventas. El mayor fabricante de juguetes de Estados Unidos lanzó la línea Barbie Fashionista, que ofrece más tonos de piel, colores de ojos y rasgos faciales. Y tres tipos de cuerpo: con curvas, pequeño y alto. Es decir: casi como cualquiera.

Fuente: El día