Científicos de la NASA llegan a Chubut para estudiar un asteroide

Comodoro Rivadavia es el mejor lugar para observarlo; será el 16 y 17 próximos. Instalarán 25 telescopios de precisión.

asteroide_nasa_tierra-615x378

Un equipo de 40 astrónomos e investigadores de la NASA y de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae) llega en estas horas a la ciudad de Comodoro Rivadavia, con una misión: hacer observaciones del asteroide MU69, que permitirán evaluar el riesgo que puede tener la sonda New Horizons al acercarse a ese cuerpo en enero de 2019.

Científicos de la NASA descubrieron hace poco que existía la posibilidad de observar el asteroide cuando analizaron la información que envió el telescopio Hubble. Según indican desde el centro espacial, el análisis de los datos señalan que el asteroide MU69 “viajará frente a una estrella (una ocultación estelar) el 3 de junio y, nuevamente, el 17 de julio de 2017, y va a ser visible desde la Argentina”.

Y agregaron: “[Su observación] brindará importante información a la NASA que no podría ser obtenida en ningún otro momento. Será sobre el tamaño del asteroide y su superficie y si tiene o no pequeñas lunas”.

El geólogo e investigador Marcelo José Márquez, de la Facultad de Ciencias Naturales y Ciencias de la Salud de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco (Unpsjb), afirmó que el hecho “es un desafío para la humanidad y un paso más para precisar el encuentro entre la sonda y el asteroide”.

Este acontecimiento histórico, sin precedentes para la región patagónica y en especial para esta ciudad, tendrá lugar entre el domingo próximo, a partir de las 22 y la madrugada del lunes.

Según anticiparon las autoridades de la universidad local, los científicos instalarán 25 telescopios portátiles de precisión (de 200 kilogramos de peso y de alrededor de 2,5 metros de alto), que permitirán observar las características del asteroide.

El MU69 está a una distancia aproximada de 6000 millones de kilómetros.

Márquez explicó que el trabajo de los astrónomos será observar la ocultación estelar. Este fenómeno se produce cuando un cuerpo celeste se atraviesa entre una estrella y la Tierra.

“Cuando una estrella está emitiendo su luz hacia la Tierra y pasa un pequeño asteroide que tapa esa luz, provoca una línea de sombra, que puede durar entre dos segundos y algunos minutos. En ese tiempo, se puede determinar el tamaño y forma del asteroide, así como los espectros de absorción de la radiación electromagnética ultravioleta o infrarroja, que ayudan a determinar la composición atmosférica, entre otras características”, detalló el investigador.

Se estima que el asteroide mide unos 40 kilómetros de largo y 20 de ancho. La observación desde la Tierra permitiría evaluar cómo será el acercamiento de la sonda y determinar la existencia de otras lunas, de fragmentos de materia vinculados al cuerpo y a la presencia de polvo cósmico.

La misión

La sonda fue lanzada al espacio el 19 de enero de 2006, por el equipo que lidera Alan Stern, para encontrarse con Plutón, un hecho que sucedió en 2015, cuando se obtuvieron las primeras imágenes de alta definición del planeta.

Gracias a esas imágenes que envió la sonda se pudo conocer que el cielo de Plutón es azul. Y, que allí hay regiones de agua helada. De hecho, los científicos pudieron hacer un mapa de las marcas del agua helada en varias zonas de la superficie del planeta.

La sonda New Horizons alcanza una velocidad tal que le permite recorrer 1.000.000 de kilómetros por día.

De acuerdo con los datos suministrados por los científicos, la sonda va a encontrarse con el asteroide MU69, el 31 diciembre de 2018 o el 1° de enero de 2019 y ya no regresará a la Tierra.

El 3 de junio pasado, otra ocultación estelar se pudo observar con telescopios ubicados en Mendoza y en Ciudad del Cabo, en Sudáfrica.

 

Fuente: La Nación.