Llegan los gimnasios para el cerebro que ayudan a tomar decisiones

¿Hay alguien que no considere fundamental para el liderazgo empresarial desarrollar su capacidad de atención, concentración, cálculo y resolución creativa de conflictos, su proceso de relajación y atención plena y sus habilidades interpersonales? La respuesta a esta pregunta parece obvia; sin embargo, el entrenamiento de estas aptitudes cerebrales sigue siendo una asignatura para muchos directivos.

15488479542534

Si tantas personas le dedican tiempo al deporte físico, ¿por qué cuesta tanto entender que nuestra mente también necesita entrenamiento? Con este fin ha abierto en Madrid Liceum, Gimnasios de la mente, que ofrece actividades con pedagogos, neuropsicólogos y otros especialistas.

En el caso de los ejecutivos, la gimnasia mental “es fundamental para lidiar con la presión que produce ese tipo de responsabilidad. Para evitar el estrés es necesario tener vías de escape, estimulando nuestra neuronas con otro tipo de tareas que también activan el cerebro y mejorar así las conexiones neuronales. La gimnasia mental potencia el rendimiento del intelecto y esto influye posteriormente en la gestión del negocio, ya que tener una mente activa y sana aumenta la productividad y repercute de manera positiva sobre el resto de sus trabajadores”, asegura Pedro López Muñoz, pedagogo, profesor y director de Liceum, Gimnasios de la mente.

Transversal

La mayoría de actividades relacionadas con el ejercicio intelectual son transversales. “No importa la edad, la ocupación o la motivación cuando hablamos de desarrollar habilidades cognitivas: atención, percepción, memoria, resolución de conflictos, gestión del estrés, relaciones interpersonales…”, dice el experto. Lo que sí es importante es poner el foco en aquellos apartados de cada actividad que más rendimiento pueden proporcionar a la persona en concreto: “Un alto ejecutivo que tiene que tomar decisiones difíciles en un tiempo determinado podrá mejorar sus capacidades con el ajedrez, que se juega con reloj porque cada jugador tiene un tiempo limitado. Por otra parte, un comercial puede aprender mucho y realizar mejor su trabajo con las habilidades que se desarrollan en actividades como el teatro”, aconseja.

Sin perder de vista la meditación y la relajación, que cada vez más empresas incorporan en su política de bienestar para los empleados. “Se aprende a mejorar la salud a través de un estado de calma y concentración plena de la atención con la que conseguir hacer frente a la ansiedad, a los nervios y al estrés”.

Frecuencia

¿Cuántas veces a la semana va usted al gimnasio? Pues con la misma frecuencia -o incluso más si la respuesta proviene de alguien con animadversión a estos templos del cuerpo- debería ejercitar sus cien mil millones de neuronas. “No se puede prescribir una periodicidad exacta para este deporte, lo mejor es integrarlo como práctica habitual dentro de una rutina de actividades saludables; todo lo que tiene que ver con el bienestar, la salud, el cuidado, el aprendizaje o el desarrollo personal sólo tiene sentido si se integra en el día a día”, señala López Muñoz.

¿Y es posible frenar con este entrenamiento la aparición de enfermedades neurodegenerativas? López Muñoz recuerda que “la ciencia nos dice que la mejor forma de equiparnos para hacer frente al deterioro cognitivo propio de la edad es aumentando nuestra reserva cognitiva. Esta reserva es una especie de mochila de aprovisionamientos neuronales que podemos desarrollar con actividades de diversos tipos que estimulen nuestro cerebro. También, por supuesto, cuidando la alimentación, haciendo deporte y teniendo hábitos de vida saludables. Cuando esa reserva cognitiva es mayor, mayores son nuestras posibilidades de paliar, aminorar o disimular los efectos tanto de enfermedades neurodegenerativas como de deterioros producto de la edad. Hoy por hoy no se puede frenar la aparición de estas enfermedades, pero lo que sí podemos hacer es aumentar la calidad de vida de esos años en los que les hacemos frente. En definitiva, se trata de ganarle vida a los años”.

Fuente: Expansion