Pase cultural en la ciudad de Buenos Aires: la tarjeta para que los estudiantes compren libros y entradas

El plástico permite que los alumnos de escuelas públicas reciban 250$ por mes para salidas culturales y lecturas. También hay descuentos y entradas gratuitas para docentes.

2786779w1000

El Gobierno de la ciudad de Buenos Aires presentó un programa que fomenta los consumos culturales de los jóvenes. De ánimo igualitario, el pase cultural impulsado por el Ministerio de Cultura y el Ministerio de Educación e Innovación de la ciudad de Buenos Aires otorga a jóvenes de 4°, 5° y 6° año de escuelas públicas y de escuelas privadas de cuota cero una tarjeta con un crédito mensual renovable de 250 pesos que podrán destinar al consumo (o el disfrute) de bienes culturales.

La medida beneficiará a 36.000 adolescentes que cursan en escuelas de la ciudad, y también a 48.000 docentes, que no recibirán ningún monto mensual pero sí el acceso a una “canasta cultural” con descuentos y entradas gratuitas. El Gobierno porteño destinará este año una partida de quince millones de pesos para habilitar el pase. El objetivo de la iniciativa es doble. Por un lado, pretende acercar a los jóvenes a librerías, teatros, salas de cine y centros culturales porteños, y por otro, dinamizar la producción cultural con el ingreso de una masa de dinero al ecosistema cultural. “La escala de inversión del gobierno es grande y el desafío es ambicioso”, dijo el ministro de Cultura Enrique Avogadro en la sede del Gobierno de la ciudad en Parque Patricios. Para el diseño del programa, los funcionarios trabajaron en conjunto con varios adolescentes que acercaron propuestas y permitieron mejorar el proyecto. “Esta generación tiene hambre de protagonismo”, señaló el ministro.

Según informes del Gobierno porteño, el sector cultural genera el 10% del Producto Bruto Interno y uno de cada diez empleos de la Ciudad. Además de estos indicadores socioeconómicos, el acceso a la cultura es una instancia que asegura bienestar individual y social y representa una herramienta de desarrollo. Iniciativas similares a la propuesta por el Ministerio de Cultura porteño se aplicaron en Brasil, Italia, Uruguay y España. Con este lanzamiento, la ciudad de Buenos Aires es la primera del país en instrumentar una política cultural y educativa de semejante magnitud. Además de los 250 pesos, el programa incluye una canasta cultural con entradas gratuitas para asistir a cines, teatros y museos. Para estar al día con las propuestas, los beneficiarios deberán marcar la página web del programa como favorita.

El ministro Enrique Avogadro, en la presentación de la medida, dijo que “esta generación tiene hambre de protagonismo”.

Para acceder a la tarjeta, los chicos deberán inscribirse en el portal del programa. Una vez emitidas, las tarjetas pueden retirarse en seis sedes comunales de la ciudad ubicadas en San Telmo, Recoleta, Parque Chacabuco, Lugano, Villa Devoto y Villa Urquiza. Los beneficios, además de la acreditación mensual del monto fijo, son varios. Hay descuentos en librerías, salas comerciales e independientes de teatro, salas de cine, museos, centros culturales y fundaciones. Una entrada de cine costará entre 100 y 125 pesos (depende de la sala), las librerías asociadas ofrecerán un módico 5% de descuento en compras de libros y los teatros asociados al plan, un descuento del 20% en las entradas. Centros culturales y clubes de música ofrecen promociones de dos entradas al precio de una. Cámaras sectoriales como la Cámara Argentina del Libro, la Cámara Argentina de Publicaciones, la Federación Argentina de Exhibidores Cinematográficos y la Asociación Argentina del Teatro Independiente colaboraron con los ministerios. Desde el Gobierno, esperan que se sumen otros organismos de las industrias creativas.

Si algún beneficiario quiere ahorrar, podrá hacerlo por dos meses, y solo se darán de baja las tarjetas que no muestren ningún movimiento en nueve meses. Para la ministra de Educación e Innovación, Soledad Acuña, el pase cultural constituye una política educativa que prepara a los alumnos para un mundo del trabajo que requerirá, según dijo, flexibilidad, autonomía y capacidad crítica. “Es enseñar de otra manera”, graficó, e indicó que espera contar con el apoyo y la guía de los docentes. “Son los que están más cerca de los chicos todos los días”, agregó. Para fin de 2018, se estima que un 10% del universo de los beneficiarios ya tendrá en sus manos el pase cultural. En el diseño de la tarjeta de los alumnos predomina el color amarillo y en la de los docentes, el púrpura.

Los beneficios son para jóvenes de 4°, 5° y 6° año de escuelas públicas Crédito: Gobierno de la Ciudad

Mora Scillamá, directora general de Promoción Cultural en la ciudad, indicó que el anuncio del pase estaba previsto para agosto, con un monto aún menor que el que finalmente se estableció. También destacó que la actualización de los 250 pesos se hará en marzo de 2019. El pase no se toma vacaciones y la suma de dinero se renovará los doce meses del año. Cuando los alumnos egresen, las tarjetas dejarán de funcionar. Por otro lado, se dejó en claro que los datos de los chicos estarán protegidos, si bien los consumos culturales que realicen servirán para elaborar estadísticas.

“Estamos muy contentos”, dijo el jefe de Gabinete del Gobierno de la ciudad, Felipe Miguel. “Queremos que los jóvenes disfruten de la inmensa oferta cultural que tiene Buenos Aires”. En pocos meses, el ecosistema cultural de la ciudad comenzará a experimentar una transformación inédita. Tal vez otras ciudades y municipios puedan imitar una iniciativa que, desde hoy, brinda el gobierno porteño a miles de jóvenes.

Pase cultural en cifras

  • 250 pesos de crédito mensual para estudiantes de 4°, 5° y 6° año de escuelas públicas y privadas de cuota cero
  • Se estima un universo de 36.000 estudiantes y 48.000 docentes
  • Librerías asociadas hasta hoy: 70; Cines: 10; Teatros: 25; Museos: 15; Centros culturales y clubes de música: 35
  • Presupuesto del programa: 15.000.000 de pesos

¿Qué puede adquirirse con el pase cultural?

Museo: En la Fundación Proa, la entrada general cuesta $80, pero será gratis para estudiantes y docentes que tengan el Pase Cultural; en el Malba, donde cuesta $140, habrá un 50% de descuento

Cine: Una entrada común cuesta entre $250 y $280. Con el pase, en las salas de las cadenas Cinemacity, Cinemark, Hoyts y Village, saldrá $125, y en Cinema Devoto, todos los días, $ 100

Teatro: Teatro Ciego y El Emergente, entre otras salas, venderán dos entradas al precio de una; otras salas comerciales, como el Regina y el Picadero, harán descuentos del 20%. En el Complejo Teatral el ahorro será del 50%. El Colón no está incluido en el menú de opciones

Librerías: En la mayoría de las librerías asociadas (Hernández, Eterna Cadencia, Waldhuter, Eudeba, Asunto Impreso) se hará un descuento del 5% en la compra de libros; algunas, como Entelequia (donde se venden cómics y revistas, además de libros) y KEL (que vende ejemplares de espiritualidad y autoayuda), harán descuentos del 10%

Centros Culturales: Espectáculos y obras teatrales del Coliseo, Ciudad Cultural Konex, Club Atlético Fernández Fierro y el Centro Cultural 25 de Mayo costarán un 20% menos para estudiantes y docentes

Para conocer todas las promociones y descuentos disponibles los beneficiarios tienen que consultar la web. También allí hay información sobre la oferta cultural gratuita de Buenos Aires, con o sin tarjeta.

Fuente: Daniel Gigena, La Nación.