Ponen a la venta en Londres a un clon del Toro de Wall Street

Una nueva versión de la obra regalada a la ciudad de Nueva York por el artista Arturo Di Modica será subastada por Phillips con una base de u$s 500.000

20181004_080257360_dcc051018-018f01_crop1538697873482.jpg_418415744

Las dos esculturas, que son íconos de Nueva York, han sido regalos que recibió la ciudad. La Estatua de la Libertad, realizada por el escultor francés, Frédéric Bartholdi, y su estructura por el arquitecto Eiffel, fue un regalo de Francia a los Estados Unidos en el centenario de su libertad en 1876. Y el otro ícono es el Toro de Wall Street, regalo inesperado del escultor siciliano Arturo Di Modica (77), que lo instaló en diciembre de 1989.

El escultor ha realizado varias acciones marketineras en su historia. En 1977, depositó en la entrada del Rockefeller Center 60 toneladas de mármol con sus obras, fue multado con u$s 25, pero conquistó fama y primeras planas de los diarios cuando el alcalde de la ciudad le permitió dejarlas y así realizar su exposición temporal callejera.

El toro, que tiene 5,5 metros de largo y 3,5 de altura y 3200 kilos, fue fundido por el artista a un costo de u$s 350.000 y depositado en Wall Street, al pie de un árbol de navidad, como regalo del artista. Más tarde, fue instalado a pocos metros en Bowling Green, un parque donde la obra es el gran atractivo. La leyenda urbana dice que hay que besarle los testículos al toro y la fortuna llegará a tu casa.

El artista sólo ha vendido cuatro obras en remates y en precios que van de los u$s 1000 a los 20.000, pero esta semana en Londres se ofrece una nueva versión, de 180×100 cm, por el cual se piden u$s 500.000 para arrancar. El artista o un inversor han realizado 12 copias de la misma y esperan que vayan a distintos mercados bursátiles del mundo. Ya hay en Ámsterdam y Shanghái copias del neoyorquino.

Phillips es quien lo ofrece en el marco de sus ventas de arte del siglo XX. Buscando consolidarse como la tercera casa de subastas de Occidente, la oferta está compuesta por los autores de mayor demanda: Baselitz, Richter, Dubuffet, Fontana, Botero y Warhol. Son más de 240 obras en oferta y esperan recaudar unos u$s 50 millones (Christies tiene estimados unos u$s 100 millones en ventas).

Además del toro, sobresale un caballo en arcilla y cerámica realizado por nuestro admirado Lucio Fontana. Tiene un gran tamaño, de 60×80 cm, y la base es superior a los u$s 500.000.

Nuestro rosarino es la vedette de estas ventas en Londres ya que se ofrecen más de 25 obras de su autoría y sus ya altos precios buscan nuevos récords. En Buenos Aires hay subastas en Bullrich, Gaona, Wernicke y también en Martín Saráchaga y, en todas ellas, la figura es Fernando Fader, cuyas obras están estimadas entre u$s 180 y 70.000, ante la situación financiera estas subastas nos marcarán la salud de nuestro mercado y veremos si la gente prefiere arte o papeles verdes.

Además del arte de los argentinos hay buenas ofertas de libros y de platería y también, como novedad, los ponchos, luego de la gran venta de la colección Moneta que realizó Juan Antonio Saráchaga, que ya adelanta su subasta de noviembre con joyas de la colección Larreta que se encontraban en Tandil en la estancia Acelain.

Fuente: El Cronista