Por qué aconsejan escribir la carta a los Reyes junto a los niños

Una psicóloga española afirma que es un buen momento para transmitir valores y trabajar la autocrítica. Además, aconseja qué regalos son los más apropiados y cuáles evitar.

IeeZ7yQmH_1256x620__1

Los que ya aprendieron a escribir, toman lápiz y papel y se embarcan solos en la tarea. Los más chicos, en cambio, necesitan una mano para llevar a la hoja el clásico “Queridos Reyes”, que encabeza la lista de pedidos. Pero los adultos no deben limitarse a ser meros despachantes de correo ni atentos escribas que copian el dictado, sostiene una psicóloga española, quien afirma que la excusa de la carta es una oportunidad para transmitir otro tipo de valores, alejados del materialismo. Además, aconseja qué regalos son los más apropiados y cuáles deberían evitarse.

Que los padres escriban junto a los niños la carta de los Reyes Magos ayuda a que estos eviten pensamientos materialistas, ya que “pueden inculcarles valores sociales, como la empatía y la solidaridad, a través de la reflexión que se pone en la escritura”, explica la psicóloga Grecia de Jesús.

La profesional subraya que es importante orientar a niñas y niños a que su lista de regalos no contenga solo objetos materiales, sino deseos positivos como “reunirse toda la familia más seguido, tener más amigos en la escuela o plantearse objetivos solidarios”. No siempre esos anhelos surgen en forma espontánea, por lo que para poder llegar a esas conclusiones, muchas veces necesitan que los padres los acompañen mientras redactan la carta.

Aunque los niños son los protagonistas de estas fechas, los adultos deben asegurarse de que “los mensajes que transmiten vayan también en esta línea”, para que aprendan a valorar más los encuentros y a las personas que los rodean que “al mero hecho de recibir regalos”, puntualiza la psicóloga de Blua de Sanitas.

Así, antes de empezar el listado de regalos que esperan recibir el domingo, los padres pueden “fomentar una reflexión en el niño sobre cómo ha sido su conducta a lo largo del año y, en base al balance, que ellos pidan los regalos que crean que se merecen”. De esta manera se utiliza la carta a los Reyes Magos como una herramienta para desarrollar el autoconcepto y la autocrítica.

Es importante orientar a niñas y niños a que su lista de regalos no contenga solo objetos materiales.

Es importante orientar a niñas y niños a que su lista de regalos no contenga solo objetos materiales.

Como consejos para ayudarlos a elegir regalos, de Jesús destaca la importancia de adaptar los regalos a la edad, nivel de desarrollo y personalidad del nene o la nena, ya que es preferible inclinarse por regalos pedagógicos con los que puedan aprender jugando y compartiendo. Además, “este tipo de regalos aportan beneficios relativos al desarrollo psicomotriz, cognitivo e intelectual, emocional y social”, argumenta.

Fomentarles la curiosidad contribuye al libre desarrollo de su personalidad, haciendo que no se vea entorpecida por prejuicios. “Es necesario dejarles la opción de elegir sin coartarles su creatividad y curiosidad”, es decir, no sexualizar los juguetes de los niños, aclara. Por otra parte, también se les puede animar a que no elijan todos los años el mismo tipo de juguete, que prueben otros diferentes.

Evitar los regalos bélicos

Otra opción es recurrir a regalos hechos en casa, lo que fomenta la creatividad, la organización, la planificación, aumenta la autoestima y el desarrollo de la responsabilidad. Sin embargo, es fundamental que los padres se involucren (“deben estar dispuestos a ayudar al niño a desarrollar esa responsabilidad; son los adultos quienes deben motivarles con paciencia y constancia a cumplir con sus metas”).

Para no enviar un doble mensaje, es mejor evitar los regalos bélicos, porque cuando se invita a los niños a jugar con armas y otros objetos alusivos a la guerra, se les incita a ello. Son más positivos otros regalos, incluso los tecnológicos, siempre que se tenga en cuenta “qué aprendizaje de valor le puede aportar esa tecnología, si es adecuada para el momento evolutivo y si le sabrá dar un uso responsable”, puntualiza.

En caso de que la elección sea una mascota, la especialista subraya que la decisión debe ser meditada, ya que requiere compromiso porque se convertirá en un miembro más de la familia. Por este motivo, recomienda priorizar la adopción para fomentar también valores de solidaridad en el niño. Se deben “establecer las normas respecto al trato y cuidados que todos los miembros de la familia deberán ejercer”. Un animal “puede ser un punto más de unión y compromiso familiar”, además de mejorar la psicomotricidad, las habilidades sociales y aumentar la autoestima en la infancia, destaca.

Fuente: Clarín, DPA