Rituales antiguos para recibir el Año Nuevo alrededor del mundo

Costumbres y ceremonias en ciudades de Asia, Europa y América del Norte.

1. Edimburgo. Bliadhna mhath ur

Con estas palabras se desea buen año en el viejo idioma gaélico de Escocia. Son poco quienes todavía lo practican, pero seguramente se escuchará ese saludo en medio de la muchedumbre que esperará el paso de año en el centro de Edimburgo, y más particularmente en Princess Street Gardens, al pie del castillo. Se espera una concurrencia superior a las 75.000 personas a partir de las 21 para ver el show de pirotecnia. El festejo de Año Nuevo se llama Hogmanay y se celebra a lo largo de varios días. Empezó ya el viernes 30, con conciertos, espectáculos y bailes. El origen de las festividades se remonta a las épocas paganas y vikingas de Escocia. Los escandinavos celebraban Yule en ese momento del año, cuando las noches son más largas. Durante el Hogmanay no pueden faltar los shortbreads y el whisky, por supuesto.

2. Islas Diómedes S Novim Godom

Son dos islitas separadas por apenas tres kilómetros de mar en el estrecho de Bering. Al este, Diómedes Menor es el punto más extremo de Alaska. Unos 150 esquimales, ciudadanos norteamericanos, viven en una única aldea. Frente a ellos está Diómedes Mayor, el punto más extremo de Siberia, que sirve de base a una guarnición de soldados rusos. Son dos mundos que han sido separados por la política a lo largo del siglo XX y que siguen divididos por el calendario. La línea de cambio de fecha pasa entre las dos y por este motivo desde la parte alaskana dicen que pueden, literalmente. mirar al futuro. La isla siberiana vive con un día entero de adelanto sobre ellos. Este remoto lugar del planeta no celebra significativamente el Año Nuevo, pero si lo hiciera, los viajeros podrían recibir dos veces el año en 24 horas. Hasta 1999 era una aventura que sólo se podía pretender hacer en Kiribati, un país oceánico cuyos archipiélagos estaban repartidos entre dos fechas.

3. Japón. Akemashite omedetô gozaimasu

Hasta 1873, los japoneses cambiaban de año según el calendario chino. Desde aquella fecha, se adoptó el calendario gregoriano y se pasó la celebración al 1° de enero. El festejo se llama oshogatsu y es uno de los más antiguos y más importantes del país. Tiene sus propios ritos, que se extienden a lo largo de varios días. El 1º de enero es el único feriado oficial, pero muchos japoneses se toman vacaciones en torno a la fecha y las administraciones cierran del 29 de diciembre al 3 de enero. La cena de Nochevieja se llama omisoka y consiste en sopa y pastas. Para los japoneses es importante empezar el año sin deudas y con una casa purificada, así que en los días previos a la fecha se ocupan de saldar esos asuntos. Durante la cena, el programa musical de televisión Kohaku Uta Gassen (existe desde 1951) se ha convertido en una costumbre imperdible para millones de japoneses. Cuando termina, poco antes de la medianoche, las familias van a los templos para acompañar a los monjes que tocan 108 veces una campana. Los más jóvenes se agrupan en lugares públicos para esperar la cuenta regresiva hasta la medianoche.

4. Filadelfia. Happy New Year

El Mummers Parade es algo así como el primer carnaval del año. Es al mismo tiempo la más antigua de las manifestaciones folklóricas genuinamente norteamericanas. Los orígenes de esta tradición se remontan al tiempo de los primeros colonos británicos, escandinavos y centroeuropeos de Nueva Inglaterra. Este Desfile de los Mimos se organiza entre clubes -las New Year Associations- que preparan sus trajes, sus pasos de bailes y su música durante todo el año. Se presentan en una de cuatro categorías: Cómics, Fancies, String Bands y Fancy Brigades. A pesar de las temperaturas bajas, el ambiente es muy cálido desde temprano por la mañana, cuando los grupos convergen hacia el City Hall y el Convention Center. El recorrido tiene más de cuatro kilómetros y mucha gente espera ver los clubes pasar, con trajes y una puesta en escena de las carrozas digna de Hollywood. De esta manera la venerable ciudad, que fue efímeramente capital de Estados Unidos a fines del siglo XVIII, empieza el año con buen humor y desenfreno.

5. Tirol. Frohes neues Jahr

Resultado de imagen para Tirol. Frohes neues Jahr

En la ciudad austríaca se celebra el cambio de año con los tradicionales conciertos de Año Nuevo en el Salón Dorado del Musikverein, con música de los Strauss. Mientras tanto, en las montañas del Tirol la pequeña estación de deportes de invierno Kitzbühel ofrece un mágico traspaso de año. Al anochecer del domingo 1º, a las 17.30, los festejos empiezan con bajadas de antorchas desde las pistas de nieve, saltos y acrobacias con esquí sobre llamas y mucha música. El broche de oro de la velada es el esperado espectáculo de fuegos artificiales, preparado por uno de los grandes maestros de ese arte, Armin Lukasser. Al principio de este año, hace 365 días, más de 30.000 personas se congregaron en las callecitas de este pequeño pueblo de chalets de madera. Por esta razón se aconseja llegar temprano por la mañana. Llega gente de todo el Tirol para asistir a este festejo, considerado como la mejor recepción del año en los Alpes.

Fuente: Pierre Dumas, La Nación.