TEDxRíodelaPlata: El Colón levantó su telón para mensajes inspiradores

Casi 2500 personas disfrutaron del teatro y de la sucesión de oradores de la jornada

2807518w1000

A media luz, entre oropeles y bajo la magnífica araña reluciente, todos los asientos del Teatro Colón parecen ocupados. Pero esta sala colmada no espera la salida de una reconocida orquesta sinfónica ni la interpretación de una ópera famosa. Aguarda la aparición de los oradores que darán vida a una nueva TEDxRíodelaPlata, el encuentro que se realiza desde hace más de ocho años en el país llega por primera vez a esta sala lírica.

Luego de cuatro ediciones en Tecnópolis, que reunieron 10.000 asistentes cada una (y transformaron la versión local en la más convocante de las 4000 que se realizan anualmente en 180 países), el evento reunió casi 2500 personas, que aplaudieron a lo largo de siete horas.

La actividad comenzó con la diseñadora gráfica ecuatoriana Belén Mena, que relató cómo se inspira en la naturaleza, específicamente en las distintas especies de polillas, para elaborar sus trabajos. La siguió la bióloga y activista trans colombiana Brigitte Baptiste, que planteó una perspectiva para “rescatar la diversidad sexual y de género en nuestras visiones de la naturaleza”.

Uno de los momentos más interesantes estuvo a cargo de Renata Di Tullio, la técnica agroalimentaria de 20 años que recomendó el consumo de insectos tanto por su alto valor proteico (22% más que la carne, en el caso de los grillos) como por sus ventajas comparativas respecto del ganado en materia de cuidado ambiental (producen hasta 100 veces menos metano que un cerdo), consumo de agua y superficie exigida.

El periodista de LA NACION Hugo Alconada Mon recibió uno de los mayores aplausos de la noche cuando invitó al público a participar en la lucha contra la corrupción: “¿Es posible corregir este problema? Sí. ¿Es difícil? Mucho. El momento clave es cuando los ciudadanos se involucran y meten presión, solo se puede cambiar cuando se dice basta”.

La física Elsa Rosenvasser Feher fue merecedora de una ovación de pie al hablar de la importancia de cerrar proyectos en el marco de su reciente viudez y la percepción de que el final de sus días está cerca. “Cerrar una vida y terminarla es mucho trabajo, pero es trabajo que vale la pena porque da sentido al diario vivir”, argumentó.

Varios de los asistentes se deshicieron en elogios por la programación. “Es la cuarta TEDx a la que asisto, creo que cada año me ayudan más a ver las cosas de otra manera”, dijo Franco Soleiro. Andrea García afirmó que estas charlas “están buenas porque te abren la cabeza y te hacen cuestionarte tus paradigmas”.

Para Irupé Churruarin, se trató de una experiencia “emocionante”, en la que el Colón aportó su cuota de épica: “Es un teatro muy impresionante, me impactó su estética”.

Fuente: La Nacion,  Andrés Krom