Un tesoro de 90 millones de años en Neuquén

MIRÁ LA GALERÍA DE IMÁGENES Y EL VIDEO. Lo conocen muy pocos y muchos menos saben cómo llegar.

image_content_9468962_20180317145535

A 155 kilómetros de la ciudad de Neuquén hay un bosque perdido en un escenario inhóspito. El único que sabe cómo llegar hasta allí es el viento, que silba entre árboles petrificados, acariciando lo áspero.

El Sauce es una localidad que está pegadita a Picún Leufú y a la que se accede desde la capital por la Ruta 237. El fin de semana pasado se desarrolló la 24° Fiesta Provincial del Choclo y la Humita, el sello de distinción del pueblo. En los 25 kilómetros de camino de ripio hasta llegar al ingreso se asoman carteles con los nombres de las familias que habitan el lugar, el más vistoso es el de la chacra de Churrarín (más adelante están los Zúñiga, Sanhueza, Fernández). Una línea blanca en el cielo, como si alguien la hubiese trazado con un crayón, acompaña.

A la derecha, está el predio donde se celebró la fiesta, a la izquierda, junto a la figura de un choclo, el cartel: “El Sauce, Bienvenidos: comisión de fomento, destacamento policial, escuela N°129, puesto sanitario.” El trayecto se torna empinado. Pronto aparecen una hilera de casitas de colores, las primeras tres al menos, se ve que están construidas con ladrillos de madera de Corfone. La calle principal se llama Pedro Salvatori, el gobernador emepenista que creó por decreto la comisión de fomento hace treinta años. Uno de los vecinos colgó en su puerta una gigantesca bandera de River: el reciente campeón en una vidriera insospechada.

El tesoro del cretácico escondido en El Sauce
Las casa de colores, con ladrillos de madera de Corfone, se asoman al ingreso del pueblo.(Matías Subat).-

En el 2010 vivían 441 personas. Hoy la población aumentó. “Entre chicos y grandes hay alrededor de 500 personas en todo el ejido, mayores 360”, afirma el presidente de la comisión, Fabián Lauquén, que el año próximo concluirá su mandato. La mayoría se dedica a la producción y a la ganadería, pese a los graves problemas que tienen con el suministro de agua.

El pueblo cobija un bosque petrificado de inmenso valor paleontológico. Son casi seis hectáreas de vegetación espinosa que está regada de troncos fosilizados. Árboles convertidos en rocas grisaceas y amarronadas, algunas brillosas. Coníferas de gran porte que datan del período cretácico, de aproximadamente 90 millones de años, según precisó el equipo de Patrimonio Cultural de la provincia.

No hay senderos habilitados que permitan visitar el bosque, ni cartelería que lo señale. Un auto no sobreviviría al ritmo que imprimen las picadas.

“La idea es hacer un acceso, hacer los senderos peatonales y poner una persona que haga las visitas guiadas y a la vez que cuide”, dijo el presidente de la comisión de fomento de El Sauce, Fabián Lauquén.

“Si habrás andado a caballo vos por acá”, le dice Tulio Meza, responsable del área de Producción de la comuna, a Lauquén. El bosque que nadie amó fue siempre parte del paisaje.

Cuentan que están trabajando en un proyecto para que se designe a un cuidador que resida allí. Aspiran a que El Sauce crezca. “Lo único que tenemos para ofrecer es la fiesta”, agrega el presidente de la comisión.

Claudia Della Negra, directora general de Patrimonio Material de la provincia, asegura que están trabajando para que el sitio sea declarado parque paleontológico. Explica: “es más importante en esta etapa proteger el lugar, antes de ponerlo en valor. Queremos preservarlo para que nadie lo saquee. Se está buscando la alternativa laboral para la gente del lugar, que haya guías, para que nadie vaya libremente porque se puede perder, es peligroso. Toda la provincia de Neuquén es un gran reservorio y lo que pedimos es que la gente colabore y que no permita la compra y venta de fósiles.”

Finaliza el recorrido y en el cielo sigue la línea blanca. En el suelo cortezas milenarias hachadas por el tiempo.

“Se está trabajando con Cultura y Turismo para darle la forma y que tenga custodia permanente, como patrimonio”, aseguró el responsable del área de la Producción de la comuna, Tulio Meza.
El tesoro del cretácico escondido en El Sauce
El bosque aún no fue declarado parque paleontológico. (Matías Subat).-
1988 fue el año en que se creó por decreto la comisión de fomento de El Sauce, con jurisdicción en el ejido que abarca los parajes El Sauce, Limay Centro y Cerro León, su zona urbana y rural
25 kilómetros es la distancia que separa la localidad de Picún Leufú
441 personas vivían en El Sauce, según el censo 2010: 243 varones y 198 mujeres
Fuente: Rio Negro