Da Vinci y Basquiat hicieron de 2017 un año de ventas multimillonarias

Tal vez el que termine se convertirá en el año de mayor ventas en la historia, con un volumen de u$s 90.000 millones. Las diez operaciones principales dan cuenta del rumbo

cc221217n018f14_crop1513908092684.jpg_258117318

Se considera que este que termina ha sido el año con mayor cantidad de ventas en la historia y algunos estiman en u$s 90.000 millones el volumen del mismo. Hemos seleccionado las diez ventas de mayores precios para darnos una idea de la danza de millones. El Da Vinci de u$s 450 millones, comprado por un Príncipe Saudí, estará en exposición en el recién inaugurado Louvre de Abu Dhabi, donde está en préstamo “La Ferronière” de Da Vinci y ahora estará en este maravilloso museo que contiene 350 obras prestadas por museos franceses más otras tantas obras adquiridas en la última década por los árabes.

Este es uno de los 700 museos que se inauguran cada año en el mundo, con una concurrencia que se ha multiplicado por diez en las últimas tres décadas, sólo al Louvre en París van más de 20 mil personas todos los días. Los árabes pagan u$s 500 millones por usar el prestigioso nombre del Louvre y recibir en préstamo obras maravillosas. El segundo valor fue el Basquiat comprado por un joven coleccionista japonés que había pagado u$s 57 millones por otro, quizás superior, el año pasado. Este que compró había costado u$s 19 mil hace 33 años, por lo tanto multiplicó su valor por 5800 veces en dicho período.

El Van Gogh fue un gran precio pero no supera los u$s 82,5 que pagó el japonés Saito en 1990 que equivalen a cerca de u$s 160 millones de hoy. Sorpresa fue la venta de la obra de Fernand Léger de 1913, su mayor precio habían sido u$s 39 millones por otra de sus obras. Warhol siempre es noticia y la venta de su gigantesca obra junto al Da Vinci, habla a las claras de la creatividad de los marketineros de Christies. Sorpresa fue el precio del paisaje de Klimt, había costado u$s 5,3 millones en 1994 y hoy se ha pagado 11 veces más. Récord fue el pequeño bronce (hay 6) del genial rumano Constantin Brancusi, triplicó su estimación y superó con creces el anterior récord por una escultura del artista que había sido pagada u$s 33 millones. Gran precio para la obra de Twombly, no superó los u$s 70 millones que se pagaron por uno de sus pizarrones rayados, pero es un gran precio para este americano que vivía en Roma.

Tres pequeños estudios de retrato de Francis Bacon superaron los u$s 38 millones que se pagaron por otra obra similar. Y finalmente un artista chino, también superó los u$s 50 millones. No todas han sido buenas noticias, quedó sin vender un importante Bacon y el mismo propietario del Da Vinci, el ruso Dmitry Rybolovlev, liquidó algunas de las 38 obras que había comprado en los últimos años con enormes pérdidas, en febrero vendió un Gauguin que había pagado u$s 85 millones en tan sólo u$s 25 millones, y también luego un Magritte que pagó u$s 70 millones en apenas u$s 20 millones, pero con los u$s 300 millones que ganó con la venta del Da Vinci puede ser que quede a mano. En remates de arte argentino en Buenos Aires se han vendido unos u$s 11,5 millones de dólares, notándose una retracción de la oferta que esperemos no se repita el próximo año. Feliz Navidad para todos.

Fuente: El Cronista