Fue subastado en Madrid un cuadro “inédito” por un millón de euros

Se trata de una obra del artista Félix Resurreción Hidalgo y que se inscribe en los últimos años de etapa de formación del artista

img_lgomez_20181026-202826_imagenes_lv_otras_fuentes_s-kmBD--992x558@LaVanguardia-Web

El cuadro de Félix Resurrección Hidalgo y Padilla (Manila, 1855- Barcelona, 1913) “Pareja de jóvenes tagalos ante un río” ha logrado para el pintor filipino su récord de ventas, adjudicado en una subasta en Madrid a un comprador particular filipino por 950.000 euros.

Según informaron a EFE fuentes de la casa de subastas Segre, el cuadro, un óleo sobre lienzo de 105×73 centímetros firmado y fechado en Manila, salió a subasta el pasado 23 de octubre por 40.000 euros y acabó adjudicándose por 1.145.415 (precio de remate más las comisiones).

El cuadro estaba en un domicilio particular de Madrid en el que, según las mismas fuentes, “solo había ese lienzo, herencia familiar, y una lámpara de escaso valor”, y sus propietarios se pusieron en contacto con la sala de subastas para que “lo tasaran”.

El cuadro, un óleo sobre lienzo de 105×73 centímetros firmado y fechado en Manila, salió a subasta el pasado 23 de octubre por 40.000 euros y acabó adjudicándose por 1.145.415

El cuadro de Hidalgo, que falleció en Barcelona, representa a una joven pareja de tagalos, “humildes gentes de los esteros”, con sus trajes típicos, sentados a la orilla de un río mientras ella pesca. Se trata de “una obra inédita” y que se inscribe en los últimos años de etapa de formación del artista.

Hidalgo, considerado como uno de los grandes pintores filipinos de finales del XIX, abandona en esta pintura el estatismo que caracterizaba algunas de sus primeras obras, en favor de una composición en la que las figuras principales se insertan “con gran convicción” en el paisaje.

Las frecuentes visitas al Museo del Prado de Hidalgo, que el mismo año en el que está fechado el cuadro obtuvo una beca para estudiar en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, enriquecieron su capacidad creativa dotando a sus obras de un lenguaje más avanzado que adolecían sus primeras creaciones.

El artista está considerado como uno de los grandes pintores filipinos de finales del siglo XIX y pertenecía, al igual que los hermanos Luna o José Rizal, a un selecto grupo de jóvenes intelectuales filipinos educados en Europa, conocidos como los ilustrados, que contribuyeron en gran manera al ideario nacional de la futura nación de Filipinas.

Fuente: La Vanguardia