Daniela Herrero regresó “En un segundo” con un álbum bien cancionero

La cantautora publicó su sexto disco, en el que retoma el camino de las canciones de gran tradición pop-rockera; mientras, el cuarteto femenino Amas de Casa Rock editó su primer CD, con una fórmula bien rockera; el cuarteto de rock stoner Metamórfica mantiene en su nuevo disco, "Cisma", ese clima denso y el guitarrista y cantautor Gonzalo Ferrán presenta su segundo trabajo discográfico, "Cartapesta", que surca por caminos sólidos del formato canción y finas armonías musicales.

DANIELA HERRERO – “EN UN SEGUNDO”

La joven cantautora argentina vuelve al ruedo con su sexto disco en donde se sumerge en aguas de la canción pop-rock de rica tradición en la Argentina, con un álbum de canciones románticas honestas, con su voz y las guitarras como protagonistas.
El CD abre con “Me olvido de mí”, bien arriba, bien rockero, con la suerte de haber recuperado la voz cálida y repleta de colores de Herrero que cantan sobre un amor enfermo que la absorbe y le quita la identidad, en una relación demasiado simbiótica.
Esa línea con buenas guitarras, bajo, batería y teclados se mantienen en “En un segundo” un medio tempo que quiere ser balada, con un buen trabajo de las guitarras, mientras Herrero busca de manera enfermiza a ese amor que se fue y lo busca afanosamente.
“Cuanto” es acústica, con un gran trabajo de los teclados dándole un clima cinematográfico de jornada ventosa y fría, mientras la voz suena bien clara y Herrero se mueve en una canción con influencias de los Beatles pero también de ciertas cantautoras del country americano.
“En Nueva York” abre acústica con la voz de Herrero reluciendo entonando una letra cuasi cinematográfica a mitad de camino de un bolero, con un especial trabajo en los agudos de la garganta de la vocalista.
“Te vi te vi” abre bien con ese sonido de las guitarras y la batería a la americana, mezcla de country, rock y folk, y es un homenaje al clásico de Fito Páez ”Te vi”, ya que Herrero fue embrujada y seducida en un infierno por un caballero de cuyos besos y caricias jamás pudo escapar.
“Opera” es una balada muy romántica, con cierto dolor, en donde la voz de Herrero timonea un bloque en el que la acompañan un piano, arreglos de teclados y cuerdas. La cantautora nacida en Berazategui le pone aires Beatles a la canción a la que embellece un exquisito solo de guitarra.
“Me equivoque” arranca con los chisporroteos típicos previos a una tormenta, con Herrero trayendo algunos elementos de su primer álbum, pero luego toma ritmo de medio tempo, con un buen arreglo de voces en el estribillo.
“Gala” originó el estilo del disco “En un segundo” con un rock con percusiones suaves casi pop, con Herrero metiéndose con su voz y los instrumentos en aguas que antes recorrieron Gustavo Cerati y Federico Moura, con una letra más abstracta, sensual, con visiones más abstractas.
“Todo eso que no puedes decir” arranca con slide, susurros, una acústica, con Herrero jugando a la chica dulce y mimosa, hasta que entran la guitarra, el bajo, la batería, y la canción va ganando en electricidad y en velocidad y deja cualquier esfera pop y se mete de lleno en el rock.

= = = = = = = = = = = = = = =

AMAS DE CASA ROCK – “AMOR BACTERIA”

Primer álbum de este cuarteto femenino rockero que mezcla elementos del hard rock de los 80 con el blues, el punk y otros estilos y que recorre los escenarios argentinos desde 2011, integrada por Daniela Doffo en voz y guitarra, Julieta Pol en guitarra, Nadia Lago Sáez en bajo y Mariel Cámara en batería.
El disco iba a ser producido por Carlos “El negro” García López que falleció en un accidente automovilístico y la tarea la retomaron Marcelo Corvalán y Federico Alcorta que contaron con el notable Bolsa González como Drum Doctor y lo masterizo el prestigioso Marie Breuer.
“Derecho Natural” es la primera canción del disco que tiene aires bien 70 en el groove de la base y luego las guitarras juegan para darle sutilezas pero también para meter riffs bien pegadizos.
“Estas conmigo” arranca con la batería bien al frente y un riff bien rockero, en la que la guitarrista, vocalista y letrista Daniela Doffo, le dice a su hombre que “no va a poder escapar de ella”, mientras meten un solo muy bien logrado.
“Así es la vida” arranca a medio tempo pero con un buen riff cabalgando sobre un interesante groove de la base y en la que las Amas de Casa reafirman su decisión de haber elegido el rock como camino, sin que el machismo del ambiente las vaya a mover de su decisión.
“Dimensión Desconocida” arranca con un riff bien microfoneada, con la voz grave de Doffo cantando sobre alguien que choca dos veces con la misma piedra: dejo el infierno atrás y se vuelve a enamorar de un tipo complicado.
“Aroma pasado” lo abre Mariel Cámara golpeando su batería, mientras las guitarristas meten arpegios con su guitarra y la voz de Doffo, cantando casi como una tanguera, una balada dolorosa, donde ruega que no la dejen, pero a su vez le factura a su amante, los malos momentos pasados.
“Cicatrices” arranca con las guitarras arañando todo hasta que se suma la base bien power, y Doffo narra en dos planos la dura vida de la clase obrera y de los niños y la mirada fría y cínica de un dirigente político mentiroso. Mientras los violines de Ayelén Trillo embellecen con sus arreglos esta canción contestaría.
“Esto no es nuevo” es un rock fiestero, veraniego, pegadizo, con elementos del soft metal de los 80 bien logrados, con la banda metiendo una cadencia para mover la patita e invitar a poguear.
“Hadas” es más hard rock, con las guitarras chirriando y el bajo de Nadia Lago Sáez y la batería de Camara, le dan una fortaleza notable a la canción y permiten el despliegue de las guitarras de Julieta Pol y de Doffo.
“Despedida” es un blues con notables arreglos de guitarras, bien desgarrador, doloroso. “Mis sueños” es un rock bien pegadizo gracias a los riffs, en el que Doffo habla de los peligros de creer en “un mundo color rosa” que puede vender un hombre con sus sonrisas y su juego de seducción.
“Puerta” cierra este interesante disco y es un rockito en el que las guitarras juegan con riffs idiotas y pegadizos hasta que la banda entra y le da un clima más fiestero y lúdico.

= = = = = = = = = = = = =

METAMÓRFICA – “CISMA”

El cuarteto de rock stoner Metamórfica mantiene en su último disco, “Cisma”, ese clima denso y oscuro de los trabajos anteriores, con buenos cortes de guitarra y las femeninas voces de Alejandra Mariona y Mariela Talento como un cable que saca a la banda de la tierra.
Como lo vienen demostrando desde “Tiempo de escupir y vomitar” (2006), Mariona y Talento no se ciñen sólo a los arreglos instrumentales, sino que los riffs y los punteos arman un clima de penumbras, apoyados en reverbs y chorus.
“Son dedos que corren más rápidos que linces. Son dedos que corren muy rápido a sujetar señales, devorar el pulso, mendigar calma”, canta hacia el abstracto Mariona en el segundo tema del disco, “Regala Sueños” y abre las puertas hacia laberinto de tinieblas que incluye canciones como “Bosques” (“puedo tirar de mi lengua y hacer toboganes extensos”).
La incorporación de Ariel Andrés Solito (Dragonauta) en la batería parece ser la indicada, gracias a que los diferentes redobles, cortes y fills acompañan a la perfección los diferentes cambios de ritmos que el bajo de Javier Prazak marca, sobre todo en canciones como “Desaparece”, de una letra minimalista, y “Baba adictiva”, sobre la unión de dos cuerpos.
En “Cuadernos” aparece la veta spinetteana de Metamórfica, con una guitarra arpegiada, más limpia que las canciones anteriores, pero siempre sumergido en una pesada neblina de stoner rock, y una letra existencialista.
El disco fue grabado entre enero y febrero de 2014 Gonzalo Rainoldi, masterizado en California y producido por el ex guitarrista de Los Redonditos de Ricota Tito Fargo.

= = = = = = = = = = = = =

GONZALO FERRÁN – “CARTAPESTA”

El guitarrista y cantautor Gonzalo Ferrán presenta su segundo trabajo discográfico, “Cartapesta”, que surca por caminos sólidos del formato canción y finas armonías musicales, con secuencias electrónicas, espacios folk y otras texturas sonoras.
A diferencia de su álbum debut en solitario, “El Tuco”, lanzado en 2010, en el que interpretó prácticamente en solitario ocho temas bastante diversos, en “Cartapesta” lo acompañan Pablo Penovi en piano y teclados, Martín Ordoñez en bajo, caja y bombo, y Francisco Arancibia en sintetizadores, programación de percusión y secuencia.
El disco se inaugura con el tema que le da nombre a “Castapesta”, un rock oscuro que implora por un “paraíso de collage, remedio y diversión” y juega con secuencias electrónicas que le imprimen un toque pop.
Entre las nueve canciones que integran el segundo álbum de Ferrán se contemplan melodías más suaves y poperas como la de “Eso que me hiciste sentir”, con la fórmula de estribillo contagioso del que participa Germán Sánchez.
Con reminiscencias del gran Gustavo Cerati, el cantautor bonaerense incluye recostado sobre un pop más electrónico en “Perdida”, con una atmósfera musical más densa “Un cuento chino”, y con mayor peso de los sintetizadores, “Lunes”.
El álbum que se terminó de grabar en noviembre del año pasado entre Argentina y España, también presenta canciones más despojadas de las invenciones tecnológicas y con una rítmica más relajada como “Nueva dirección”, “Nace mi cariño”, “Wawita” y “Amigas”.