Backstreet Boys: En carrera y lejos de la nostalgia

El quinteto formado en 1993 sale a ocupar un lugar en el mapa del pop con buenos argumentos.

51negbCRVVL._SS500
Identidad. La banda actualizó su sonido pero no perdió su sello.

No la tienen fácil, los Backstreet Boys, en esto de seguir editando discos con la formación que en 1993 irrumpió en el universo pop como una banda teen llamada a batir récords de venta y de convocatoria, adaptándose al sonido de los tiempos que corren sin perder el sello de fábrica que patentaron dos décadas y media atrás.

Sin embargo, en DNA, el quinteto formado por AJ McLean, Howie Dorough, Nick Carter, Brian Littrell y Kevin Richardson se las arregla para dar señales de que su ADN sigue presente, a través de una docena de canciones donde la ex banda teen condensa con buen resultado las influencias que han ido absorviendo con el paso de los años.

Con todos sus integrantes en sus 40 -Carter los cumplió el lunes-, Backstreet Boys exhibe como su primer gran mérito de DNA su apego irrenunciable a las armonías vocales que lograron conseguir. En ese sentido, Breathe -título repetido , para la banda, que ya grabó otro tema así titulado en su álbum anteriores una muestra cabal de que ese atributo está intacto en el combo.

A partir de esa base, sólida, el grupo sólo saca a relucir los pergaminos de su pasado más glorioso en un par de canciones, No Place y Just the Way You Like It, donde se reconoce el pulso de origen de la banda.

Pero lejos de recostarse en la nostalgia, el quinteto sale a disputar el centro de la escena del pop modelo 2019 desde los dos tracks iniciales, Don’t Go Breaking my Heart y Nobody Else, merced a un sonido a tono con el que marcan las tendencias. En todo caso, el segundo gran mérico es el de hacerlo sin disfrazarse de post adolescentes tardíos.

Al contrario, el grupo asume su lugar en el mapa actual, a través de letras que encajan a la perfección con su presente de padres de familia y que, en todo caso, dejan abierta la puerta a una dosis de provocación.

En ese sentido, la bailable New Love sugiere una lectura que bien podría linkear a la acusación por violación que Nick Carter debió enfrentar el año pasado, finalmente desestimada por el tribunal que tomó el caso. “¿Quién sos, la policía del sexo? Mi sexo no tiene reglas”, cantan .

Que en su plan de no perderle pisada a lo que pasa más allá de sus narices, se asociaron, además, al canadiense Shawn Mendes para uno de los temas del álbum, Chances, que definitivamente muestra que los Back están en carrera, y en condiciones seguir dando batalla de igual a igual.

Fuente: Clarín