Johnny Depp y Alice Cooper con la ayuda de leyendas del rock

MIRÁ EL VIDEO. El actor y el rockero reunieron a grandes del rock and roll como Paul McCartney, Slash, Joe Perry y Brian Johnson para grabar un disco estupendo, alegre, fiestero, rutero, bajo el nombre de "Hollywood Vampires". También se destacan los lanzamientos del nuevo material de los estadounidenses de Mumford & Sons y de las bandas argentinas Los Planos y Los Acetones.

HOLLYWOOD VAMPIRES – “HOLLYWOOD VAMPIRES”

El actor Johnny Depp, fanático del rock junto a un amigo de juergas y de los campos de golf como Alice Cooper, una leyenda del heavy metal, y juntos armaron una súper banda para divertirse y parrandear con próceres como Paul McCartney, Brian Johnson de AC/DC, Joe Perry de Aerosmith y Perry Farrell de Jane’s Addiction, entre otros.
El disco de estos vampiros hollywoodenses es pura frescura, desparpajo, whisky a rolete, fiesta, hard rock del mejor y mucho metal, dispersos en covers de The Who, The Doors, Los Beatles, PInk Floyd y Led Zeppellin, entre otros.
Para poner bien a tono al público, el disco abre de una forma muy emotiva con un cuento narrado por el fallecido actor Christopher Lee, un héroe del cine de terror y un amante del heavy metal. Y el cuento se llama “El ultimo vampiro”, un titulo que podría estar escrito en la lapida de Lee, creador de otras fantásticas criaturas para el cine.
Lo sigue en un tema propio “Raise to dead” bien rockero, metalero, con la voz de Cooper sonando como hacia mucho no lo hacía y los dos vampiros secundados por sus amigos Tommy Henriksen y Bruce Witkin en guitarras y el baterista Glen Sobel, además de la colaboración del afamado productor Bob Ezrin.
Para el cover de “My Generation”, el himno de The Who, Cooper y Depp llamaron al hombre que lo viene tocando en los últimos 15 años, Zach Starkey, hijo de Ringo Starr y baterista de los Who desde hace mucho tiempo. La versión es más de hard rock, con buenos arreglos vocales, con los cortes y las interrupciones que tiene, pero con Cooper poniendo su voz más grave, menos gastada, dándole un toque de distinción.
El vocalista de AC/DC Brian Johnson le pone su voz a una notable versión de “Whole Lotta Love” de Led Zeppellin, donde los vuelve a acompañar Zach Starkey en batería y se les suma el bajista y habitual colaborador de Copper, Kip Winger en bajo.
La versión abre con el bajo y la armónica de Alice Cooper y es a cinco guitarras, con la participación del Eagles Joe Walsh, Depp, Herinksen, Witkin y la hermosa blonda australiana Orianthi, guitarrista de Cooper.
Copper se hace cargo de las partes más graves y Johnson de los agudos con los que en los ’70, Robert Plant sacudía al rock and roll y millones de mujeres, mientras los 5 violeros llevan la canción en un delirante periplo rutero o en un alocado tren. Y Starkey es digno de su padre y de John Bonham.
El vocalista de Jane’s Addiction, Perry Farrell se les suma en la rockera, bien fiestera, soleada y playera “I got I line on you” escrita por Randy California, quien toco con Jimmy Hendrix en los Blue Flames y luego formo la banda de hard rock Spirit.
En esta canción podemos escuchar a Cooper dejar de lado su tono gastado y sacarle a su garganta sus mejores rangos con el tono bien grave, casi cavernario, en una notable actuación. La sigue el medley de los Doors con “Five to one” y “Break on trough” con la participación del guitarrista Robby Krieger, integrante del grupo liderado por Jim Morrison. El afamado productor Charlie Judge toca el farfisa y el baterista de Paul McCartney Abe Laboriel, los acompaña. Otra vez la voz de Copper se lleva todo el merito, buscando una tono bien grave, casi a lo Elvis y trasladando a la gente al Sunset Boulevard de los reventados 70’s, como si fuera una película de Tarantino o “Boggie Nights” de Paul Thomas Anderson.
Otro gran compositor rockero, también californiano, amante de las noches de whisky, drogas y reinas del porno como Harry Nilson es homenajeado con un medley de sus hits “One” y “Jump into the fire”, que sirven para que las nuevas generaciones conozcan a este talentoso musico amigo de John Lennon, de Ringo Starr, de los Rolling Stones, de The Mamas and The Papa’s y George Harrison.
En este segmento, el Doors Robby Krieger sigue a cargo de las guitarras junto a Depp, Henriksen y Witkin, mientras que la batería tiene un gran trabajo de Dave Grohl, ex líder de los Foo Fighters, que bajo ningún punto de vista podría perderse el participar en un álbum así.
Sin perder la marcha entra en el estudio una leyenda, el hombre que bautizo al heavy metal con “Helter Skelter”, Sir Paul McCartney para cantar su clásico “Come and get it”, que se edito en la Antología 3 de los Beatles, a pesar de que McCartney grabó todos los instrumentos de la canción.
La historia cuenta que McCartney le prestó su canción a los Badfinger, que la llevaron al primer puesto del ranking y que además la colocaron en la muy freak película “El Mago Christian” que protagonizaron Peter Sellers y Ringo Starr.
McCartney se roba todo el protagonismo cantando descosido, secundado por Copper, con quien entra en un duelo de alaridos hacia el final, tocando el piano y el bajo, mientras el Aerosmith Joe Perry se hace cargo de la guitarra en una estupenda versión. Esta participación y la que hizo para el documental “Sound City” con los ex Nirvana Dave Grohl y Kirst Novoselic, demuestran que McCartney no es ningún blando, y explican por que dos dioses del metal como Ozzy Osbourne y Alice Cooper, lo consideran una influencia clave.
Perry sigue a cargo de la guitarra en la muy glamorosa y groovera versión de “Jeepster” de Marc Bolan, de T Rex, con Cooper sacando lo mejor de su garganta, y la banda entregándole una gran versión a la stripers para que bailen y muevan las caderas con ardiente cadencia y den una gran noche.
El clásico de John Lennon “Cold Turkey” tiene una versión bien poderosa, cargada de destellos de heavy metal, con la guitarra de Perry sacando chispas y Cooper recordando sus épocas de adicto a la heroína, tal como lo cuenta la canción que sirvió para que el ex Beatle dejara esa droga, por pedido de Yoko Ono.
El Eagle Joe Walsh se queda en la guitarra para una versión blusera, densa de “Manic Depression” de Jimmy Hendrix, con Zach Starkey en batería, mientras Alice Cooper vuelve a sorprender cantando sin gastar la garganta, dándole un toque más blusero con tonos graves y modismos rockeros de los ’70.
Los Small Faces, lideres la movida mod en Gran Bretaña de los 60 junto a los Who, no podían quedar afuera y Depp y Cooper los homenajearon versionando en un estilo más moderno “Itchycoo Park”, con un gran trabajo de todos los músicos, coros algo psicodélicos, un estribillo bien pegadizo y un gran trabajo de las guitarras.
Lo sigue un interesante medley en contra de los métodos educativos violentos y retrógrados compuesto por “School’s Out”, una canción de la Alice Cooper Band de 1972 con el clásico de Pink Floyd “Another brick in the wall parte 2”.
La pandilla que se suma es puro brillo con Brian Johnson compartiendo estrofas con Cooper, mientras Joe Perry y Slash se trenzan en emotivos duelos de guitarras, arañando sus Gibson, mientras los secundan Neal Smith en batería y Dennis Dunaway en bajo, miembros originales de la Alice Cooper Band de los años 70, un grupo notable del hard rock teatral y del heavy metal.
El medley es electrizante, el trabajo instrumental es notable, ya que permite recuperar una gran canción como “Schools Out” y Johnson grabo sus mejores partes vocales de los últimos años para acompañar a Cooper y darle un toque más hard al clásico de Pink Floyd.
Y para que nadie olvide que este es un disco grabado por placer, gusto, por amor al rock and roll, al whisky, a las fiestas interminables, los Vampiros de Hollywood cierran con una canción propia “My dead drunk friends” (Mis queridos amigos borrachos), con un tono bien de fiesta, con coros a lo Alice Cooper Band y un gran trabajo de todos los músicos.

= = = = = = = = = = = =

MUMFORD & SONS – “WILDER MIND”

Con el intimista “Wilder Mind” los británicos de Mumford & Sons reivindican su camino dentro de la escena folk eléctrica de Londres con prolijas guitarras y pianos precisos.
Como si fuera un espectro de esperanza que recorre todo el disco, la voz de Marcos Mumford, líder de la banda, brilla con sencillez y delicadeza al canto de, por ejemplo, “En un lugar a salvo del daño, fui bendecido por una mente salvaje”, lo cual abre las puertas a la intimidad que el sonido propone.
La mayoría de las canciones se apoyan sobre rasgueos de guitarras, con muy poca distorsión u otros efectos, lo cual le da un aire de simpleza a la placa, sumado a los soleos de que armonizan el ambiente.
“Monster”, “Ditmas” y “The Wolf” sobresalen por su movilidad y potencia, mientras que “Believe”, “Monster” y “Broad-Shouldered Beasts” se presentan como las baladas del disco, que congenian perfectamente con el resto de las canciones.
“Wilder Mind” fue producido por James Ford, quien entre su currículum tiene a los electrónicos Klaxons y a los tres aclamados primeros discos Arctic Monkeys.

= = = = = = = = = =  
 LOS PLANOS – “A SIMPLE VISTA”

El grupo Los Planos presenta un rock and roll etilizado, con rasgos de brit pop, en su primer disco “A Simple Vista”.
Formado por Lucas Dipasquo en batería; Martín Giorgelli en bajo y voz y Pablo Sareceni en guitarra y voz, este trío se formó en 2010, tras una década de under porteño de sus integrantes en bandas como Bulnes, Mi Tortuga Montreaux, Andrés Ruiz y Loche Ness, entre otros.
Guitarras limpias, con mucho arpegio, es la marca registrada de Los Planos en su disco debut, sumado a letras intimistas, como “Por Las Mañanas”, cuando ambas voces cantan casi sedadas: “La inocencia en las palabras, desbordan de realidad, acompáñandote, por las mañanas, contame un cuento”.
“A Simple Vista” es una síntesis del indie porteño de mediados de los 90, con arreglos de guitarra, buenas voces y sintetizadores que acompañan, con colchones y algunos ruiditos, y algunas piezas de seductora percusión, como “En Tánsito Siempre”.
El hit del disco puede presuponerse que sea “Corazón”, donde unas guitarras rabiosas acompañan, con una llevadera cadencia, al pegadizo estribillo de “Tengo un fuerte corazón, que puede cambiar, de forma de ver, de forma de ser”.
Este disco fue grabado durante 2014 en estudios Sonobeat por Guillermo Murray y producido por los propios músicos.

= = = = = = = = = = = =
LOS ACETONES – “LOS ACETONES”

Con una mezcla de surf rock, jazz, country y mucho rock and roll, el trío instrumental Los Acetones lanzó su segundo disco, titulado con el nombre de la banda, en una producción que brilla por su frescura y profesionalismo.
La tapa del álbum presenta a tres humanos perroides, uno con cara de cansado, el otro de sorprendido y un tercero con gafas oscuras y la lengua afuera, en lo que es una síntesis perfecta de un trabajo que destila buen humor.
Por momentos, uno quiere que aparezca una canción con letra, para poder agregarle lírica al típico movimiento de pie que acompaña durante los 11 temas la rítmica de las canciones, pero, dejándose llevar por los pegadizos movimientos al final no hace falta el canto.
Conformada por Germán El Alemán en guitarras, órgano y arpa de boca, Emilio Paravisi en batería, percusión y banjo, y Emanuel Sánchez en bajo eléctrico, este trío de Quilmes presenta también grandes invitados que tocan el saxo, el órgano, el cello, el piano y la trompeta, dándole una textura de diversión al virtuosismo y la improvisación.
También aparecen temas oscuros que bien podrían ser la banda de sonido de cualquier re edición fílmica de The Blues Brothers, como “El Faisán” o “El Regreso de los Muertos Vivos” u otros más rocanroleros como “Robel Rouser”, más inclinados al jazz (“Espechiale”) o hard rock (“Dados Mágicos”). El álbum fue producido por la misma banda y grabado en Estudio Wacala.