Los cinco mejores discos que nos dejó el primer semestre de 2018

Distintos estilos musicales, artistas muy diferentes y de varias partes del planeta, en álbumes destinados a sibaritas de la música.

gaboch

 Gabo Ferro y Sergio Ch. Historias de pescadores y ladrones de la pampa argentina (Imagen de portada)

En los noventa, un dueto entre Gabo Ferro y Sergio Ch hubiera sido algo bastante probable, con cada uno al frente de su propia banda de nervio pesado (los funkcore Porco y el trío stoner Los Natas, respectivamente). La unión ocurrió bastante después, cuando ambos transitaron su propio camino en solitario, y el encuentro trae como resultado una colección de canciones que mezclan historias de personajes oscuros de la pampa profunda matizadas con blues rural y folk áspero.

Gabo Ferro y Sergio Ch - Historia de pescadores y ladrones de la pampa argentina
Gabo Ferro y Sergio Ch – Historia de pescadores y ladrones de la pampa argentina
Gorillaz. The Now Now

Durante años, Damon Albarn se escondió detrás del anonimato animado de Gorillaz para crear un universo propio que mezcla hip-hop juguetón, pop irreverente y un espíritu de historieta que expande el contenido más allá de los discos. Después de dos discos sobreproducidos y con un elenco multiestelar de invitados, el también líder de Blur apostó por llevar a Gorillaz al extremo opuesto: al de la austeridad, con canciones que brillan sin más que lo mínimo y necesario, casi como una ventana al germen de su proceso creativo, sin necesidad de aditivos ni conservantes.

Gorillaz - The Now Now
Gorillaz – The Now Now
  • Arctic Monkeys. Tranquility Base Hotel & Casino

Alex Turner dedicó los últimos doce años de su vida a revivir el rock de guitarras en sus distintas variantes (enérgico y acelerado en su debut, oscuro y penumbroso en Humbug, a escala estadio en AM) ¿Cuál era el próximo paso? Dejar de lado las seis cuerdas y sentarse frente al piano eléctrico para convertirse en el crooner decadente de un hotel de lujo construido en la luna, una estrategia que da lugar al costado más afilado de su pluma: el del letrista que ametralla palabras y las acumula para vaciarlas de sentido y resignificarlas a cada verso, con tanto de David Bowie como de Burt Bacharach.

Artic Monkeys - Tranquility Base. Hotel Casino
Artic Monkeys – Tranquility Base. Hotel Casino
  • Las Ligas Menores. Fuego artificial

Casi como un relato fugaz, Las Ligas Menores pasó de un merecido lugar destacado en la escena independiente local a foguearse sobre uno de los escenarios del festival Coachella, en California. Ahora, para su segundo disco, la banda puso a Tom Quintans (de Bestia Bebé) en el rol de productor de un álbum de añoranzas hifi, donde melodías diáfanas se abren paso en un audio prístino que echan por tierra el argumento de la supuesta dejadez sonora del indie local. En otras latitudes, “En invierno” sería un hit. Por estos lares, debería serlo.

  • Kamasi Washington. Heaven and Earth

Conocido por sus colaboraciones que abarcan desde el jazz con Wayne Shorter y Herbie Hancock y el hip-hop de la mano de Thundercat y Flying Lotus, el saxofonista Kamasi Washington pateó el tablero en 2015 con su debut, The Epic… un álbum triple. Para su segundo trabajo en solitario, el músico ideó un disco doble igual de extenso e intenso en el que viaja entre uno y otro universo, plantando bandera en ambos. Para Washington, la tierra y el cielo son lugares tan diversos e intrincados como fascinantes y similares entre sí.

Fuente: La Nación – Joaquín Vismara.