Tapones de Punta se consolida en su segundo disco como la banda líder de la escena Brass porteña

Además, el grupo platense Guasones acaba de editar su octavo àlbum de estudio donde sale del corset rockero y se mete en el género canción con tragos de country y resultados más que interesantes.

tapones de punta metamorfosis

TAPONES DE PUNTA – “METAMORFOSIS”

Nacida en 2006 como un proyecto paralelo a 12 Monos – grupo de rock del que formaban parte varios de los integrantes de Tapones y donde la numerosa sección de vientos comenzó a pedir más protagonismo – actualmente puede considerarse a Tapones de Punta como la banda líder de la escena Brass porteña. Tapones define su estilo como música sin medias tintas, brass-funk rabioso y directo. Esto se refleja en sus presentaciones en vivo así como en sus tres álbumes editados: “Tapones de Punta en vivo” de 2007, “Buenísimo” de 2012 y el reciente “Metamorfosis”, editado por Geiser.
Inspirados, desde sus comienzos, tanto en las Brass Bands de Nueva Orleans como en los clásicos del funk de raíz,Tapones ofrece este nuevo trabajo discográfico que consta de diez canciones originales y en el que se evidencia su pasión por el cambio y la evolución tanto como el respeto por la tradición, que sigue inspirando sus directrices artísticas.

“Metamorfosis” fue grabado en los estudios El Pie y Supercharango en Buenos Aires, fue mezclado en Sao Paulo por Bid y Evaldo Luna de la popular banda brasileña Funk Como Le Gusta y masterizado por el ingeniero ganador de un Grammy Latino Felipe Tichauer en Miami.

Con la intención sonora de conmover en cada acorde y haciendo uso inteligente de los recursos de estos músicos experimentados y pasionales, “Metamorfosis” se enarbola como el disco que lleva a Tapones a un siguiente nivel.

La amalgama personal que cruza a las brass bands de Nueva Orleans con el funk clásico de los setentas y define buena parte del sonido Tapones -algo que ya se escuchaba en “Buenísimo!” (2012) – sigue presente en el nuevo trabajo, sumando a estos colores sonoros aires de bossa nova y rock (“Bronca”), neo soul y hip hop (“El Cocinero”) e incluso atmósferas de música incidental y contemplativa (“Marcha para un funeral”).

TAPONES DE PUNTA son: Andres Hynes (Trompeta),Leandro Loos (Trombón), Nathan Lane (Trombón), Marcelo Lanouguere (Saxo Alto y Barítono), Mauricio Deambrosi (Saxo Tenor), Agustín Durañona (Teclados), Facundo Bainat (Guitarra, Trompeta), Javier Mareco (Bajo), Sebastián Ayala (Batería)

“METAMORFOSIS”, PRESENTACIÓN EN VIVO: Sábado 22 de Abril en LA TRASTIENDA, Balcarce 460 – San Telmo – CABA , 21hs.
Entradas anticipadas en: https://www.tuentrada.com/latrastienda/Online/seatSelect.asp?BOset::WSmap::seatmap::performance_ids=34D01CA9-22D8-4348-8A84-4FBCD30402A0

————————————————————-

GUASONES – “HASTA EL FINAL”

Resultado de imagen para GUASONES - "HASTA EL FINAL"

“Hasta el final” es el octavo disco de estudio de Guasones, en el que la banda de La Plata mezcla su estirpe rockera con lo que se denomina “americana” una mezcla de country, folk, western y blues en este nuevo trabajo.
La banda integrada por Facundo Soto en voz, Maxi Tym en guitarras, Esteban Monti en bajo y Damián Celedon en batería, decidió trabajar varias canciones de su disco con Coti Sorokin como productor, otras con Matías Sorokin que se sumo a la formación del grupo como segundo guitarrista y las restantes con Álvaro Villagra.
Un riff engañoso, tramposo y bien stoniano abre el disco en “Nada que ganar” con Soto quemando su garganta, mientras la base va bien al frente, y la banda juguetea sobre el escenario hasta que la estirpe Stone copa toda la escena con un tema que moverá al publico de Guasones en los shows.
“Hasta el final” tiene un ritmo más de medio tempo, bien cancionero romántico, muy bien arreglado, con un buen trabajo de las guitarras y el aporte de Sorokin desde las perillas. Un gran solo de guitarra y un logrado estribillo, le dan todas las características de hit a esta canción.
“Canción para un amigo” es una incursión de Guasones en el genero americana que mezcla, country, rock, western y blues, de manera muy bien lograda, con una canción bella, con un gran trabajo instrumental, emotivo el trabajo vocal de Soto.
Esa línea cancionera americana se mantiene en “Del olvido” con guitarra slide, buena cobertura de los teclados que preceden a un estribillo bien logrado y arreglado, en la que Guasones honra la tradición de la canción rockera argentina. “Leila” es un rock and roll bien sureño, con arreglos de piano blusero, con un formato más campesino dedicada a una de esas chicas que pueblan la mitología del rock.
“Escapar” es otro medio tempo asentado sobre un interesante trabajo de las guitarras arañadas, bien rockeras pero en un tono más bajo que “HDP” que tiene el sonido más duro y la letra más fuerte ya que Soto le pasa duras facturas al ex intendente platense Pablo Bruera, que cuando ocurrió la terrible inundación de el 2 de abril de 2013, se encontraba de vacaciones en Rio de Janiero, mintió diciendo desde twitter que estaba en la capital bonaerense y eso le gano el repudio de toda la población. Esa inundación dejo un número no precisado de victimas y un tristísimo recuerdo para los platenses.
En “Espejo roto”, Guasones retoma una línea rockera sobre noches gastadas, jugadas, de excesos y amaneceres químicos y el disco se endurece y vuelve a un rock más sureño a lo Allman Brothers o Lynyrd Skynyrd, bien sucio, gritado y de reviente.
El ritmo más cancionero regresa con “Volar” una balada bien rockera, con las guitarras al frente, con un lindo solo y Soto desgañitándose por las noches tratando de recuperar a su chica. La línea más cruda del rock campesino tiene un nuevo capitulo con “Culebras” donde Soto se mete en la piel de un tex-mex con una letra bien cruda que también puede rodearse perfectamente de un pasaje del norte argentino. Otra vez se destaca el trabajo de Maxi Tym en las guitarras y el aporte de los teclados.
La banda cierra el disco con un rock and roll bien stoniano en “Monsterland” haciendo mención al estudio donde grabaron el disco y que Alvaro Villagra levanto en la localidad bonaerense de General Rodríguez. La canción tiene un final de coro al estilo de la stoniana “You Can’t Always Get What You Want”, muy bien lograda.