Con un ensayo sobre el terrorismo islámico, el argentino Dardo Scavino gana el Premio Anagrama

Fue reconocido por “El sueño de los mártires”. Dice que el problema requiere “una solución política, no militar”.    

BAtOlnj50_930x525__2

El filósofo y pensador argentino Dardo Scavino ganó hoy el 46 Premio Anagrama de Ensayo con El sueño de los mártires. Meditaciones sobre una guerra actual, una “fidedigna y brillante anatomía de las motivaciones del yihadismo” y una “impugnación de la falsa inocencia de Occidente”. Así lo señaló el fallo del jurado, que premió la obra de Scavino, que se llevará 8.000 euros (9.400 dólares). El libro se impuso entre los 99 originales presentados, procedentes de 13 países.

Scavino, nacido en Lomas del Palomar, en 1964, y que actualmente reside en Francia -ver recuadro- explicó tras recibir el premio que el problema del yihadismo requiere una solución política y no militar. “Una respuesta militar agravará más la situación”, afirmó el autor, que consideró que, tras las dos guerras mundiales, el conflicto del yihadismo ha desencadenado “la primera guerra global, porque ya no es interestatal y su campo de batalla alcanza cualquier parte del mundo”.

Retrato del autor / Leo Vaca

Retrato del autor / Leo Vaca

En este teatro de operaciones, “un Estado ha declarado la guerra a una organización que no es estatal, sea Al Kaeda, Daesh o Isis, aunque estos se autodenominen Estados”, y se ha producido, añadió, una “situación singular, en la que EE.UU. se reserva un derecho de ataque en cualquier territorio nacional, sin pedir permiso a ese territorio, sea Pakistán o Siria” y desencadena “un fenómeno entre militar y policial”.

El autor sostiene que “no solo analizar el yihadismo sino qué ha pasado en la sociedad en los últimos 30 años para que ello ocurra”.

En su exposición del fenómeno del terrorismo islámico, Scavino llega hasta los atentados de Barcelona de agosto de 2017, y no deja de analizar el papel de las redes sociales utilizadas para reclutar a nuevos adeptos, como sucedió en Francia con un yihadista cantante de rap.

Scavino constató el “limbo legal” que se ha creado con “un estatuto especial para los prisioneros, arrestados en cárceles clandestinas, a los que no se aplica la Convención de Ginebra por no ser considerados como combatientes extranjeros, ni la legislación criminal estadounidense ya que no son contemplados como delincuentes, y por tanto, no tienen derecho a un abogado”.

Mesa redonda. Junto a Josefina Ludmer y Silvia Hopenhayn, en una de sus visitas a Buenos Aires.

Mesa redonda. Junto a Josefina Ludmer y Silvia Hopenhayn, en una de sus visitas a Buenos Aires.

En esta guerra global se enfrentan, subrayó Scavino, drones, fruto de la obsesión norteamericana por reducir a cero las bajas propias, contra “chalecos explosivos”, que convierten al combatiente en un arma. De este modo, el mártir asume, por un lado, “la vieja figura del héroe que muere por la patria, como el kamicaze o el yihadista, y, por otro, la figura de la víctima inocente, en el sentido de que no es un combatiente”.

En su análisis, el libro ganador del premio Anagrama comienza a principios de los 2000, cuando empezó el fenómeno y “muchos pensaron que eran agentes dormidos, como en la época comunista, pero luego se demostró que no era así y los jóvenes yihadistas eran reclutados en pocos meses”.

Scavino se interroga sobre por qué los movimientos de liberación árabe, “antiimperialistas, laicos y socializantes”, dieron paso al islamismo como “ideología aglutinadora”.

Un ensayo cuyo origen se remonta al día siguiente de los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid, después de ver la reacción de un grupo de sus estudiantes musulmanes -es profesor en la Universidad de Pau (Francia)-.

“La causa del radicalismo es política y social y, en muchos casos, se ha podido comprobar que los reclutados desconocían los principios fundamentales del Islám”.

Aquellos pensamientos iniciales derivaron al deseo de escribir un ensayo tras publicar un artículo a propósito de la matanza de Charlie Hebdo en 2015.

La mirada de Scavino es la del “asombro”, como hacen los filósofos: “Pensar qué es este fenómeno, por el cual chicos crecidos en países europeos se van a Siria a pelear por el estado islámico” y su argumentación es una respuesta al llamado “choque de civilizaciones”.

A pesar de que parece una guerra de religión, sostiene el autor que en este caso la religión ocupa un lugar secundario: “Es un problema esencialmente político con una apropiación de textos religiosos, sobre todo del lado del yihadismo, si bien en Occidente se utilizan términos como el Eje del Bien y del Mal o incluso Bush apeló a que Dios le envió una misión”.

Scavino Básico

Dardo Scavino (Ciudad Jardín Lomas del Palomar, Provincia de Buenos Aires, 1964) estudió Filosofía y Letras en la Universidad de Buenos Aires. Ha sido profesor en esa universidad y en las de Burdeos y Versailles Saint-Quentin-en-Yvelines (París), y en la actualidad lo es de la Université de Pau et des Pays de l’Adour en el sur de Francia. Entre sus libros destacan Nomadología. Una lectura de Deleuze, La filosofía actual. Pensar sin certezas, El señor, el amante y el poeta. Notas sobre la perennidad de la metafísica, Rebeldes y confabulados. Narraciones de la política argentina y Las fuentes de la juventud. Genealogía de una devoción moderna. 

Fuente: Clarín