Donan a la Biblioteca Nacional libros de Cortázar, Borges y Arlt traducidos a diversos idiomas

El Programa Sur de apoyo a las traducciones de la Dirección General de Asuntos Culturales de la Cancillería donó a la Biblioteca Nacional versiones en distintos idiomas de obras de Julio Cortázar, Jorge Luis Borges, Roberto Arlt y Claudia Piñeiro, entre otros, a partir de un convenio firmado entre ambas instituciones.

biblioteca

El acuerdo se firmó ayer en la Biblioteca Nacional con la presencia del canciller Jorge Faurie, el secretario de Gobierno de Cultura Pablo Avelluto y la directora de la institución, Elsa Barber, además de Sergio Baur, director de Asuntos Culturales de Cancillería y Diego Lorenzo, responsable del Programa Sur.

En esta primera donación se entregaron un total de 283 ejemplares de autores argentinos traducidos a diferentes idiomas y distribuidos en países de todo el mundo como Albania, Alemania, Francia, Suiza, Austria, Egipto, Israel, Croacia, Etiopía, Corea del Sur, entre otros.

Entre los autores se pueden encontrar Julio Cortázar -uno de los más solicitados según informa el Programa Sur-, Leopoldo Lugones, Juana Manuela Gorriti, Jorge Luis Borges, Roberto Arlt y Adolfo Bioy Casares, así como los contemporáneos Pedro Mairal, Samanta Schweblin, Claudia Piñeiro, Luisa Valenzuela, Eduardo Sacheri y Sylvia Iparraguirre.

El Programa Sur, creado en 2009, favorece las traducciones de libros argentinos brindando apoyo económico a editores extranjeros para que puedan ser publicados en cualquier idioma extranjero.

Hasta la fecha más de 800 editores extranjeros participaron del proyecto para la publicación de 1.210 obras de más de 390 autores distribuidas en 50 países y traducidas a 45 idiomas.

“En los últimos 3 años se tradujeron por primera vez, por ejemplo, las obras de Borges al malayo, el Martín Fierro al bengalí; las obras de Cortázar se publicaron en Dinamarca, Grecia y Serbia, en sus idiomas, y Mafalda en armenio y en guaraní. Me gustaría que recuerden la satisfacción que les causó leer por primera vez su obra favorita de un autor argentino: es un momento único e irrepetible. Hemos logramos que parte del mundo experimente eso y descubra en su idioma y a su manera nuestra literatura”., aseguró Faurie en el acto.

Por su parte, Avelluto sostuvo que “gracias al trabajo de nuestra Cancillería nuestros autores son traducidos a otras lenguas, publicados en diversos países, difundidos y, lo que es más importante, leídos, abriendo así nuevos mercados y nuevas oportunidades. Lo celebramos, lo apoyamos y lo seguiremos alentando como uno de los mayores logros de la política cultural pública de nuestro país”.

Fuente: Télam