El israelí David Grossman ganó un prestigioso premio literario

Lo reconocieron con el Man Booker Internacional por su novela "Gran cabaret". Entre los finalistas estaba la argentina Samanta Schweblin.

ry3RXNymb_930x525

Es bravo leer a David Grossman, el escritor de la izquierda israelí que perdió un hijo en la guerra. Es difícil leer sus libros sin tener en perspectiva ese dato. No se deje engañar: Grossman ganó el premio Man Booker Internacional con un libro donde hace reír, pero la risa terminará con ese no se qué en el estómago.

El jurado premió a Grossman por un libro que en inglés se llama A Horse Walks Into a Bar (Un caballo entra a un bar) y en castellano, Gran Cabaret. Lo protagoniza un artista de stand up, hijo de una sobreviviente del Holocausto y de un padre que se gana la vida como puede.

Entrevistado cuando salió el libro, Grossman empezó la charla con un chiste: “Un caballo entra a un bar y pide vodka. El barman le sirve el vodka, él lo toma, pregunta cuánto es, el barman le dice: ‘50 dólares’. El caballo saca la billetera, paga y va para la puerta. El barman lo llama: ‘ey, un segundo, esperame, esto es sorprendente, nunca había visto un caballo que hablara’. Y el caballo, lo mira largamente y le dice: ‘con tus precios, nunca lo vas a volver a ver’.” Hay muchos chistes en el libro. Pero no es gracioso.

El veredicto se leyó en una ceremonia que se hizo en el museo Victoria & Albert, de Londres, cuando en Inglaterra eran las 21.30 y en la Argentina, las 17.30. El premio concede 50.000 libros -alrededor de un millón de pesos argentinos- a la novela ganadora, pero se reparten entre el autor y su traductor al inglés.

Porque el Man Booker International Prize es un pariente joven del Man Booker Prize y hereda su prestigio. Si este último se entrega a autores que escriben en inglés, el internacional fue pensado para estimular la traducción y publicación en inglés de literatura de calidad. Es un premio para libros traducidos. El año pasado lo ganó la coreana Han Kang, con su novela La vegetariana, publicada en la Argentina por la editorial Bajo la luna nueva.

Entre los finalistas para este premio estaba la escritora argentina Samanta Schweblin, de 39 años, que competía con su libro Distancia de rescate o, en inglés, Fever dreams. Horas antes de la entrega, en las apuestas inglesas, Schweblin estaba primera y Grossman, segundo. También estuvieron entre los finalistas otro israelí, Amos Oz, el noruego Roy Jacobsen , el francés Mathias Enard y la dinamarquesa Dorthe Nors.

Fuente: Clarin