Kubrick en la Luna y otras leyendas urbanas del cine

El periodista Héctor Sánchez repasa en su último libro los bulos más antológicos de la industria cinematográfica

img_astrid_20161219-125323_imagenes_lv_otras_fuentes_kubrickportada-kltd-656x820lavanguardia-web

Tras exponer las mentiras más sensacionales que envuelven el mundo del rock en Paul está muerto y otras leyendas urbanas del rock, el periodista Héctor Sánchez ha puesto ahora la mirada en la industria del séptimo arte para hablar de los bulos y anécdotas sorprendentes relacionados con las grandes figuras y películas de la historia del cine, una disciplina que, desde sus inicios, siempre ha sido propicia a la propagación de rumores de lo más diverso.

 El pene de Jamie Lee Curtis y otras leyendas urbanas del cine

Si su anterior libro era un recopilatorio de artículos publicados en la revista musical Efe Eme, en ‘Kubrick en la Luna y otras leyendas urbanas del cine’ (Ed. Errata naturae), Sánchez ha partido de los chismorreos más conocidos para acabar buceando en aquellos aspectos más recónditos que esconde la gran pantalla y servirnos una crónica donde verdad y ficción se funden hasta formar una lista con las leyendas más antológicas del celuloide.

Portada del libro 'Kubrick en la Luna y otras leyendas urbanas del cine'
Portada del libro ‘Kubrick en la Luna y otras leyendas urbanas del cine’ (David Sánchez)

A través de 33 relatos ilustrados de forma simbólica y divertida por David Sánchez, el libro huye del tono sensacionalista para narrar con humor negro e ironía diferentes rincones del Hollywood más secreto donde los chismes, los malentendidos y los equívocos son los auténticos protagonistas de la acción. La lectura gira en torno a actores y actrices conocidos, así como hace referencia a algunos filmes etiquetados como malditos, entre los que destacan La profecía, La semilla del diablo, la saga Poltergeist o El exorcista.

El hecho de que sus dos libros contengan 33 relatos “es pura coincidencia”, según declara Héctor Sánchez a La Vanguardia. El autor lamenta que al final tuviera que aparcar el texto de la maldición de Superman, pero tenía en su lista “tantos cadáveres y maldiciones que podría haber sido redundante”, asegura entre risas. Y es que en las 300 páginas de esta obra se suceden situaciones macabras como la matanza de la secta de Charles Manson o las muertes trágicas de Bruce Lee o Jane Mansfield.

El libro huye del tono sensacionalista para narrar con humor negro e ironía diferentes rincones del Hollywood más secreto

Pero también hay espacio para analizar con todo lujo de detalles episodios cargados de misterio, surrealistas o cómicos, como los que atañen al origen español de Walt Disney y su presunta criogenización, las habilidades musicales que Errol Flynn era capaz de hacer con su miembro viril o el famoso epitafio que en realidad no existe de Groucho Marx. Repasamos algunas de las más destacadas:

Neil Armstrong fue el primer astronauta que pisó la Luna o al menos así nos lo han hecho creer siempre. Sin embargo, ¿es posible que todo hubiera sido un montaje orquestado por el gobierno de Richard Nixon en el que formó parte Stanley Kubrick, director de 2001: una odisea del espacio? Para los más escépticos, el programa Apolo 11 fue un engaño realizado en un plató. Fotografías de la gesta todavía esconden muchos interrogantes. Los documentales Operación Luna (William Karel, 2002) y Habitación 237(Rodney Ascher, 2012) han analizado el tema, aunque cuesta creer que un realizador tan meticuloso y perfeccionista como Kubrick se prestara a algo así.

Harrison Ford en una escena de 'Blade Runner'
Harrison Ford en una escena de ‘Blade Runner’ (.Warner Bros)

La cinta de culto Blade Runner tampoco se salva de la maldición que la acompaña. El filme de Ridley Scott se convirtió en un clásico, aunque lo cierto es que no conquistó a la crítica en su estreno. Sin embargo, lo que no ha trascendido tanto es que gran parte de las marcas que se anunciaron en aquellos monitores que simulaban el futuro en Los Ángeles de 2019 (Coca Cola, Pan Am, Bell System o la Radio Corporation of America) sufrieron reveses económicos un año después del estreno del filme. ¿Pura casualidad?.

Sánchez no se olvida de la historia demoledora de Buster Keaton, cuyo talento innato para caerse con gracia desde que era un crío hizo que sus padres artistas lo usaran como bayeta humana para un número cómico. Pese a ser uno de los grandes artistas del cine mudo, ¿por qué no sonreía jamás y se ganó el apodo de ‘cara de palo’? ¿Realmente lo tenía prohibido por contrato?.

Vincent Vega (John Travolta) con el maletín misterioso de 'Pulp Fiction'
Vincent Vega (John Travolta) con el maletín misterioso de ‘Pulp Fiction’ (Miramax)

Otra de las historias que tienen su gracia está protagonizada por dos divas de la gran pantalla. Bette Davis y Joan Crawford se llevaban realmente mal y en el rodaje de ¿Qué fue de Baby Jane? se libró una guerra entre ambas actrices donde no faltaron relatos de patadas y peleas mientras el director Robert Aldrich ejercía de intermediario. Fue su primera y última colaboración juntas.

Pulp Fiction, la aclamada película de Quentin Tarantino, tiene su propia leyenda. En este caso, el misterioso contenido que encierra el maletín de Marsellus Wallace ha generado ríos de tinta en internet. Tarantino no se lo puso fácil al espectador y convirtió el filme en una especie de rompecabezas donde hay espacio incluso para el número del Diablo.

Una de las leyendas más rocambolescas es la que hace referencia a la actriz Jamie Lee Curtis. Conocida como la ‘Reina del Grito’ por protagonizar películas de terror durante la década de los 80, corre el rumor de que la hija de Tony Curtis y Janet Leigh nació siendo hermafrodita. Se dice que tenía órganos sexuales tanto masculinos como femeninos y que se operó para convertirse en una mujer en el sentido biológico.

Casada con Christopher Guest, tienen dos hijos adoptados y jamás ha confirmado ni desmentido el chisme. Al parecer, el cotilleo lo propagó el médico que la habría operado, un especialista que jamás ha sido identificado. Lo que está claro es que Jamie Lee no tuvo reparos en mostrarse muy femenina y sexy bailando en ropa interior en Mentiras verdaderas, dejando con la boca abierta al mismísimo Schwarzenegger.

Ilustración dedicada al capítulo de James Dean
Ilustración dedicada al capítulo de James Dean (David Sánchez)

James Dean es otro de los personajes que aparentemente fueron maldecidos y por eso murió joven y dejó un bonito cadáver. Su accidente mortal de coche a los 24 años lo convirtió en protagonista de muchas leyendas urbanas. Unas decían que sobrevivió y otras echan la culpa de su fatal destino a Maila Nurmi, una actriz finlandesa que encarnó a Vampira en un programa de televisión.

A Dean le iba el ocultismo y eso bastó para que ambos se viesen en alguna ocasión, pero cuando le preguntaron si tenía un affaire con Vampira, el intérprete de Rebelde sin causa contestó que él “no salía con personajes de historieta”. Se dice que Nurmi le maldijo por sus palabras. El bulo llegó a tal nivel que, amén de múltiples amenazas, la actriz fue atacada por una fan que le quemó el pelo.

¿Estaba maldito ‘Pequeño bastardo’, el porsche del actor? Las piezas a las que quedaron reducidas diferentes partes del vehículo parece que tenían vida propia y mucha gente que tuvo contacto con ellas falleció en extrañas circunstancias. El actor Alec Guinnes ya avisó a Dean que no condujera ese descapotable porque lo llevaría a la muerte.

Un pequeño ahorcado en 'El mago de Oz'
Un pequeño ahorcado en ‘El mago de Oz’ (David Sánchez)

Y otro de los bulos que corrieron por Hollywood en su momento tiene que ver con la mítica El mago de Oz y el hecho de que en una de las escenas de la película de Victor Fleming se pudiera observar un cadáver, el de un hombre colgado de un árbol. Cuenta la leyenda que un individuo se suicidó durante el caótico rodaje porque le rompió el corazón una de las figurantes de la cinta. Otra de las versiones apunta a que lo hizo porque fue despedido.

La víctima en cuestión era uno de los enanos que aparecían en el filme, pero también podría haber sido un tramoyista que se enredó con los cables y las cuerdas. Lo cierto es que los enanos no llegaron al plató hasta días después de que se rodase la escena en la que supuestamente aparecía uno ahorcado. Así que otras fuentes dijeron que lo que se ve realmente es un pájaro. Sea como fuere, la filmación de El mago de Oz estuvo plagada de percances y la película está considerada como una de las cintas más accidentadas de la historia de Hollywood.