La Biblioteca Nacional celebra los 150 años de Canadá

bibliotecas-2355610w620

Arriba: Alberto Manguel y Guy Berthiaume, director de la Biblioteca de Canadá. Foto: Library and Archives of Canada

Alberto Manguel, director de la Biblioteca Nacional, aprovechó el receso de enero de la institución para visitar bibliotecas públicas de diversos países y establecer acuerdos de cooperación. De Canadá, donde el escritor residió durante quince años, llegarán documentos históricos, manuscritos e imágenes para una importante muestra en homenaje a los 150 años de la creación de la confederación canadiense, que se cumplen el 1 de julio.

Además, se están gestando convenios similares con la British Library, la Biblioteca Nacional de Colombia, la Biblioteca Pública de Nueva York, la Biblioteca Universitaria de Cambridge y la Biblioteca Mundial de la Historieta en Angoulême, Francia.

“En 2017, Canadá celebra los 150 años de la firma de la Constitución de 1867, cuando se creó la confederación con las provincias de Ontario, Quebec, Nova Scotia y el Nuevo Brunswick. Durante la visita del primer ministro Justin Trudeau al país el año pasado, decidimos que la BN haría una exposición dedicada al aniversario, como muestra de los lazos que unen a Canadá y Argentina, los dos extremos del continente americano. Firmé un acuerdo con Guy Berthiaume, director de la Biblioteca Nacional del Canadá, no sólo para el préstamo de varios documentos, sino también para compartir fondos digitales y prever proyectos futuros como becas de estudio e intercambio de bibliotecarios”, contó Manguel a LA NACION desde Canadá.

En la muestra, que abrirá al público el viernes 30 de junio, justo para celebrar el 1° de julio el Día de Canadá, se exhibirán valiosos materiales cedidos por la Biblioteca Nacional canadiense. Entre ellos, un manuscrito del período de exploración española, escrito en el idioma del pueblo nootka del Noroeste. “Se trata de un vocabulario nootka-castellano elaborado en 1789 por exploradores españoles y conservado en el diario de Esteban José Martínez Fernández de la Sierra, comandante de la fragata Princesa”, detalló Manguel.

También, una página de la constitución canadiense de 1867, perteneciente al ejemplar del ex primer ministro, sir John Alexander Macdonald. “Ese documento representará la contraparte de la constitución argentina: la canadiense, nacida de una resistencia a la revolución; la argentina, de un deseo de independencia revolucionaria”, agregó el autor de Historia natural de la curiosidad.

Entre las obras visuales que se expondrán figuran acuarelas de Julius Griffith (1912-1997), que reflejan su mirada sobre la guerra de las Malvinas. El artista canadiense estuvo en la Argentina en 1982.

Otras bibliotecas canadienses, como la Del Royal Military College prestaron también obras de su patrimonio. Por ejemplo, imágenes del artista y marino inglés Emeric Essex Vidal, quien documentó la vida en la frontera durante las luchas entre el Canadá británico y los Estados Unidos entre 1812 y 1815. Essex Vidal fue también uno de los primeros en documentar la vida cotidiana de la recién independizada argentina entre 1816 y 1818.

El eje curatorial de la muestra está centrado en la relación entre Argentina y Canadá, que comparten una gran cantidad de temas que forman parte de la historia de los últimos siglos: desde encuentros entre naciones indígenas y europeas, guerras territoriales, los desafíos de crear nuevas identidades entre olas inmigratorias, hasta la construcción de naciones modernas en inmensas y dispares geografías.

“Sin embargo, estos dos países han llegado a su independencia de maneras muy distintas: Argentina luchó a través de la guerra contra España antes de expulsar a los ingleses, mientras que Canadá, después del fin de las guerras entre sus dos países fundadores (Francia e Inglaterra) luchó contra una revolución de independencia en las Américas. Canadá jamás ha rechazado completamente sus raíces coloniales inglesas, y ha conservado hasta hoy un monarca inglés como su representante oficial”, explicó el director de la BN.

En la muestra se exhibirán ejemplos de las huellas que dejaron figuras clave de ambos países entre el siglo XVIII y XXI. Por ejemplo, los documentos que recogen las descripciones tempranas de Canadá y Argentina, con material del fondo de la Biblioteca Nacional. La Histoire et description générale de la Nouvelle France (1744), la primera de su tipo, fue escrita por el jesuita francés Pierre-François-Xavier de Charlevoix. Su escrito posterior, Histoire du Paraguay (1756), también parte de la muestra, es una obra fundamental para comprender los primeros siglos de dominación hispánica en Sudamérica. “La lectura comparada de ambos textos permite advertir semejanzas y continuidades en los procesos de conquista europea de ambos territorios”, aseguró Manguel.

Estos dos libros antiquísimos reproducen mapas, realizados por el ingeniero marino francés Jacques-Nicolás Bellin. Su “Carte de l’Accadie”, publicada en el primero, muestra en el centro la actual provincia de Nueva Escocia (Canadá), donde vivían descendientes de colonos franceses, llamados Acadianos. Su “Carte de l’Amérique Méridionale”, publicada en Histoire du Paraguay, es uno de los primeros mapas impresos que incluye Buenos Aires.

De la Nueva Francia a las Malvinas: Louis-Antoine de Bougainville fue un destacado explorador, militar y estudioso de la naturaleza. En 1763, viajó a las Malvinas (“les Malouines”). En Voyage autour du monde, de 1771, que también se podrá ver en la muestra, Bougainville describió el viaje hacia las islas y la toma de posesión en nombre del rey Luis XV de Francia. Fundó Port Louis, la primera ciudad de las Malvinas. El público argentino podrá ver por primera vez el texto grabado en el monumento que conmemora la fundación transcripto en el Voyage…, de Bougainville.

Fuente: La Nación