La cultura de la celebridad. Una historia del star system en la Argentina

Alina Mazzaferro presentó su libro en la remozada sede de Eudeba - Por Carlos Marrero, especial para DiariodeCultura.com.ar.

nota LIBRO_1
nota LIBRO_1

En este volver a vivir, Mazzaferro dice: “intento reconstruir la aparición y la transformación paulatina del campo del espectáculo donde vi que había mucho prejuicio.  Creo que por ahora todavía la cultura de la celebridad sigue teniendo como eje a la televisión. Hay que ver que cambios tendrá”.

El nacimiento de las primeras estrellas  y  la estructuración del star system,  la transformación del sistema de las estrellas durante el intersticio peronista,  la era del sex-appeal: poses, besos, desnudos y la mirada sobre Hollywood en los años cincuenta y la televisión moldea un sistema de “famosos”.  Nuevas estrellas y formas de consagración en el campo del espectáculo,  son los temas que nos propone para esta muy buena publicación de lectura ágil con ilustraciones que lleva el sello de la Editorial Universitaria de Buenos Aires.

Resultado de imagen para La cultura de la celebridad. Alina Mazzaferro

La obra es parte de su tesis del doctorado de Ciencias Sociales nos cuenta y que le demandó seis años con una relectura de dos de rearmado para que le llegue de manera entretenida al público con datos de las figuras más queridas del espectáculo nacional como, Carlos Gardel, Libertad Lamarque, Luis Sandrini, Tita Merello, Niní Marshall, Zully Moreno, Pinky, Hugo del Carril, Isabel Sarli, entre otras,  detalla Mazzaferro.

“Observé el modo en que se relaciona el espectáculo y la política, que es algo que uno podría repensarlo para la actualidad, ese juego o alianzas y tensiones entre esas disciplinas.  Trabajé sobre los dos primeros gobiernos peronistas donde estudié las figuras de Eva Duarte y Juan D. Perón.  Hice un gran trabajo de investigación sobre las revistas afines para reconstruir este campo que reconozco fue un placer aunque no soy de leer hoy artículos de chimentos.  Siempre tuve cierta fascinación con figuras como: Brigitte Bardot y Marilyn Monroe, que trabajo en estas páginas.

Hasta la década del sesenta,  la fama estaba fuertemente asociada a una formación artística en las artes en general.  A partir de ese entonces con el apogeo de la televisión como medio hegemónico de masas aparece un nuevo modelo de la fama que ya no necesariamente tiene que estar asociado al talento de la formación artística. Inclusive, prosigue,  los políticos que tienen que perseguir la era de la televisión porque,  el carisma y dar bien en pantalla vale más que un buen argumento político.  Y creo que por ahora todavía la cultura de la celebridad sigue teniendo como eje a la también llamada pantalla chica”.

A modo de repaso de su libro, Alina comenta: “me ocupo de la década del setenta y de como aparecen los primeros programas de chimento y de cómo hay un crecimiento del espectáculo, inclusive, en los diarios.  Las antiguas secciones del rubro se transforman en chimentos con la vida íntima de los famosos.  Y el ámbito de la cultura se corre hacia otras páginas que ya se circunscriben en lo cultural solamente.  Entonces el espectáculo y la cultura están como bien distinguidos”.

Se refirió al tema prejuicio, en alusión a que los estudios de cine habían trabajado sólo con las figuras del sector, los de teatro con los del teatro y aquellos que se consideraban prestigiosos en ese ámbito.  Pero no había una reconstrucción del campo del espectáculo en su conjunto donde aparecen todos los actores, explica y agrega que,  “en la década del sesenta el espectáculo se asocia a la televisión y así se aleja cada vez más de la alta cultura, algo que no pasaba en la época del cine y la radio donde las estrellas podían tener al mismo tiempo el éxito comercial y el prestigio en temas artísticos.  Con la televisión esto empieza a resquebrajarse, de hecho en las décadas del sesenta y setenta, los actores acusan a ese medio de transnacional y la atacan imaginando como que eso no puede ser el dueño de las artes sino que es un gran mercado y aparecen las tensiones”.

Mazzaferro trabaja además la crisis del cincuenta y explica,  “porque en esta asociación tan íntima que tuvo en la década anterior  y principios del cincuenta el espectáculo y la política en los dos primeros peronismos que hizo migrar a muchas estrellas y provocó una crisis en ese sistema y es a partir de la televisión que esa estructura se puede volver a consolidar donde aparecen nuevas figuras pero con otras reglas de juego”.

El Premio Martín Fierro, su origen y curiosidades  también ocupa las páginas de esta publicación que el 5 de Julio la autora presentará desde la hora 18:30 en la sede de Eudeba de la Av. Rivadavia 1573 CABA.  En el panel la acompañarán Jerónimo Biderman Nuñez decano de la Fac. de Ciencias Humanas y Sociales de la Universidad de San Isidro,  Ana Lía Rey, titular de Historia de los Medios (UBA).

Alina Mazzaferro es doctora en Cs. Sociales por la UBA,  fue docente en Historia de los Medios en la Carrera de Comunicación Social de esa casa de altos estudios.  Actualmente es profesora titular en la Universidad de San Isidro.  Obtuvo las becas doctorales Foncyt y Conicet, con las que financió esta investigación.  Es periodista de espectáculos y crítica teatral con publicaciones en el diario Página/12 y en numerosas revistas nacionales.  En 2011 fue jurado en el XVIII Festival Internacional de Bs As.  Trabajó en distintos espacios de la cultura, desde el Teatro Colón hasta Canal 7. Lo cultural es el eje que unió sus distintas prácticas profesionales -periodísticas, de producción, gestión, curaduría, investigación y docencia- dando sentido a una formación plural y multidisciplinar.

@camarrero1