Libros al paso: bibliobicis y book trucks llegan a las plazas

2820825w1000

Los libros de las bibliotecas públicas porteñas salieron de los anaqueles y llegaron a las plazas de la ciudad. Dos bibliobicis diseñadas especialmente para trasladar y exhibir ejemplares y un bibliomóvil, inspirado en los famosos food trucks, se instalarán durante los fines de semana en parques de distintos barrios para ofrecer lectura al paso y actividades gratuitas. La movida literaria ambulante, organizada por la Dirección General del Libro y Promoción de la Lectura del Ministerio de Cultura porteño, se presentó ayer en Plaza Almagro (Salguero y Sarmiento) y continuará hasta el 23 de diciembre en Núñez, Saavedra y San Cristóbal.

“El proyecto busca facilitar el acceso al libro y hacerlo extensivo a otros ámbitos por fuera de las bibliotecas y librerías. La acción nos va a ayudar a conocer hábitos de lectura de un público más amplio”, explicó Javier Martínez, responsable de la red de bibliotecas porteñas. “La idea surgió a partir de cuatro proyectos presentados y elegidos por vecinos, en el marco de Buenos Aires Elige”, agregó Martínez.

Atendidas por bibliotecarios de la red, las bibliotecas ambulantes ofrecen cerca de mil títulos de géneros y autores variados: novelas románticas, fantásticas, históricas y policiales; cuentos; poesía; ensayos; clásicos de la literatura universal; divulgación científica; neurociencias e infantiles.

Entre los 1200 ejemplares disponibles para leer en las plazas (y que fueron adquiridos para esta acción) figuran los más pedidos por los usuarios de la red. Hay libros de autores argentinos como Liliana Bodoc, Claudia Piñeiro, Eduardo Sacheri, Mariana Enríquez, Darío Sztajnszrajber, Samantha Schweblin, Daniel López Rosetti, Martín Kohan, Florencia Bonelli, Gabriel Rolón, Adrián Paenza, Diego Golombek, Viviana Rivero, Jorge Fernández Díaz y Facundo Manes. Entre los internacionales, Joan Didion, Isabel Allende, Arturo Pérez-Reverte, Margaret Atwood, Mario Vargas Llosa, María Dueñas, John Katzenbach, Dan Brown, Joël Dicker, John Cheever, Kurt Vonnegut, Truman Capote, Coetzee, Amélie Nothomb y Jane Austen.

El bibliomóvil ofrece la variedad de una biblioteca, pero itinerante Fuente: LA NACION Crédito: Ricardo PristuplukTambién, una buena cantidad de libros para chicos y jóvenes: Pulgoso y otros cuentos perros, de Ricardo Mariño; Monigote en la arena, de Laura Devetach; Cómo Berta conoció a su gato, de Ema Wolf;Astronomía poética, de Juan Lima; Cinco problemas para don Caracol, de Martín Blasco; Voces en el parque, de Anthony Browne; El monstruo de colores, de Anna Llenas; y clásicos como El fantasma de Canterville, de Oscar Wilde, y El soldadito de plomo, de Hans Christian Andersen.

Para solicitar un libro al paso no es necesario ser socio de la red. Pero quienes quieran llevar un ejemplar a su casa pueden asociarse allí mismo, de manera gratuita, y recibirlo en préstamo por veinte días. Se puede devolver en otra plaza o en la biblioteca más cercana. Los vecinos podrán, también, hacer intercambio de libros: dejar uno propio y llevarse otro. Esa idea surgió de la propuesta “Intercambio de libros”, presentada por Catalina Clerici, de la comuna 12, que obtuvo 431 votos en la plataforma Buenos Aires Elige.

En cada estación (de Plaza Almagro a Plaza Balcarce, de Núñez; luego a Parque Saavedra y Plaza Martín Fierro), chicos y grandes podrán participar de charlas, talleres y lecturas con autores. También habrá campamentos literarios, fogón de lecturas y grupos “cuentacuentos”.

“Las bibliobicis generan una accesibilidad al libro diferente a la de los carros: ofrecen la posibilidad de la lectura cuando quizá no estaba previsto, ya que van a estar en movimiento por toda la plaza”, completó Martínez. Después del receso por Navidad y Año Nuevo, las bibliotecas ambulantes volverán a las plazas durante el verano en los barrios de Boedo, Monserrat, Colegiales y en el Parque Sarmiento, de Saavedra.