Murió la escritora Liliana Bodoc

La autora santafesina, autora de "La Saga de los Confines", falleció a los 59 años

f_1503319719
La escritora Liliana Bodoc, autora de la trilogía “La saga de los confines”, falleció hoy a los 59 años como consecuencia de un infarto que sufrió a pocas horas de haber regresado de Cuba, donde participó de la Feria del Libro de La Habana.
“Con gran tristeza lamento informar que ha fallecido en el día de hoy nuestra querida escritora Liliana Bodoc. Acompaño en el dolor a familiares y amigos”, informó el secretario de Cultura mendocino, Diego Gareca.
El fallecimiento de la escritora producto de un infarto, generó gran dolor en Mendoza y en todo el mundo de la cultura.
Bodoc había nacido en la provincia de Santa Fe pero se crió en Mendoza donde egresó de la Universidad Nacional de Cuyo e hizo toda su carrera literaria para luego radicarse en San Luis.
Fue una de las escritoras contemporáneas más destacadas, sobre todo luego de la publicación de La Saga de los Confines, integrada por “Los dí­as del Venado” (2000), “Los dí­as de la Sombra” (2002) y “Los dí­as del Fuego” (2004).
También en ese mismo año publicó el libro de cuentos infantiles “Sucedió en colores”. En 2008 publicó la novela “El espejo africano” y en 2009 su obra “Presagio de Carnaval”.
Su última obra publicada es “Elisa. La rosa inesperada”, que cuenta la historia de una joven que emprende un viaje desde su Santa Fe natal hacia Tilcara en busca de nuevos horizontes, sin saber que en el camino se encontrará con maltratos, marginalidad y tristeza mezclados con personajes, mitos y leyendas del norte del paí­s.

Sorpresa y tristeza en el mundo de las letras ocasion{o la muerte de la escritora Liliana Bodoc. Nacida en Santa Fe, criada en Mendoza y residente en San Luis, escribió una treintena de libros, entre ellos la famosa La Saga de los Confines. Además, fue destacada en 2004 y 2014 por la Fundación Konex con el Diploma al Mérito y el Premio Konex de Platino, respectivamente.

Con su muerte, la literatura épico-fantástica argentina pierde a una de sus voces más representativas.
La autora de “Los días del venado”, “Los días de la sombra” y “Los días del fuego” será velada en la Sala Elina Alba de la Secretaría de Cultura mendocina, ubicada en avenida España y Gutiérrez, adonde los mendocinos podrán despedir sus restos, desde las 21.
Nacida en Santa Fe el 21 julio de 1958 bajo el nombre de Liliana Chiavetta, Bodoc viajó a Mendoza junto a sus padres de muy pequeña y allí hizo toda su carrera: estudió en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Cuyo, ejerció como maestra, publicó sus primeros libros, recorrió escuelas con ellos y se consagró como escritora.
Dueña de una producción vasta y con sello propio dentro del género fantástico y de la literatura juvenil -sus últimas grandes publicaciones fueron “Memorias impuras”, “Tiempo de dragones” y “Elementales”- Bodoc marcó un antes y un después en ese género en Argentina: ella fue la primera que contó la conquista americana a partir de los mitos de sus pueblos originarios y en clave fantasy.
Convencida de que la palabra es una herramienta capaz de construir mundos, no sólo se dedicó a la escritura y la enseñanza -fue docente en el colegio Martín Zapala-, actuó en obras como “Galeano con nosotros”, que dirigió su padre, José Chiavetta, integrante del movimiento documentalista de Santa Fe.
Galileo y Romina son sus hijos, con quienes también compartió labores creativas. Con su hija se embarcó en el documental “La madre de los confines”, visitando los lugares más significativos de su vida, entre ellos, la casa de Minetti, donde murió su mamá cuando ella tenía siete años, “en sus brazos”, como solía contar. Con Galileo, miembro del grupo teatral Tres Gatos Locos, trabajó “Un cuento negro”, un texto escrito por ella y puesto en escena en la ciudad de Buenos Aires.
Acreedora de distinciones como la Mención especial de The White Ravens y el Diploma al Mérito del Premio Konex, la autora escribió sus últimos libros fuera de Mendoza, instalada en el montañoso y bucólico paisaje de El trapiche, en San Luis, adonde vivía con su pareja.
Entre los libros que escribió Bodoc -quien con su muerte marcó tendencia en Twitter (unos tres mil twitts en poco más de dos horas)- se encuentran “Sucedió en colores”, “La mejor luna”, “Memorias de la canela”, “Amigos por el viento”, “El mapa imposible”, “El perro del peregrino”, “El espejo africano”, “Presagio de Carnaval”.
“Hermosa persona, generosa colega, gran escritora. Nunca alcanzará con decir ‘quedan sus libros’, porque ella era esa sonrisa de la foto, era la calidez, el don de gentes y esa inteligencia que hacía interesante el tema que fuera”, escribió Claudia Piñeiro en Facebook.
“Absolutamente CONSTERNADA”, posteó María Teresa Andruetto. “No sé cómo se despide a alguien que se admira tanto. Los escritores no deberían morirse nunca, y menos cuando todavía tenían tantas historias por contar”, agregó otra colega, Verónica Sukaczer‏.
Al tiempo que el escritor Martí­n Felipe Castagnet la recordó con una anécdota: “Una vez me contó que cuando tení­a 15 años se fugó de Mendoza con un circo ambulante y llegó hasta Chascomús. Ella misma era una historia y hablaba con la misma ternura que sus libros”.
En tanto que la editora Beatriz Actis definió su obra: “No se trata de una épica individualista sino de historias fundacionales que convocan emocionalmente al lector, y lo hacen desde las acciones de un héroe que emerge de un grupo o comunidad. Son sujetos colectivos los que hacen avanzar sus historias”. A lo que la escritora Daniela Pasik sumó: “Falleció una escritora inmensa y una persona adorable, inteligente, como familiar. Lo siento muchí­simo, demasiado viva para morirse”.
Bodoc murió durante la madrugada, a pocas horas de haber regresado de Cuba: “Viajé con Liliana en el vuelo desde Panamá a Mendoza, volviendo de la Feria del Libro de La Habana. Nos despedimos alrededor de la una con un abrazo y esta mañana me llamó su hermana con la mala noticia”, relató a Télam el secretario de Cultura de Mendoza, Diego Gareca.
Junto a Bodoc, el coordinador de Ediciones Culturales local, Alejandro Frias, el escritor Andrés Cáceres y el historietista Chanti, Mendoza por primera vez fue representada en la Feria que se realizó del 1 al 11 de febrero en La Habana.
“Con ella vivimos una semana de muchas emociones. Llegamos para la apertura, presentó el último libro que sacó con Ediciones Culturales, “Mi mamá me ama”, y volvió muy felíz”, repasó Gareca.
“Durante el vuelo hablamos mucho de lo que fue la feria, nos impactó la concurrencia masiva. La verdad volvimos muy contentos, sobre todo porque la próxima Feria del Libro de Mendoza, que se hará del 24 de setiembre al 14 de octubre, está dedicada a ella”, se despidió el funcionario.
La última obra publicada de Bodoc fue “Elisa. La rosa inesperada”, que cuenta la historia de una joven que emprende un viaje desde su Santa Fe natal hacia Tilcara, en Jujuy, en busca de nuevos horizontes, sin saber que en el camino se encontrará con maltratos, marginalidad y tristeza mezclados con personajes, mitos y leyendas del norte del país.