Arte online: se vendieron obras por más de u$s 4000 millones con un solo “click”

cc010917n023f12_crop1504225544076.jpg_258117318

Llegaron los años de actualizarse. Ya no se vende solo haciendo exposiciones, teniendo un local o bien vendiendo en un departamento. El mundo cambió y ahora mandan las transacciones electrónicas y el comercio on-line. Instagram es la favorita de los compradores y luego sigue Facebook. Tanto los rematadores, como las galerías e incluso los artistas, buscan tentar a los compradores con imágenes de alta calidad en los sitios on-line. El 56% de las ventas se realizan sin conocerse personalmente vendedor y comprador y está bien ya que el gran desafío de los vendedores es encontrar siempre nuevos clientes.

Hace cuatro años las ventas en línea significaban u$s 1500 millones y en tan sólo cuatro años, aumentó hasta u$s 4000 millones. Las ventas en galerías de arte se mantienen estables en el mundo. Un 27% de ellas han vendido más en el último año y un 29% manifiesta que bajaron sus ventas.

Las ferias de arte con alcance local, como nuestra ARTEBA, informan que las ventas han crecido en el 39% de los casos y tan solo han bajado en el 20%. Mejor es la situación de las ferias como BASEL que informan ventas superiores en el 60% de los casos y solamente bajas en el 6%.

Las casas de remate informan aumento en el 32% de los casos y disminución en el 6% de ellas. Lo más destacado sucedió en las ventas on-line, que se han incrementado en el 67% de los casos y seguirán subiendo. No es sólo la imagen lo que vende, sigue siendo también la trayectoria del vendedor lo que pesa más. Los coleccionistas siguen a las principales galerías en todo el mundo, luego es la procedencia y el historial de la obra lo que determina la compra, junto con el precio y las condiciones de pago.

Las grandes casas de remate hacen muchos remates exclusivamente on-line y su crecimiento es vertiginoso, ahora han subido las comisiones por ventas y en el caso de on-line las mismas son menores a la de los remates públicos.

Otro tanto ocurre en los departamentos de venta privada de los rematadores que de esta manera pueden conseguir obras interesantes para la venta. Pero de todas maneras el trato personal en las galerías, remates y ferias es el mayor valor agregado para la compra y venta.

Es muy importante también las normas de exportación e importación que deben facilitar el comercio del arte y no grabarlo sin sentido, en nuestro país es una asignatura pendiente. Hoy es un placer ver on-line las obras de las galerías y rematadores y poder elegir mediante la computadora o el celular, no sólo para aquellos que compramos, sino también para aquellos que quieren conocer sobre artistas o movimientos. El promedio de las ventas on-line es de u$s 8000 y la financiación generalmente es a través de las tarjetas de crédito.

Es un buen número que en el caso de nuestro país supera lo que se vende en promedio por cada obra en remate público. Sin duda, deberán encontrar la forma de financiar sus ventas con los bancos y las entidades financieras. Pero, el gran perjudicado es la industria editorial, cada vez son menos los catálogos y libros sobre arte, su costo es mayor que un libro común por la cantidad de ilustraciones, además del gramaje y calidad del papel, a su vez, como hay menos compradores, las tiradas son menores y los costos fijos son iguales si tiras 100 ejemplares o 10.000. Creo que en una década el mercado on-line de arte será un 20% del volumen total, y quizás me quedo corto.

Fuente: El Cronista, Ignacio Gutiérrez Zaldívar