El arte del mundo está en Buenos Aires: lo que no podés perderte

Exponen creadores argentinos y extranjeros de primera línea. Aquí, tres momentos destacados.

Art-Basel-Cities

Septiembre llegó cargado: Buenos Aires reúne sus fuerzas para sacarle brillo a la ciudad al mil por ciento de lo que puede dar.

El programa Art Basel Cities –organizado por la prestigiosa marca suiza que organiza ferias de arte alrededor del mundo, Art Basel-, presenta un completo plan de acciones que comprende muestras, intervenciones en el espacio público, charlas abiertas y hasta sesiones de coaching (por ejemplo, sobre financiamiento colectivo de proyectos culturales).

Todo, entre el 6 y el 12 del mes de la primavera. Diecinueve artistas nacionales e internacionales expondrán esta semana. La idea de este nuevo programa de Art Basel es posicionar a la ciudad a nivel global como un polo turístico y cultural fuerte.

Barbara Kruger montó carteles en los silos de Puerto Madero.

Buenos Aires aprovecha el envión de coleccionistas y curadores internacionales que  visitan por esta semana San Pablo (Brasil) que realiza su 33.ª Bienal de Arte (la segunda más importante del mundo después de la de Venecia).
Por este motivo, grandes y exclusivos grupos de directores de museos, coleccionistas, curadores y críticos de arte viajaron desde Europa y los Estados Unidos para hacer, esta vez, un programa doble: Buenos Aires-San Pablo, todo seguido. Y aquí asisten también al festival Buenos Aires Photo. Una de las “figuras-estrella” del sistema del arte que anda por Buenos Aires es Hans Ulrich Obrist, renombrado crítico de arte y curador francés, quien vino de la mano de la coleccionista Frances Reynolds.

La movida se extiende por Costanera Sur, Palermo, Puerto Madero, Recoleta y La Boca. Y participan, además de artistas internacionales de renombre, los argentinos Leandro Katz, Mariela Scafati, Eduardo Navarro, Eduardo Basualdo, Narcisa Hirsch y Adriana Minolitti, entre otros.

Dentro del huracán que significa la realización de esta semana del arte impulsada por el gobierno porteño en conjunto con Art Basel y veinte instituciones culturales locales, ¿cómo orientarse? Es decir: ¿qué es lo que hay que ver, sí o sí, de toda esta enorme programación? Aquí, entonces, una breve guía de los artistas y acontecimientos más interesantes: para ir directo al grano y disfrutar de obras nuevas, artistas desconocidos a nivel local e intervenciones en edificios de la ciudad impresionantes.

Barbara Kruger y las mujeres

La obra site-specific (hecha especialmente para el lugar) de la histórica artista norteamericana Barbara Kruger inundará los silos de la Plaza Holanda de Puerto Madero, ubicada frente al Puente de la Mujer. Este trabajo inaugurará toda la movida de Art Basel Buenos Aires, específicamente su capítulo Rayuela (Hopscotch), llamado así por la curadora de todo el evento, la italiana Cecilia Alemani (de quien se rumorea que es una de las principales candidatas a ocupar uno de los puestos más codiciados del mundo: el espacio experimental del Museo de Arte Moderno de Nueva York).

Alemani seleccionó la obra de Kruger, Sin título (No podés vivir sin nosotras. Será un mural de 70 por 30 metros; pintará frases en favor del Me too, la “ola verde” y los diversos movimientos por los derechos de las mujeres sobre los inmensos silos. ¿Qué dirán las frases en tamaño gigante, en la obra de Kruger? “No podés vivir sin nosotras / poder / placer / propiedad / igualdad / empatía / independencia / duda / creencia / mujeres”. Remata con una enorme pregunta: “¿Quién posee qué?”.

¿Pero por qué este mural, esta intervención urbana es importante? Porque está realizando un movimiento, una acción, en diálogo con un contexto histórico y social determinados, que ocurren ahora en la Argentina. Kruger es reconocida por enviar, a través de sus obras, mensajes claros, fuertes, directos.

Abordando una iconografía y un tipo de texto propios de la cultura del consumo y de los afiches y carteleras públicas, interroga al transeúnte desprevenido con sus enormes interrogantes en rojo (en la Argentina los realizará en verde, el color de la “ola verde”) y sus fotografías en blanco y negro. “No lo suficientemente estúpida” supo escribir detrás de una foto de Marilyn Monroe; “Tu cuerpo es mi campo de batalla”, puso detrás de la foto de una Hillary Clinton, mitad la piel en blanco mitad en negro. Estos son algunos de sus trabajos anteriores. Protesta, diseño gráfico, fotografía, impacto y sarcasmo son las características de Kruger.

El cementerio para vivos de Cattelan

Cementerio. Maurizio Cattelan pondrá uno así, pero homenajeando a los vivos.

Cementerio. Maurizio Cattelan pondrá uno así, pero homenajeando a los vivos.

El italiano Maurizio Cattelan y su obra Eternity, un “cementerio de vivos”: en la Plaza Sicilia, cruce de las avenidas Del Libertador y República de la India. De un llamado abierto y colectivo –al que respondieron más de 350 personas, entre ellas muchos estudiantes de arte de todo el país, con Tucumán y Córdoba muy presentes-, se seleccionaron unas doscientas cincuenta lápidas que homenajearán a personas vivas. A cada uno de los participantes se le otorgó alrededor de unos 5.000 pesos para la realización de la “lápida”: las habrá de papel, de cartón, de piedra y de metal. Todas serán anónimas. Y todas seguirán la consigna del cementerio de Cattelan. Fiel a su humor negro y a cierto sentido mórbido (recordemos otras obras suyas realizadas con animales taxidermizados, como los cinco caballos que colgó en la Colección Beyeler, en Suiza, en memoria a los caballos muertos en masa, en una de las batallas de la Segunda Guerra Mundial). Aquí mostrará, de alguna manera, el tipo de obra que siempre realizó. Un detalle: luego del cementerio, y alrededor suyo, habrá… una fiesta. Con música y food trucks. Será, finalmente, un cementerio eterno y alegre.

Huxtable, la DJ trans

Juliana Huxtable, artista trans y personalidad en las redes.

Juliana Huxtable, artista trans y personalidad en las redes.

La artista norteamericana trans Juliana Huxtable abrirá la sesión de charlas dentro del programa de Art Basel Cities el lunes 27 a las 19, en la Universidad Di Tella (Figueroa Alcorta 7350).

Huxtable no aborda un medio artístico definido: es DJ, perfomer, modelo (o un ícono fashion, como es posible ver que devino en su instagram), música y escritora, de prolífica presencia en las redes sociales.

Es una chica que usa la noche como arte. Y lo que tiene bien en claro son los problemas que le interesan: el género, el sexo, la raza, la identidad, lo queer (lo “raro”, lo inclasificable). Nacida en Texas, en el seno de una familia religiosa, emigró (¿huyó?) a Nueva York, donde entró al mundo del arte por medio del estudio en Bard y también, del mundo de la noche: es DJ y organizadora de fiestas a la par que poeta, fotógrafa y performer. Una artista híbrida y transgénero pero también transdisciplinaria: a no perdérsela.

Fuente: Mercedes Pérez Bergliaffa, Clarín.