En el Museo de Bellas Artes habrá que pagar entrada también para ver a pintores argentinos

Sale 100 pesos. Los martes, gratis. La buena recaudación de la muestra de William Turner dio impulso a la decisión. Este año expondrán Julio Le Parc y Carlos Alonso. Le Parc y su esfera del CCK.

arte

Cuando lo anunciaron, en septiembre, se entendía que era algo excepcional: el Museo Nacional de Bellas Artes dejaría de ser libre y gratuito y cobraría entrada. Pero -aclararon desde el (ex) Ministerio de Cultura- eso sería sólo para determinadas exposiciones temporales.

La caja registradora se instaló para la muestra de William Turner,tal vez el más importante pintor inglés. Traerla había sido muy cara, argumentaron. Se pagaba en libras. Sin embargo, como el impuesto al cheque -que se anunció en 2001 por seis meses y aquí está-, la entrada llegó para quedarse. Este año habrá que pagar para ver cualquier muestra temporal en el principal museo del país. Así lo confirmó a Clarín Pablo Avelluto, secretario de Cultura de la Nación.

William Turner. Se cobró y mucha gente fue a verla. /EFE

William Turner. Se cobró y mucha gente fue a verla. /EFE

La decisión se apoya en el éxito de la prueba que significó Turner: en los primeros dos meses la habían visto unas 92.000 personas. Nada mal frente a los 263.000 que habían accedido en cuatro meses a la de Joan Miró, un artista más popular y con entrada gratuita. Cultura informó que se recaudaron 4.810.700 pesos (de los entre 18 y 25 que costó la muestra). El 48,18 por ciento de los que pagaron fueron residentes. No se cobraba, se cobró: no hubo chalecos amarillos.

¿Sólo estarán aranceladas las exposiciones que se traen de afuera?-preguntó Clarín al Secretario.

-No, las de los argentinos también.

Devaluación y ajuste mediante, este año en los museos se mira menos hacia afuera. En Bellas Artes, lo más destacado será una exposición de obras de los primeros años de Julio Le Parc -el artista de la esfera azul que está en el CCK- y otra del pintor Carlos Alonso.  Las dos entran en las generales de la ley. También la de Norah Borges y una de “grandes olvidadas” de la pintura nacional.

Una pintura de Carlos Alonso. Este año el artista expone en el Museo de Bellas Artes.

Una pintura de Carlos Alonso. Este año el artista expone en el Museo de Bellas Artes.

La entrada al Bellas Artes sale 100 pesos: es poco, se argumenta. Pero, claro, hay que recordar que, según datos de diciembre, la mitad de los ocupados gana menos de 15.000 pesos. En esa economía, ¿es mucho o poco?

Días antes de asumir, en 2015, Avelluto afirmó que los museos debían ser gratis. “La gente sostiene los museos, ya pagó con sus impuestos. Te estarían cobrando dos veces”.

Diana Dowek. Con parte de lo recaudado se comprará obra de la artista /Lucía Merle

Diana Dowek. Con parte de lo recaudado se comprará obra de la artista /Lucía Merle

-¿Qué pasó?

-Es el criterio con la muestra permanente, no con las temporarias.  Hay curadores, traslados, seguros, restauraciones y etcéteras varios. Todos los argentinos financiamos el Bellas Artes pero sólo lo visita un pequeñísimo porcentaje. ¿Por qué un señor que vive en La Rioja debería financiar la muestra de Turner? Podríamos no cobrarle a nadie como antes. Y decir que esas muestras temporarias son gratuitas. Pero, ¿son de verdad gratuitas? No. Saldrían del presupuesto general del museo. Es decir, de la que ponemos todos.

-Pero si no me alcanza para pagar la entrada pierdo lo que ya puse con los impuestos…

-Al cobrar un poco hacemos que ese valor agregado no pese tanto sobre el “todos” y sí caiga, un poco más, sobre los que van al museo. Es socialmente más justo cobrar que el falso gratis. Pagamos el teatro, el cine. ¿Por qué no el museo? Creo que porque tenemos una visión entre escolar y religiosa de los museos, creemos que son escuelas o templos.

Pablo Avelluto. El secretario de Cultura de la Nación. / Marcelo Carroll

Pablo Avelluto. El secretario de Cultura de la Nación. / Marcelo Carroll

La plata que se recaudó con las entradas, dice Avelluto, se usará para comprar obra, algo que el museo no hacía regularmente. Empezarán, contaron, por una de la argentina Diana Dowek. El martes sigue siendo libre y también la última hora de exhibición, todos los días.

No basta con que algo sea gratis para que la gente lo quiera, por bueno que sea. Y está en el Estado hacer las políticas para acercar a los que cruzan de vereda. Un ex funcionario que participó de esta gestión lo decía hace tiempo: “Si entran al museo para usar los baños, hay que agrandar los baños”. Es de creer que la caja, al contrario, hace la entrada (aún) un poco más chica.

Fuente: Clarín