Un mercado que arde: u$s 2200 millones vendidos en Nueva York

Los números de la Ciudad de las luces superaron todas las expectativas. Con 33 récords, los precios subieron un 20% en sólo un año, según estimaciones

20181122_081819805_dcc231118-018f01.jpg_418415744

Ha sido la semana de ventas más grande de la historia y se han superado todas las expectativas, Christies vendió u$s 1107 millones, Sothebys u$s 883 millones y Phillips u$s 100 millones, además hubo ventas en Bonhams y Doyle por grandes sumas. Las ventas de arte contemporáneo de Christies fueron u$s 654 millones y representan el 59% de sus ventas, en arte moderno e impresionista sumaron ventas por u$s 330 millones (30%). Se superaron 33 récords y la mayor venta -u$s 92 millones- fue la obra del americano Edward Hopper, “Chop Suey”, realizada en 1929. Hay que recordar que su anterior mayor venta fue de u$s 40 millones.

La otra sorprendente venta fue la obra del artista inglés contemporáneo David Hockney (82) “Piscina con dos figuras”, que el coleccionista Joe Lewis puso a la venta sin base y al mejor postor y se vendió en u$s 90 millones, la obra más cara de un artista vivo. Para obtener la venta de la colección Ebsworth, Christies debió garantizar una importante suma. La apuesta fue correcta ya que la casa de subastas logró importantes ganancias al venderla en u$s 323 millones. El De Kooning de la colección se vendió en u$s 69 millones y también un Arshile Gorky (1904-1948) logró récord al venderse en u$s 14 millones. Un Rothko de la colección Menil logró u$s 36 millones y un Diebenkorn u$s 23 millones. Mientras Pollock superó los u$s 55 millones y una obra del contemporáneo americano Jasper Johns (88) llegó a los u$s 21 millones. El año pasado en esta semana de récords se había vendido el Da Vinci de u$s 450 millones, lo que hace muy difícil comparar año a año las ventas, pero la sensación es que los precios han subido un 20% en el año.

Phillips aspira a vender u$s 1000 millones en este año y está a punto de lograrlo. Vendió un Joan Miró en u$s 22,6 millones y un Warhol en u$s 9,5 millones y su fuerte son las ventas de arte contemporáneo. Sothebys está feliz ya que recaudó un 15% más que el año pasado: diez obras las vendió en más de u$s 20 millones y unas 19 en más de u$s 10 millones. Sus ventas de impresionismo fueron enormes, por u$s 373 millones.

También fueron muy activas para todas las casas de subasta las ventas privadas fuera de remate: Sothebys recaudó u$s 75 millones con grandes ventas de esculturas de Alexander Calder y otros artistas. Vendió un Gerhard Richter (85) en u$s 36 millones, un Basquiat en u$s 26 millones, entre otras obras.

Mientras la bolsa de valores baja, el mercado del arte sube, nadie puede pronosticar dónde está el techo de precios, la demanda supera a la oferta y cada vez se cobra menos al vendedor y más comisiones al comprador. Las garantías de venta son producto de la negociación de los vendedores con las casas de remate, que en cierta manera es una previa subasta entre las tres principales para ver quién se queda con los mejores lotes. Sothebys con buen criterio suspendió sus ventas del auto denominado arte latinamericano; Christies continuó con este segmento y recaudó unos escasos u$s 18 millones el miércoles, con un Tamayo de u$s 2 millones, una escultura de Botero de u$s 1 millón y una obra de Antonio Seguí en u$s 100.000.

Fuente: El Cronista