ARCO 2017: los detalles del desembarco argentino en la gran feria de Madrid

Nuestro país será el invitado de honor y habrá artistas visuales y galerías; en época de cruces, la delegación local suma, además, literatura, música y teatro.

arco 17

Sin título, de Guillermo Kuitca. Pieza que integra el programa paralelo, en el Thyssen
Sin título, de Guillermo Kuitca. Pieza que integra el programa paralelo, en el Thyssen.
No será un muestrario de arte argentino, sino un conjunto plural, abarcativo, multidisciplinario, transgeneracional y diverso. En ARCOmadrid, la feria de arte contemporáneo más importante de España, la Argentina será el país invitado de honor, y dos curadoras y un contingente de galerías y muestras llegarán el 14 de febrero para expandir la mirada sobre los creadores locales, con intervenciones en distintos espacios centrados en las artes plásticas, pero también con actividades de cine, literatura, teatro y música. La vigencia de la pintura, los cruces entre plástica y letras, y las cuestiones de género son vectores en un envío que subraya las diferencias como toda identidad nacional, tanto en la feria como en el extenso programa paralelo.

En la feria propiamente dicha, del 22 al 26 de febrero en el predio Ifema, estarán 12 galerías con 23 artistas que fueron seleccionados por la curadora Inés Katzenstein. “Un equilibrio entre la presencia de galerías de larga trayectoria y pequeñas galerías emergentes, así como entre artistas de distintas generaciones y lenguajes, haciendo hincapié en nombres que aún no han tenido reconocimiento internacional”, explica. Su escrito se titula Un paisaje contrastado. Una población heterogénea: “Es el eje principal de la selección y aspira no sólo a ser representativa de un panorama que es en sí plural y enorme, sino, por sobre todo, a subrayar esas diferencias como una de las características más importantes, más vitales y desafiantes del campo artístico en cuestión”. Katzenstein se declara en contra de la idea de una identidad nacional, con artistas decididos a escapar de los clichés. Y detecta tres constantes: la vigencia de la pintura como materia para la experimentación, la fuerza que tienen los movimientos de desterritorialización entre artes visuales y escritura, y la presentación en las obras de problemáticas de género. Señala la diversidad de lenguajes y propuestas: “conceptuales, matéricas, protocientíficas, proyectuales, pictóricas y sociológicas”.

Sin título, de Eduardo Stupía. Técnica mixta sobre papel (de la galería Jorge Mara), que se exhibe en sección ARCO
Sin título, de Eduardo Stupía. Técnica mixta sobre papel (de la galería Jorge Mara), que se exhibe en sección ARCO.

Ruth Benzacar lleva un seleccionado con peso propio: Basualdo, Erlich, Herrera, Joglar, Kacero, Kuitca, Lamothe, Macchi, Porter, Siquier y Tellería. Nora Fisch también va con dos artistas en plena actividad: Juan Tessi y Elba Bairon. La galería Slyzmud tendrá doble participación: Faivovich & Goldberg y Sol Pipkin, y en la sección Opening, dedicada a galerías de menos de 7 años, videos de Mercedes Azpilicueta y Alan Segal. En Mite, cueros grabados por Laura Códega, y videoperformances de Dudu Quintanilha.

También estarán los consagrados. Julio Le Parc dará una entrevista abierta en el stand oficial. En Cosmocosa, Luis Frangella y Marcia Schvartz. Vasari lleva pinturas de Juan José Cambre y fotos de Alejandro Kuropatwa. Del Infinito presenta un solo project de Alberto Greco. Jorge Mara lleva obras de Sarah Grilo, Kazuya Sakai, Alfredo Hlito y Eduardo Stupía, y Henrique Faría, conceptualistas como Osvaldo Romberg y Horacio Zabala. También viajan las galerías Barro, Ignacio Liprandi e Isla Flotante, con artistas como Mirtha Dermisache, Diego Bianchi y Pablo Accinelli.

El programa paralelo, que comenzará sus actividades el 14 de febrero, está a cargo de Sonia Becce, con múltiples sedes y artistas. Ya se está trabajando con una productora española para el envío de 105 obras y la producción de 30 más en el lugar. “Artistas de distintas generaciones, obras emblemáticas y de nueva producción. Una trama que configura una lectura posible de la producción contemporánea”, explica Becce.

Obra de Pablo Siquier. Carbón sobre papel (Ruth Benzacar)
Obra de Pablo Siquier. Carbón sobre papel (Ruth Benzacar).

El eje es la gran exposición colectiva En el ejercicio de las cosas, curada por ella junto con Mariano Mayer, de más de 50 artistas en ocho sedes de la ciudad agrupados por nodos de intereses, bajo títulos que son versos de Arturo Carrera. Cada muestra funciona de manera autónoma. Por ejemplo, en Casa Museo Lope de Vega, Flotante incluye canciones y manifiestos de Federico Manuel Peralta Ramos, performances y dibujos de Lux Lindner, obras pictóricas de Fernanda Laguna y fragmentos literarios escogidos por Gastón Pérsico. “Mi obra se llama Título de propiedad y es una intervención de luz blanca fría en la fachada”, cuenta Karina Peisajovich. Paola Vega aporta Constelaciones. “Son 80 diapositivas en loop con imágenes de mujeres artistas históricas hoy olvidadas o desconocidas en la historia del arte local”, cuenta. Habrá dos ciclos de video. Además, estarán las muestras Una mirada a la Colección Costantini, en Real Academia de San Fernando, selección realizada por Estrella de Diego del patrimonio personal del fundador de Malba; Certezas efímeras, con obras reunidas de Leandro Erlich en el Espacio Fundación Telefónica; Ejercicios de resistencia, de Nicolás Robbio, en La Casa Encendida, y Perspectiva, de Jorge Macchi, la misma que se vio en Malba con curaduría de Agustín Pérez Rubio. También la muestra colectiva Ultramar, curada por Becce, que intervendrá las salas de pintura de vanguardias del siglo XX del Museo Thyssen-Bornemisza con pinturas de Lucio Fontana, Guillermo Kuitca, Alejandra Seeber y Juan Tessi.

Pulled by the Riots, de Leandro ErlichLas obras de Erlich se verán en la galería Ruth Benzacar en ARCO y en la sección paralela tendrá una muestra individual en la Fundación Telefónica
Pulled by the Riots, de Leandro ErlichLas obras de Erlich se verán en la galería Ruth Benzacar en ARCO y en la sección paralela tendrá una muestra individual en la Fundación Telefónica.

La performance Under de sí, de Bianchi y Luis Garay, se volverá a activar en el Matadero. “Queremos que la obra esté viva. Todas las esculturas se realizan con el material encontrado en la ciudad y las situaciones performáticas se adaptan al cuerpo de los performers locales”, explica Garay. Los cruces serán habituales. Por ejemplo, Leticia Obeid aporta un video a la ópera contemporánea L’officina della resurrezione. “Es una obra musical compuesta por Fabián Panisello en 2013. Mi contribución consistirá en la obra visual que acompañe a su ejecución en vivo en el auditorio principal del Museo Reina Sofía.” De cruces y colaboraciones, de eso se trata.

 

Fuente: María Paula Zacharías, La Nación.