Carlos Vives en Buenos Aires: “El reguetón es contenido sexual explícito”

El cantautor colombiano adelanta cómo es su nuevo álbum, Vives.

r1c3yxthb_930x525

Noche de jueves porteña. Hay partidos por las eliminatorias para Rusia 2018, se sabe. Un anodino 0 a 0 entre Colombia y Paraguay, que Carlos Vives (56) sigue con atención, se impone como marco obligado de la entrevista, en un lujoso hotel de Puerto Madero.

A los tres días (ayer domingo) el cantautor colombiano volvió a ponerle ritmo al Luna Park y la previa sirvió para promocionar su nuevo álbum, Vives, que saldrá a la venta en noviembre.

-¿Qué tanto te gusta el fútbol?

-Me crié donde jugó Carlos Valderrama y vivía su familia, en el barrio de Pescaíto, en Santa Marta. Mi papá era directivo del club. Siempre estuve pegado ahí; conocí gente hermosa e inolvidable. Ahora, con “El Pibe” nos reunimos una vez al año. Trabajamos en la transformación del barrio.

-Tuviste muchos parientes metidos en la política. ¿Cuánto influyó eso en tu compromiso actual con distintas causas “sociales”?

-Fíjate que eso me dificulta el trabajo allá. Mi familia estuvo siempre en el poder. Muchos hicieron el bien, y otros no tanto. Pero no me interesa hacer política; porque eso lo termina pagando el pueblo. Estamos atrasados en infraestructura, y yo me siento con responsabilidad. Pero por ciudadano, no por mi familia.

-En tu un nuevo disco, tenés un tema llamado Los niños olvidados

-Durante los varios años que llevo involucrado con fundaciones conocí a una mujer llamada Ruth que trabaja con gente que vivió tragedias fuertes por causa de los paramilitares y las guerrillas. Mi esposa fue a hacer una ceremonia que se llama “mantas negras”, propia de los indígenas de la Guajira, que viven en el desierto. Es un lugar en donde el Estado no ha llegado. Muchos niños murieron por olvido. Claudia hizo esta ceremonia en la plaza principal de Bogotá. Pusieron cajones con los nombres de los niños por la plaza, ella se puso una manta negra y se fue a llorar esos niños. Le mostraron al gobierno que había que ser dolientes. Yo prendí el noticiero, vi a mi esposa llorando a todos estos niños que nadie había llorado, y escribí la canción, que describe esa sensación.

-Hay otro tema, que tiene mucha onda a la canción Tequila.

-Es una mezcla de Charly, vallenato y mambo. Se llama Hoy tengo tiempo. Siempre saco tiempo para hacer cosas sencillas que le dan sentido a mi vida. No estar de afán todo el tiempo, corriendo montado a un avión. Me gusta burlarme un poco de eso. Esta es la vida que tengo. Disfruto de leerle una historia a mi papá porque él ya no puede leer, de sentarme en una tienda a tomarme un refresco y ver pasar la gente. La vida a veces te dice que ya no puedes hacer más estas cosas; pero no hay que correr.

Carlos Vives en Buenos Aires: "El reguetón es contenido sexual explícito"

Vives tiene familiares que llegaron alto en la política, pero se despega: “No me interesa hacer eso porque lo termina pagando el pueblo”. (Lucía Merle)

Tu relación con la industria de la música tuvo idas y vueltas. ¿Eso te lo dio el estar “out“?

-No, siempre fui auténtico. Cuando llegué a la industria yo quería hacer música y me dijeron que esa música no era importante. Querían que cantara romántico, lo que hacía cuando actuaba en novelas. Eso lo disfruté, pero como artista quería ser yo. Decían que no iba para ninguna parte, que me iba a quedar en mi tierra cantando, que me iba a ir mal… Sin embargo, estaba feliz de que fuera así. Me importaba un pepino ir a Hollywood. Quería ser feliz con lo que hacía. Si iba a hacer una música muy de mi casa, para qué me iba a ir de mi casa. Finalmente ahora vivo en un avión (es la tercera vez que viene a Buenos Aires en el año). Trabajo por mi gente, para mi pueblo, y es el que me ha llevado por todas partes.

-Como dice el dúo Gente de Zona, “el mundo se está sumando a la fiesta de los latinos”.

-¡Estuve con ellos la semana pasada! Queremos hacer algo juntos. Son muy chéveres; el arsenal musical de Cuba es increíble. Esos nuevos sonidos son un bomba.

-¿Hiciste un reguetón antirreguetón?

-Se llama Nuestro secreto. Es todo lo contrario a lo que uno escucha. El reguetón es contenido sexual explícito; para un caballero es difícil entenderlo. Hay una ley que dice que los caballeros perdemos la memoria. Le pierden el respeto a la mujer, es una cuestión de educación y cultura. Me llama, la atención los jóvenes hablando de esas cosas y eso me hace recordar una frase de mi abuelo: “Dime de qué te ufanas, y te diré de qué careces”. No puedo entender al tipo cantando lo que le hace a una mujer, jactándose de eso.

-Muchos criticaron a Maluma por el tema Cuatro babys, por decir uno.

-Soy papá, tengo cuatro hijos. Sabes lo que quieres para ellos y lo que no quieres. A mucha gente eso le parece muy chévere para el pueblo, pero no para sus propias hijas. Respeto todos los estilos; no tengo nada en contra del reguetón. Pero llevo muchos años en el negocio, y no se puede subestimar el poder educativo de los medios y de la música llamada “comercial”. Uno le tiene que dar al público buenos mensajes.

Carlos Vives en Buenos Aires: "El reguetón es contenido sexual explícito"

Vives, en una producción para Clarín durante su paso por Buenos Aires. (Lucía Merle)

-Pero vos hiciste canciones con Maluma.

-Claro, y también le he dicho cosas de sus canciones en la cara. Sobre todo, porque los músicos jóvenes se me han acercado a mí con cariño. A mí hay cosas que me parecen perversas, y se lo dije a Maluma: “¿Qué es el trap?”. Es un género con temáticas sexualmente explícitas en inglés. Estos jóvenes están copiando eso. A Charly García lo influenció The Who y se expresa con esas cosas. Y a Maluma le gusta el trap. Es música pornográfica. ¿Donde ves tú pornografía? En canales especializados, no cuando prendes la tele.

-Acá justamente ciertos productos televisivos “familiares” fueron criticados por la misma razón.

-Hay cosas de la danza que son sensuales, pero hay un límite. Todo tiene su espacio. Pero si la pornografía es controlada para que no les llegue a los niños, ¿por qué les llega la música de ese tipo?

-¿Eso es problema del artista que se expresa con su arte o de los medios que la reproducen?

-Ahí está la respuesta. Tu libertad termina donde comienza la de los demás. La gente tiene derecho a que no le tiren con pobreza poética. Cuando te has criado con Luis Alberto Spinetta, ¿por qué te tiene que gustar lo otro? ¡Si ese es tu referente! Colombia es un país de poetas; no me van a meter el dedo tan fácil de decirme cuatro palabras que se repiten todo el tiempo, y yo diciendo “¡Ay!”, y nada más.

-Tu tema Robarte un beso ya es un hit, y te fue muy bien con La bicicleta. ¡Sos un ídolo teen!

-Nunca antes le había puesto atención a las plataformas. Me invitaron a ver las oficinas de Spotify en Nueva York, y fui. Ellos miden todo. Me presentaron un perfil de la gente que me oye. Estoy impresionado. Todos son niños o muy jóvenes. Me sigue pareciendo loco. No lo tenía así de claro. Creo que es una generación con menos prejuicios. Yo no hago folclore exactamente, pero lo nuestro tiene un sabor local, a campo. No es la música de la urbe.

Shakira, Marc Anthony y la vida de estrella

-Tu colaboración con Shakira fue muy exitosa, pero habían tenido un encontronazo en el pasado, ¿verdad?

-Dije que ella le cantaba al Mississippi y no al Magdalena. García Márquez decía que la cuenca del Caribe tiene dos grandes ríos: uno en Luisiana, donde esta Nueva Orleáns, y otro en Colombia. De la del Caribe colombiano nació la cumbia, y del Mississippi salió el blues. En un programa de radio agarraron un tema mío y uno de ella, y lo comparaban. Decían que yo era un campesino, y que ella se internacionalizó. Y para mí no tiene más valor vivir en Barcelona que en Pescaíto. Quién iba decir que pasado el tiempo Shakira iba a cantar un vallenato.

-Es una superestrella mundial.

-Sí, pero te confieso: tienen vidas muy complicadas. Shakira, Marc Anthony… Vidas muy difíciles. En cambio la mía es muy normal, familia, amigos… Si hago algo, vienen cinco primos míos. Tengo un día a día sencillo, y procuro que no se me dañe. Estar con esas figuras es muy complicado. Estar con gente es complicado. Yo nunca aspiro a cosas. No aspiré a cantar con Shakira ni a que Marc Anthony sea mi amigo. Si me llaman, voy. Todas las colaboraciones son porque ellos me llaman.

-¿Nunca surgen de tu parte?

-Nunca. Hubo muchos años en los que nadie me buscaba, los ocho que pasé fuera de la industria. Cantaba en el restaurante del spa que abrimos con Claudia, hice una obra y un disco para niños, que terminó ganando un Grammy. Siempre con alegría. No quiero una vida tan de estrella; no me interesa. Quiero no sufrir. Ellos sufren mucho por todo.

-¿Pensás en lo que va a pegar?

-No pienso mucho en eso. Cuando se que hay un beat que se escucha, me gusta ponerlo a ver cómo queda con lo mío, que es hecho en casa. En este disco podría haber hecho todos vallenatos, podría haberlo hecho típico. Si escuchás La bicicleta, vas a ver que es un invento. Porque en el fondo, es un vallenato desesperado, pero con una vuelta de tuerca.

Los collares, las raíces y la religión

“Es algo que llevo siempre. Cuando hice El rock de mi pueblo (2004) la ropa me la hacía yo. Me hice rastas, usaba ropa de la cultura Wuayu, tejida por los indios. Decoraba la ropa con caracoles, tapitas, cosas de la playa”, recuerda.

“Este me lo regaló Feler (relator de TNT Sports y Telefe); tiene una manito judía. Descubrí que el origen de mi familia es judía. Los latinoamericanos nos acostumbramos a decir que los españoles que llegaron a Latinoamérica eran bandidos. Pero nos equivocamos en lo grande. Las generaciones que vinieron en la época de la conquista o volvieron o los mataron. Mi origen es de los nuevos cristianos. Somos marranos; a Medellín, de donde es Maluma, llegaron sefaradíes perseguidos y se convirtieron. Decían “Ave María”, lo que dicen los paisas. Es lo que decían los judíos para no ser perseguidos. Y se camuflaban. La gran fiesta del paisa es comer marrano en diciembre. Mira: Shakira (Mebarak) es árabe, de la Iglesia católica. Árabes convertidos. Si analizas los orígenes, somos nuevos cristianos.

Fuente: Clarín